Buscar
  • Pablo Aragón Blanco

Óscar Ortuño, la nobleza en el arte


PABLO ABAD

“El fascismo se cura leyendo y el racismo viajando. Muchas personas que promulgan el odio lo hacen porque tienden a prejuzgar. Antes de conocer tienden a hacer la X”

Hablamos con el actor de moda. La revelación de la actuación que tiene incontables proyectos por estrenar. El llamado a ser el nuevo chico malo de España. El gamberrismo cañí que seduce con la mirada y nos desmonta con su arte.



DE VOCACIÓN, ARTISTA


A una edad muy temprana fue llamado a filas en el teatro musical y lo compaginaba con una de sus pasiones, el fútbol. Oscar Ortuño siempre quiso ponerse libreto en mano, ya fuese con su grupo Delpalo o interpretando a cientos de personajes. La vocación venía en la sangre.


Si no hubieses sido actor…

Me hubiese gustado ser médico. Tengo mucho estómago para todo el tema de ver sangre.


¿Cómo gestionaste el bachillerato con “Amar es para siempre”?

Yo no he trabajo tanto en mi vida. Acabé enfermo incluso yendo al hospital. Estudié un bachillerato de ciencias puras y había que ir a clase para enterarte de lo que estaban explicando y yo no iba. A lo mejor yo tenía un examen al día siguiente y no sabía que entraba en el examen porque no había ido. Sentí una presión mental enorme. Tuve que vivir para trabajar y al final conseguí sacar mi bachiller.


¿Qué le dirías a esa gente que está empezando?

El mismo consejo que me dio a mí Javier Pereira: Paciencia y constancia.


¿Cuáles son tus metas?

Como profesional sentirme completo y reconocido por mí mismo y por la gente del sector. Mi sueño es conseguir el día de mañana sentirme un bicho.


¿Cómo afrontas un NO tras un casting?

Son parte de tu trabajo. Al final hay una cuestión de perfil. Puedes hacer la mejor prueba del mundo, pero que por lo que sea, el personaje es alto con los ojos azules y se lo imaginan así. Y de ahí no sale el imaginario de la persona que te va a escoger. Hay que convivir con ello, estar más fuerte para hacer el siguiente y que sirva de aprendizaje.


¿Qué quieres que vea el gran público de ti ahora mismo?

Quiero que se lo pase bien y que cuando me vean se metan en la historia.


¿De qué trabajo estás más orgulloso?

El personaje que tiene más presencia dentro de todos los que he hecho ha sido el último que hemos grabado en agosto, Mamá está en Tilink. Tiene mucho más peso. Lleva toda la acción de la peli.


También tienes un grupo de música que se llama Delpalo. Cuéntanos cómo surgió la idea y que tipo de música hacéis.

Es una banda de pop rock macarrita madrileño. Somos Delpalo porque somos una combinación de varias cosas. Hacemos lo de siempre como nunca. Estamos muy contentos porque estamos creciendo poco a poco. En Spotify estamos bastante guay.

La historia de cómo surgió es muy divertida. Fue en una ceremonia como chamánica donde se daba la bienvenida a la primavera. Un ritual en el que te metes con colegas a pasar calor en pelotas o con ropa interior a un iglú que construyes con mantas y palos. Una excusa para reunirte con los colegas a modo casa rural. Es muy guay porque estás en una cabaña tocando la guitarra con cerveza. Allí estábamos yo y un amigo que habíamos hecho una canción juntos. La presentamos al resto, se unió otro amigo y el cuarto, que ha vivido siempre de la música, se vio encima de un cajón. Empezamos a tocar y salió una cosa maravillosa. Nos empezamos a juntar desde entonces y estamos a punto de sacar un EP.


LO MÁS PERSONAL




“Cuando hablo de cosas malas que me pasan a mí por una simple estrategia de defensa tiendo a hablar de ello como algo ajeno”.

¿Cómo es Óscar?

Soy una persona noble y fiel a mis principios. Todos somos un poco en ciertos momentos hipócritas, es inevitable, pero considero que me mantengo muy fiel a mis principios.


¿Te gusta sentirte solo?

Para nada. No, la soledad no me gusta. Me gusta la soledad sujeta por mi. Soledad, pero momentánea, sabiendo que es momentánea. No podría vivir en soledad.


¿Con qué sueñas?

Con tener salud mental y que a mi gente le vaya bien. Mi familia es muy importante para mí. Son el todo.


¿Qué te hace feliz?

Sentir que vivo como quiero y que tengo la libertad de tomar mis decisiones.


¿Cómo vives cuando hay algo en lo que te equivocas?

Reacciono mal. Tengo mucho miedo a equivocarme. Creo que es muy importante las decisiones que tomas en la vida y que muchas veces las decisiones hacen que vayas por un camino o vayas por otro.


¿Y ahora mismo crees que has tomado decisiones erróneas?

No, no, no, no. Creo que he sabido siempre decidir bien y también he sabido rodearme de gente que tiene buen criterio.


¿Te preocupa tu aspecto físico?

Si te dijese que no, estaría mintiendo. Hay cosas que me preocupan, ciertas inseguridades y otras cositas que yo creo que al final tenemos todos. Hay que saber trabajarlas y gestionarlas.


¿Cómo gestionas tus inseguridades?

Tengo momentos en mi vida. Hay días que me levanto y me siento literalmente como un dios y pienso: Soy un muro. Otros días sin embargo me levanto y tengo muchas dudas sobre mí.


¿Qué te hace llorar?

Pocas cosas. A veces lloro por amor, me pasa mucho que me emociono por amor. A lo mejor estoy con un amigo y le digo que le quiero. Me emociono por la pureza del sentimiento de lo que estoy viviendo. Generalmente me hacen llorar las cosas buenas. Para las cosas malas me cuesta un poco más llorar.


¿Y qué le dirías al Oscar de los 18 años?

Que disfrute porque viene una pandemia. Le diría que viva y que no se preocupe tanto.


¿Qué te hace sufrir?

La injusticia. Cuando la gente no se guía por algo justo, a pesar de saber que lo que está haciendo es algo injusto.


Me he quedado con una cosa detrás de la oreja de algo que has dicho antes y no puedo seguir. El que normalmente lloras con momentos bonitos y que te cuesta mostrar tus sentimientos o expresarlos en forma de lágrimas cuando es algo malo, ¿Cuál es la barrera que lo impide?

No me cuesta mostrar mis sentimientos, pero sí que creo que muchas veces cuando hablo de cosas malas que me pasan a mí por una simple estrategia de defensa tiendo a hablar de ello como algo ajeno.


Justo ahí iba. En la defensa, ¿por qué ese muro? Has hablado de que hay días que te levantas y eres como un muro. ¿Cuál es el muro? ¿Porque lo ves de forma positiva?

¿Te han hecho daño en el pasado para que sientas que tienes que tener un muro?

Es algo que tampoco creo que conozca del todo el motivo o el porqué. Pero sí que creo que al final tu mente funciona así. Crea estrategias. Hay veces que tienes cierta seguridad o ciertas herramientas con las que te sientes fuerte y momentos en los que en los que te falta esto. Entonces tiendes como a proteger un poco este rollo. ¿El por qué? La verdad no lo sé. No tengo ni idea. No es por nada concreto.


LA TEORÍA DE LAS IDEAS



“La bacteria más jodida que hay son las ideas, porque en cuanto se te meten en la cabeza no hay quien te saque de ahí”.

¿Con qué causas sociales te ves involucrado o crees que deberías involucrarte?

Creo que debería involucrarme más de lo que me involucro, todos podemos hacer un poco más de lo que hacemos. Pero en general con el tema del odio y la discriminación a todo tipo de cosas.


¿Qué es la igualdad entre hombres y mujeres?

Lo dice la palabra, igualdad. Creo que es algo que no tendríamos ni que pensar.


¿Qué le dirías a esas personas que promulgan el discurso del odio?

Que vivan tranquilos. Puedes tener mucho dinero o un montón de éxito, pero lo que te llevas al final son experiencias y lo que has vivido. Si vives odiando a la gente y no permites que una persona hable contigo y pases un buen momento con esa persona, te vas a morir muy vacío, porque al final eso es lo que te llevas.


¿Cómo se educa a esas personas?

Hay una frase que escuché en algún sitio y que me encanta su significado: “El fascismo se cura leyendo y el racismo viajando”. Muchas personas que promulgan el odio lo hacen porque tienden a prejuzgar. Antes de conocer tienden a hacer la X. Al final, es muy complicado educar. La educación es lo más fuerte en el mundo. La bacteria más jodida que hay son las ideas, porque en cuanto se te meten en la cabeza no hay quien te saque de ahí.


¿Eres capaz de cambiar de opinión cuando te lo rebaten?

Al segundo. Una idea es para mí es algo que está fundamentado en opiniones válidas. Yo creo que no todas las opiniones son válidas. Hay ciertas cosas que en el momento en el que tú entras en libertades de otras personas, estás excediendo una línea.