top of page
Buscar
  • Pablo Aragón Blanco

Lecciones de estilo que nos dio Gianni Versace


GETTY

Con unos prismáticos de medusa observamos el fantástico mundo de Gianni Versace, el apodado playboy de la aguja y el dedal. Maestro que impregnó de un sentido especial a lo establecido en la industria de la moda. Gianni, el rey del exceso y carne de tabloide, consiguió escalar los peldaños que llevan al olimpo de la alta costura con su firma homónima.


THOMAS COEX

Y desde allí nos mira. Con la mirada perdida, deseando bajar para embaucarnos con cada uno de sus diseños. Bocetos y más bocetos que jamás veremos, obras de arte solo dignas para deidades. Aún así, su legado sigue sus pasos a pies juntillas, sin perder un ápice de su estilo. Es lo que tiene Versace, que aunque ya no esté, su herencia sigue vigente, esa en la que la elegancia y el empoderamiento femenino van de la mano (y sin soltarse). De ahí que queramos hacer un repaso a todas aquellas lecciones que nos dio en vida el italiano con mejor mano de la alta costura.


La belleza de las influencias griegas y romanas


Si la diosa Afrodita tuviese un armario sería entero con prendas de Gianni Versace. Con una sofisticación atroz inundó las pasarelas de todo el mundo inspirándose en la pureza de estas dos sociedades. Vistió a las supermodelos de la época con vestidos drapeados que recordaban a los que llevan las esculturas clásicas. Tal fue el referente que incluso el emblema de la marca gira en torno a Medusa, la guardiana que dejaba de piedra a todo aquel que alzase la mirada. Un mito de lo más acertado.


El sexo elegante vende

Sexo. Tema tabú por antonomasia desde que el mundo es mundo. Asociado al chabacanismo puro, conseguía ruborizar las mejillas de los aristócratas si algún pezón se salía más de la cuenta. Pero ahí estaba él. Elevó la seducción del cuerpo femenino e introdujo el sexo como parte esencial de su obra. Con una estética muy cuidada fue vitoreado en su colección Bondage O / I (1992).


MONDADORI


Alíate al leather


El cuero era su material fetiche con el que se atrevía hacer chaquetas y vestidos superceñidos. Incluso Gianni lucía este material en incontables ocasiones pero cuando las vestía eran largas, incluso tipo levita, mucho más que la tradicional chupa de cuero.


Nada mejor que el barroco


Gianni también es famoso por sus grabados. Incluso un desentendido de patrones y tejidos reconoce una prenda de Versace. Inspirado en su niñez en su Calabria natal conseguía dotar de iconismo cualquier estampado de la firma. Siendo capaz de reunir elementos clásicos y mezclarlos con materiales nuevos. Con una estética maximalista y barroca cogió el cetro y la corona de la industria en los años 90, dotando de categoría esta tendencia. Tanto es así que hoy en día su sombra es alargada.


Arte hasta la sepultura


Amante del arte que supo trasladar a cada una de sus prendas toda esa sabiduría adquirida. Vanguardista, apasionado de Andy Warhol y del Art Deco en líneas generales. También capturó la esencia de sus idolatrados Delacroix y Francesco Hayez . Un artista con mucho arte.


bottom of page