Buscar
  • Emi Polizzotto

Cómo conseguir una aplicación del maquillaje impecable

Diez consejos (y productos) para que tu maquillaje permanezca intacto, aún con 40º a la sombra.

Hace pocos días dimos la bienvenida al verano, y con él comienzan todo tipo de eventos, cenas, fiestas, y sobre todo, bodas. Muchas horas al aire libre, comida, bebida, besos y abrazos… Independientemente de si eres novia o invitada, estos son los pasos infalibles que puedes seguir para asegurarte de que tu maquillaje dura -y los productos ideales para conseguirlo-.


Para empezar, escoge un primer hidratante o iluminador en vez de uno con silicona, ya que estos últimos rellenan los poros, pero no permiten que la base se adhiera a la piel. Opta por fórmulas con ingredientes que garanticen un acabado fresco que dure todo el día. Lo más práctico es utilizar un spray que sirva a la vez como pre-base y como paso final para fijar todo en su sitio. Un dos por uno en toda regla.



All Nighter Setting Spray Vitamin C de Urban Decay, con una nueva fórmula con vitamina C y agua de cactus. Ilumina y mantiene el maquillaje hasta 16 horas.



Para una mirada radiante y despierta, aplica el corrector tanto en el lagrimal como en la parte externa de la ojera, llevando el producto hacia la sien, para elevar la mirada. Si necesitas un extra, aplica una pequeña cantidad de corrector de color como paso previo.

Soft Matte Complete Concealer de Nars, con una fórmula cremosa que disimula cualquier imperfección e incluso mejora el aspecto de la piel con el tiempo. En la imagen, el tono es Vanilla.



Para conseguir la máxima cobertura al aplicar tus productos líquidos o en crema es imprescindible utilizar brochas de fibras sintéticas. Cuanta más cobertura quieras, más densa será la brocha que utilices y viceversa.

brochas Hourglass para base (en la imagen, Vanish Foundation brush) y pincel para corrector, veganos y con una textura extremadamente suave.





Si quieres una aplicación más ligera y jugosa, una esponja será tu mejor amiga. Humedécela con spray fijador como paso final para integrar todos los productos y que no se muevan de su sitio. Y recuerda siempre difuminar la base bajando hacia el cuello para conseguir un tono uniforme con el rostro.

La icónica esponja Beautyblender, que puedes utilizar con productos en crema o en polvo según necesites.






Para despertar aún más la mirada, trabajar las cejas es fundamental. La clave es peinarlas hacia arriba, inclinando un poco el cepillo para conseguir un efecto natural y laminado. Un gel fijador con color es una buena opción para rellenar huecos, dar esponjosidad a la ceja y fijar.

Gimme Brow+ de Benefit Cosmetics, un gel voluminizador -gracias a sus microfibras que se adhieren a la piel y al pelo aportando cuerpo y definición-, resistente al agua y de larga duración. Un clásico en la esfera beauty.







El siguiente paso, la complexión. El efecto de buena cara solo se consigue con el colorete. Utilizarlo (o no) puede cambiar tu tez por completo, así que aplícalo subiendo el color hacia la ojera y pasando por la nariz, para un efecto de bronceado de verano.

Colorete líquido Soft Pinch de Rare Beauty, un rubor ligero y duradero que crea la ilusión de ‘pellizco en las mejillas’, como indica su nombre. En la imagen, el tono es Joy.


Y para que dure intacto aún más tiempo, utiliza primero un producto en crema y séllalo con un colorete en polvo.

Colorete GloWish Cheeky Vegan de Huda Beauty, con una fórmula aterciopelada -gracias a la manteca de karité, la vitamina E y el escualeno, entre otros ingredientes-, vegana y cruelty-free. En la imagen, el tono es Healthy peach.


Por último, los labios. Independientemente del estilo de maquillaje que elijas, el secreto para que el color resista largas horas es delinearlos con un movimiento del compás, es decir, presionando varias veces sobre el mismo punto hasta completar el perfil, siendo generosos con la cantidad de producto.

El producto: el lápiz de labios Permagel de Pat McGrath, con una fórmula extremadamente duradera y disponible en siete tonos. En la imagen, el tono es Countour.


Apostar por unos labios nude es siempre un acierto, ya que son más fáciles de retocar y combinar. Un labial con acabado mate garantiza más duración e incluso poder utilizarlo como colorete. Como dice la icónica maquilladora Charlotte Tilbury, “Lipstick is happiness in a tube!”.


El producto: la barra de labios Matte Revolution de Charlotte Tilbury, con extracto de achiote y orquídea, ofrece una fórmula hidratante gracias a una combinación de aceites y ceras que hace que el color dure más en los labios. En la imagen, su tono más aclamado, Pillow Talk.