Buscar
  • Redacción Folie

GHISLAINE MAXWELL, cómplice de JEFFREY EPSTEIN es condenada por tráfico sexual


La que fuese cómplice del depravado Jeffrey Epstein ha sido por fin juzgada por sus delitos en un tribunal de Manhattan, Ghislaine Maxwell, la ex socialité británica fue declarada culpable de cinco de los seis cargos relacionados con el abuso y el tráfico de niñas menores de edad con fines sexuales. La condena se produjo al final de un juicio de 13 días. Maxwell se enfrenta ahora a hasta 65 años de prisión.

El juicio, que comenzó el 29 de noviembre, fue presentado por cuatro acusadores, tres de los cuales -Jane, Kate y Carolyn- deseaban permanecer en el anonimato, mientras que la cuarta, Annie Farmer, optó por utilizar su nombre completo. A lo largo de las tres semanas que duró el juicio, la acusación llamó a 24 testigos y la defensa a nueve, y muchos de los testimonios del primer grupo detallaron las inquietantes circunstancias de los presuntos abusos cometidos por Epstein, así como las conexiones de éste con personalidades de alto nivel como Donald Trump, Bill Clinton y el Príncipe Andrés.


En muchos de estos relatos, Maxwell surgió como una figura clave tanto para presentar a Epstein a niñas menores de edad de hasta 14 años como para instruirlas en sus preferencias sexuales, y los fiscales alegan que Maxwell "se aprovechó de niñas vulnerables, las manipuló y les sirvió para que abusaran sexualmente" de Epstein. La defensa de Maxwell mantuvo su inocencia, argumentando que estaba siendo elegida como chivo expiatorio tras la controvertida muerte de Epstein en una celda de la cárcel de Nueva York en 2019 y el consiguiente fracaso del sistema de justicia para llevarlo a juicio. "Ghislaine Maxwell es una mujer inocente, acusada injustamente de crímenes que no cometió", argumentó la abogada defensora Laura Menninger durante los argumentos finales de la semana pasada.

Aunque la condena de hoy supone un gran paso adelante para llevar a los socios de Epstein ante la justicia por los abusos que tuvieron lugar durante muchas décadas, no todos correrán la misma suerte. A algunos les ampara una corona o un título.