top of page
Buscar
  • Foto del escritorPablo Aragón Blanco

COVER STORY w/ BELY BASARTE: “Me siento libre y querida en mi libertad”

“He sufrido mucho y me ha costado mucho saltar la piedra”

Bely Basarte (14 de diciembre de 1991, Madrid) es el claro ejemplo de que siempre hay luz al final del túnel. Tras haber sufrido el desamor y con una lucha diaria con la depresión, la sonrisa más dulce de España vuelve a enseñar los dientes. Tiene motivos para hacerlo. Su corazón está lleno y tiene dos proyectos ilusionantes que la van a alzar al olimpo de la escena musical española. De eso no nos cabe ninguna duda.


Pero no soy objetivo. Lo sé. Mi pasión y admiración por esta mujer es tan grande que el compartir una hora y media de confidencias con la grabadora encendida nunca es suficiente. Es un remanso de paz que te muestra lo sencillo que podría ser todo en la vida, que con amor todo se puede. Una vez más siento que quiero seguir pasando las horas a su lado, descubrir a la Bely más íntima e impregnarme de toda su bondad.


RESILIENCIA CON MAYÚSCULAS


“Siempre he escrito al dolor y ahora me apetece sonreír y mirar al futuro en vez de al pasado”

Vestido GUILLERMO DÉCIMO; Zapatos

Ahora tienes dos proyectos musicales, ¿cómo lo estás viviendo?


Me gusta. Antes de empezar a meterme en los dos proyectos igual sí que le tenía un poco de respeto. El tener que dedicarle tiempo a un proyecto es mucho, así que imagínate dos… ¡no te quiero ni contar! Pero la verdad que se están compenetrando súper bien. Tengo en los dos a gente que me está echando una mano, mucho equipo y gente además con mucha trayectoria y mucha experiencia que me quita bastantes problemas.


¿Tienes tiempo para todo?


Tengo tiempo para todo y es increíble. Ahora tengo que ver porque en un mes empiezo con la gira “Bomba de humo” y con 30’s 40’s 50’s también empiezo conciertos. El Sansan es el primero. Entonces va a ser como una semana con unos otra semana con otros, pero tengo muchas ganas. Es música que me flipa hacer porque una es mi proyecto y el otro es una música con la que me estoy divirtiendo mucho cada vez que tengo que componer, grabar, ensayar o tocar.


¿En cuanto al grupo 30’s 40’s 50’s que ha sido lo más guay de hacer este proyecto? ¿cómo surgió la idea?


Se les ocurrió a ellos (David y Tato). Llevaban años hablando de hacer una banda, lo habían comentado y de repente un día se les encendió la bombilla y dijeron, ‘¿por qué no se lo proponemos a Bely?’ Me invitaron a casa de David a cenar y me lo soltaron así. ‘Queremos hacer una banda, pero para componer sin pensar en esto suena a David Otero, esto no lo produciría Tato Latorre o esto no lo diría Bely Basarte’. Con esa libertad fuera de las cajas que nos habíamos creado nosotros a nosotros mismos al publicar nuestras canciones y nuestro sonido. Nos ha gustado tanto lo que hemos hecho que lo hemos querido sacar y de repente se ha empezado a sumar gente al proyecto.


Tu proyecto en solitario tiene música nueva con un cambio de registro muy claro con el single M-40, ¿has querido dejar atrás esa preciosa melancolía?


Creo que va a ir siempre conmigo, la nostalgia es mi forma de vida. En los conciertos, aunque tenga mi momento M-40 de bailar y saltar, también voy a estar con mi guitarra y va a haber momento para echar la lagrimita. La Bely de siempre.


Te he contado en incontables ocasiones que “El camino que no me llevó a Roma” y concretamente “San Pedro” tocó mi alma en momentos que viví en aquellas calles. Quiero saber qué significó para ti “San Pedro”.


La historia es que esta canción nace de mi primer viaje sola. Me fui por Europa después de dejar una relación muy tóxica, quería desconectar y encontrarme a mí misma. La primera parada de ese viaje de varias ciudades fue en Roma y una de las noches que estaba allí empezó a llover muchísimo y justo era la noche que quería hacer un free tour que acaba en el Vaticano. Estaba en la Plaza de San Pedro, estaba lloviendo, no había nadie y de repente me invadió una sensación extraña de estar en un lugar que siempre está tan lleno de gente, que tiene tanta vida en las piedras, que me sentí tan chiquitita y escribí a Alberto. Le dije ahora mismo estoy aquí y al día siguiente él me escribió y me dijo le había inspirado y había creado la primera estrofa y el estribillo de San Pedro. La canción se quedó ahí. Y un año después o dos años después tuve una relación con un chico que estaba en Canadá y cuando yo fui a verle, lo dejamos, era una relación muy complicada por la distancia. Mi vuelta en el avión fue un drama y estuve escuchando todos los audios que había por mi móvil perdidos y de repente di con San Pedro, todo tuvo como sentido. En ese momento me dije que tenía que acabar la canción cuando llegase a Madrid y eso mismo hice. La canción de “San Pedro” simboliza el perdonarte, abrazarte a ti mismo y resurgir con más fuerza.

Te estaban brillando los ojos según lo contabas…


Mi historia…


¿Qué queda de ese pasado?


Yo. Todos somos la suma de lo que hemos vivido, de la gente a la que hemos conocido. Todo el mundo te aporta algo, aunque sea negativo, pero algo te está sumando a tu vida y hace que seas quien eres a día de hoy.


¿Con “Nostalgia” que quisiste decirnos?


Escenifiqué no el que pasase página, la arranqué. Era una página que he pasado tantas veces que siento que con la publicación del trabajo y ese año 2022, fue arrancarla para no volver nunca. Es un capítulo de mi vida al que no quiero volver nunca.


Si te viniese rogando, diciendo que ha cambiado y te lo demuestra… ¿Crees que realmente no volverías a pasar por esa piedra?


No volvería a pasar. He sufrido mucho y me ha costado mucho saltar la piedra. Me he tropezado con ella, me la he puesto delante del camino y me he tirado y la he abrazado y por fin después de años de terapia… Siempre he dicho esa era la décima última oportunidad. Ahora estoy aprendiendo a dejarme querer de otra manera. Estoy descubriendo lo que es un amor sano e incondicional.

Total outfit ALBERT DEJOND; Sandalias FERRAGAMO

¿Te has perdonado a ti y le has perdonado?


No lo sé, es verdad que he tenido épocas muy malas en las que estaba llena de odio y de hecho ha sido el momento en el que he hecho parón en la música. Fue todo el 2022. Desde el momento que salió “Nostalgia” no he querido hacer nada. La comida me sentaba mal, no podía comer del nudo que tenía en el estómago… No quería ver a nadie, no quería nada. Estaba llena de odio porque recordaba por lo que había pasado. Estaba pasando por el proceso de abrir la herida otra vez para limpiarla y por fin purgarme de eso. Ahora no tengo el odio que sentía antes, lo ideal para decir que he pasado página es la indiferencia. Es llegar a ese punto y casi todos los días lo consigo.


¿A dónde quieres llevar tu música nueva?


Me apetece ver a la gente bailar, me apetece que salten.


¿De dónde vienen tus influencias?


Depende del proyecto que esté haciendo me baso en unas o en otras.


¿En el próximo LP?


Lo que me apetece hacer es muy Miley Cyrus, Dua Lipa… El siguiente single también es más movido.

“El modelo tradicional de multinacional no encajaba conmigo”


Ahora que estás enamorada, ¿tu música respira más optimismo?


Mi parón del año pasado también me ha servido para encontrar otro punto desde el que escribir. Siempre he escrito al dolor y ahora me apetece sonreír y mirar al futuro en vez de al pasado. Me apetece construir para adelante y estar ilusionada con el futuro.


¿Con quién te mueres por hacer algo?


Por supuesto las grandes como Billie Eilish, Rosalía, Miley Cyrus, Dua Lipa…De España me apetece mucho hacer algo con Natalia Lacunza, Belén Aguilera y Lola Índigo.


Si tuvieras una bola del futuro, ¿dónde te gustaría verte a nivel musical?


Me apetece mucho componer para otros artistas. Es algo que nunca me he sentado a hacer hasta hace un año, también estoy produciendo a otros artistas. Me apetece ese trabajo que hay detrás de los micrófonos en el que además veo que no hay mujeres y me gusta de alguna manera representar a las mujeres y ser referencia o inspiración.


¿La industria musical aísla a las mujeres?


Es que prácticamente son todo hombres en casi todos los puestos salvo el de cantante.

Cuando voy a un programa y tienen que preguntar algo técnico, se lo preguntan a mi músico, aunque sea algo de mi guitarra o de mis conexiones.


Estás de manera independiente, ¿qué pasó con Universal Music?


Pedí la carta de libertad para salirme. El modelo tradicional de multinacional no encajaba conmigo. Entiendo que hay muchos artistas a los que les viene súper bien y encuentran ahí un apoyo tremendo, pero a mí personalmente el que había aplicado a mi carrera, mi proyecto, no es el que me encajaba. Me sentí muy enjaulada y prisionera, en mi proyecto musical. Vengo de YouTube, de hacerme las producciones, las ediciones, las portadas, de tomar todas las decisiones a de repente depender de un equipo que siento que no entiende el proyecto igual que yo. Para nada, dudo de la profesionalidad y del talento de la gente que trabaja allí. Creo que hay darle una vuelta al planteamiento y la gestión de los artistas. Necesitaba libertad y tener más poder de decisión.

Vestido MAISON MESA; Joyas SWAROVSKI

¿Fue duro?


Fue duro, pero a veces hace falta que llegue la catarsis para empezar otra vez.


¿Qué hacías esas noches Bely?


Cuando he estado con depresión dormir todo el día y dormir toda la noche.

Echaba de menos sentir ilusión por el futuro. Me veía tan frustrada…


¿Quisiste dejarlo?


Quise parar. Dejarlo no, porque creo que es imposible, está en mi ADN. Aunque no me diese dinero, le dedicaría mucho tiempo en mi día a día.


El próximo 14 de abril empiezas la gira, ¿qué esperas de estos conciertos?


Espero disfrutar. En los últimos conciertos que hice tenía depresión. Estaba mal y ha habido algún que otro concierto que diez minutos antes de estar en el escenario estaba en la cama diciendo que se cancelase. Es verdad que una vez piso el escenario se me olvida. Estoy en un oasis, en un trance en el que se para el mundo y estoy a gusto. Ahora quiero disfrutar todo, no solo disfrutar el momento de estar en el escenario y la hora de después, sino también el proceso de antes, del diseño del concierto, el show, el sonido, los arreglos, los visuales, las luces…


¿A dónde te apetece más ir?


Me muero por tocar en Madrid. No tenemos la fecha confirmada. Espero que nos la confirmen ya…


¿Te apetecería un Wizink Center?


(Se ríe) ¿Eso es una pregunta? ¿Cuándo? Como madrileña es una localidad que está en la lista de cosas que hacer antes de morirme. Desde que soy pequeña he visto ahí a mis grupos favoritos. He visto desde Simple Plan a Beyoncé… He vivido tantas cosas allí que algún día poder llenarlo sería un sueño.

¿Qué significa para Bely hacer una “Bomba de Humo”?


¿El otro día en la fiesta Rolling Stone? ¡Pues así! A ver, soy una persona bastante introvertida. Socializar me gasta las pilas y necesito luego recargarlas en mi casa tranquila con mis gatos. Estar en una fiesta socializando y querer irme porque ya se me gasta la pila y lo que me apetece estar calentita en la cama y que alguien me diga que no lo haga… ¡Lo detesto! Así que antes de decir nada… ¡Mejor pedir perdón que pedir permiso y me piro!


¿Qué le diría la Bely de ahora a la Bely de Youtube?


Que no pierda la confianza en sí misma. Cuando estaba haciendo YouTube aprendía mucho cada semana, me estaba conociendo a mí misma y estaba creando un sonido y una personalidad muy mía. Después ciertas cosas que he vivido me han hecho perderme un poco, y también el síndrome del impostor me ha llegado muchas veces. He dudado de mí misma de mis capacidades de mi talento y es algo que cuando estaba haciendo YouTube no me pasaba.


¿Te ha hecho dudar?


Sí, claro. No sé si los demás o yo misma.


Los demás.


Yo misma también. Quien más me ha hecho dudar he sido yo, pero bueno, al final trabajar un proyecto creativo con otra gente es escuchar otras opiniones, es ceder a que se cambie algo muy tuyo. Tienes que tener mucha seguridad para decir que lo que haces te gusta y no tiene por qué gustarle a todo el mundo.


Corsé ANTONIO DEL CANTO

No entiendo muy bien y algo se me escapa. ¿en qué momento han podido pisotearte? Te veo tan dulce y tan serena que me cuesta asimilar ciertas cosas. Te comparo con otra gente que son pura bondad y nobleza y siempre pienso que a todos vosotros solo os deberían pasar cosas buenas y sin embargo os veo sufrir… No lo entiendo…


En mi caso al menos lo monetizo. Me hacen mierda, pero al menos hago canciones y de alguna manera también ayudan a otras personas que se ven en situaciones parecidas. Puede que sea esa hipersensibilidad o empatía. A mí si alguien me pide ayuda, me cuesta mucho decirle que no, porque me pongo en los zapatos del otro. Muchas veces me he puesto en los zapatos del otro y él se los ha quitado y me ha pisoteado.

¿Cómo te sientes ahora?


Me siento libre y querida en mi libertad.


¿Qué te falta hacer en la música?


¿El Wizink? Tengo pendiente en algún momento de mi vida sacar por algún lado mi vena más Amy Winehouse. Es un estilo que también me gustaría explorar.


¿Cómo te gustaría ser recordada el día que no estés?


A mí me gustaría que se quedasen mis letras. A raíz de haber contado mis momentos más oscuros, he recibido muchos mensajes o mails o me han venido a decir cómo se han sentido con mis canciones y sus experiencias.


Hubo un post de Instagram muy duro en el que hablabas de la salud mental y que se hizo muy viral. ¿Qué te animó a desnudar tu alma y a decir que tomabas antidepresivos?


Recuerdo que el post empieza con ‘hoy cumple un mes tomando antidepresivos y no me da miedo ni vergüenza admitir o contarlo…’ ¡Mentira! me daba mucha vergüenza y me daba mucho miedo. Pero algo me dijo que tenía que dar ese paso, que tenía que abrirme y que tenía que normalizarlo. Tengo un altavoz que a veces lo he usado para publicitar o promocionar mis canciones, otras veces para hablar de la cantidad de plásticos que hay en las playas de México y ahora que estaba pasando por ese momento, lo podía usar para visibilizar un problema que estaba viendo cómo me estaba afectando y lo real que era y lo necesario que era pedir ayuda. Es verdad que cuando alguien que puede ser referente para ti o que está cerca o simplemente que lo ves por redes dice: ‘Mira se puede decir y pide ayuda’, pues ya estás animando a alguien a que lo haga. La posibilidad de que eso ocurriese me animó a dar el paso.

Vestido ALEJANDRO RESTA; Joyas SWAROVSKI

¿Cómo vivió tu entorno esa declaración?


He tenido mucho apoyo y también lo he hablado sin tapujos.


Digo el leerlo, el verlo tan gráfico…


Es verdad que mi madre es la que más sufre. Mi madre me ha escrito muchas veces diciéndome que qué podía hacer para que no tuviera depresión. Creo que ha visto que es una labor súper bonita también el estar compartiéndolo y haciendo que la gente se sienta acompañada o entendida. A día de hoy está muy contenta de que haya dado esos pasos.


¿Cómo te encuentras actualmente?


Muy bien y hacía mucho que no podía decir esto. Y es verdad que hace como dos o tres semanas me desperté por la mañana y dije: ‘Ya está’. Sigo tomando antidepresivos a diario y algún día tengo que tomar algún ansiolítico, por supuesto, sigo yendo a terapia, intento meditar, intento analizarme también a mí misma y entender cuando se me están yendo de la mano mis pensamientos intrusivos, pero de repente me desperté una mañana y tenía energía y ganas de bajar a hacer la compra. Tenía ganas de empezar proyectos, de pensar en la gira… Por supuesto tengo días que no puedo con mi alma y ya está. Me lo permito, pero ahora son más los días buenos que los días malos.


¿Cómo saliste del hoyo?


Con paciencia, con tiempo y con terapia.

¿Cuál sería tu consejo para aquellas personas que están sufriendo?


Verbalizarlo. Sé que no todo el mundo se puede permitir ir a terapia porque no es barato, pero hay opciones que pueden ser más asequibles. El hablarlo con tu entorno muchas veces ayuda.


Algo sobre ti que muy poca gente conozca.


Tengo un problema… Me gusta robar cucharillas bonitas.


¿Cuál es tu mantra?


Si hay algo que pido cada vez que veo una estrella fugaz o una pestaña es ser feliz.

Vestido MAISON MESA; Sandalias JIMMY CHOO

¿Qué es para ti el fracaso?


Tener a lo mejor lo que todo el mundo cree que es la felicidad y no ser feliz. Hay gente que en vez de buscar lo que quiere, busca lo que los demás dicen que se tiene que querer.


¿Tienes miedo a que la exposición mediática te coma?


Creo que no, porque tengo anclas en mi vida que me van a mantener siempre con los pies en la tierra. No van a dejar que me vaya a las nubes y siempre van a ser mi refugio. Veo a gente que pasa por momentos de mucho hate y pienso que tiene que ser difícil porque al final detrás de la pantalla siempre hay una persona. Es importante que tu círculo sea hogar.

¿Qué es lo que más odias de la fama?


Igual el hecho de que el ser una persona pública parezca que da derecho a todo el mundo a juzgar tu vida y tus decisiones. Incluso a juzgar tu cuerpo. Si a nosotras ya nos afecta y ya hemos crecido en la cabeza con las tallas, el que nos digan cualquier cosa sobre nuestro cuerpo es una losa. He crecido con las revistas que hemos crecido todos de la celulitis de esta en la playa… He tenido una pareja también que me ha dicho esta tía está buena y esta no, la que está buena vale y la otra no. Me dejaba caer que si iba por ese camino dejaba de valer.


¿Te quieres?


A veces. Quererse a uno mismo me parece de las cosas más difíciles de hacer. No conozco a nadie que diga me quiero 100%, no tengo complejos. Y más en la sociedad que vivimos en la que la imagen está en todas partes y es tan importante…

A mí me ha costado darme cuenta de lo que es un pensamiento intrusivo y lo que es lo que yo pienso de verdad. Me encanta estar así. Me encanta estar viendo a mi cuerpo crecer y cambiar, ya que eso significa que estoy viviendo y que estoy aquí. El año pasado perdí a uno de mis mejores amigos y no me puedo creer que no le vaya a ver envejecer, que no le vaya a ver hacerse mayor, que no vayamos a hablar cuando tengamos 50 años de lo que hacíamos en la universidad… Entonces cuando cumplo años pienso que mi amigo no va a cumplir jamás 31 años.


“La depresión me traía el pensamiento de no querer estar. No el de querer morirme, de querer estar muerta”


¿Le echas de menos?


Mucho.


Vestido ELISABETTA FRANCHI; Joyas SWAROVSKI

¿Es lo que más te rompe ahora?


Sin duda es una de esas cosas que cuando tengo las defensas bajas viene ese pensamiento.


En esos momentos muy malos, ¿tuviste ganas de no seguir? ¿tuviste instintos suicidas?


La depresión me traía el pensamiento de no querer estar. No el de querer morirme, sino querer estar muerta. No pasar por el momento de quitarme la vida y hacer sufrir a todo el mundo. Simplemente quería desaparecer.

No morir, ya estar muerta.

¿Has sufrido el acoso en redes sociales?


Hay gente que no está bien y se le va un poco de las manos y es verdad que entiendo que el estar presente en la vida de alguien a través de una pantalla a diario da una sensación de pertenencia o de confianza que no existe y que es falsa. Y yo que he compartido a mis gatos, a mi familia y a mi pareja a mí, es verdad que doy una sensación muy cercana, pero bueno, la mayoría de mi público siempre ha sabido dónde está la barrera y la han respetado. ¿Algún acosador? Pues sí.


¿Qué es para ti la libertad?


Tomar decisiones sin que nadie me juzgue o me lo prohíba.


¿Qué es la cultura de la cancelación?


Me provoca sentimientos encontrados ya que hay cosas que son difíciles de perdonar. Aunque también creo que se cancela la mínima y no se escucha, todo el mundo tiene derecho a dar su versión, a pedir perdón de verdad, no porque lo diga un publicista. Hay que escuchar y creo que no se escucha a día de hoy.


¿Hay que tolerar la intolerancia? ¿Dónde están las líneas?


En todo lo que atente contra unos derechos básicos. ¿Por qué tienes que hacer comentarios sobre la gente? Y también viene un poco a lo que te estaba diciendo antes de que ser un personaje público también le da derecho a cualquiera a opinar y a decir cualquier cosa para demostrar que tienes criterio. En Twitter todo el mundo tiene palabra y todo el mundo puede tener unos cuantos caracteres de odio.


¿Destruimos más que construimos?


Hay una frase de Donnie Darko que me gusta mucho que es que ‘la destrucción es una forma de construcción también porque cuando destruyes estás creando otra cosa’. Pero bueno, yo soy una romántica y optimista y quiero creer que hay más gente buena que mala.


Si ahora mismo te diera un altavoz para hablar a todo el planeta, ¿qué dirías?


Respeta a los demás. Vive y deja vivir.


TEAM

Model: Bely Basarte @belybasarte

Photographer: Adrián Nucelaar @adrian_nucelaar

Estilismo: Zara Garo @zaragaro

Stylist Assistant: Nahí @nahiaasa

MUAH: Iñigo Gómez @inigobeauty

Hair: Pablo Bogado @pablobogado_hairstudio

Photographer Assistant: Carlos Luengo @caargl

Editor in Chief: Pablo Aragón @pabloaragon


Special thanks

UMO AGENCY @umoagency

Bastardo Hostel @bastardohostel



Comments


bottom of page