Buscar
  • Paula Polizzotto

Una mirada a la colección otoño-invierno 2022 de Louis Vuitton

La imaginación como motor para mover la moda y el mundo. Ella es la herramienta con la que Virgil Abloh cambió la visión de una maison centenaria, explorando nuevas formas de presentar al ser humano ante el mundo y de relacionarse con su entorno cultural, social y político. Para ello reimagina objetos y prendas ya existentes para crear otros totalmente nuevos. Todo lo que Virgil Abloh necesitaba para soñar ya existía; pero su ingenio lograba transformar y hacer evolucionar el mundo que lo rodeaba.

LOUIS VUITTON

La colección otoño-invierno 2022 de Louis Vuitton es la octava de una serie que comenzó en 2018 con la llegada de Abloh a la dirección creativa de la firma. Desde entonces, los códigos de la maison han evolucionado hasta convertirla en uno de los nombres que mejor definen el lujo urbano contemporáneo. El estadounidense imaginó para el próximo invierno una colección que quiere deshacerse de las etiquetas y de los límites en los que la sociedad nos educa. El desfile tuvo lugar en la denominada Louis Dreamhouse, un espacio arquitectónico marcado por el surrealismo y la fantasía. Allí, el diseñador utiliza la infancia como centro de una colección optimista, que desafía los arquetipos sociales construidos alrededor de la moda. A través de esta filosofía, llamada por él Boyhood Ideology, propone comprender la moda con la visión inocente de un niño que aún no ha sido desvirtuada por los conceptos preestablecidos de la sociedad.

Fotos: Louis Vuitton.


En las prendas, motivos de magos, animales, alas de ángel, querubines o nubes. Virgil Abloh establece un diálogo entre realismo y surrealismo combinando dibujos animados y la pintura realista del siglo XIX. La paleta varía desde los tonos empolvados hasta los vibrantes presentes en las prendas de estética deportiva. La silueta genderless aparece en prendas de influencia oriental como caftanes o chilabas y el tapiz marca parte de la sastrería con referencias como el cuadro El estudio del pintor de Gustave Courbet de 1855, símbolo de la unión entre los distintos públicos de la maison, o la obra Souvenir d'Italie de Giorgio de Chirico, realizada en 1914. El diseñador reinterpreta las flores y el romanticismo del siglo XIX como símbolos de la diversidad humana. Además, chaquetas de muselina, jeans, faldas o vestidos de malla configuran un otoño que presenta la moda más allá de la moda. La maison habla de diversidad y de pragmatismo, de ofrecer nuevas perspectivas de ver y entender el mundo. Virgil Abloh trasciende las ideas de género, clase o color con esta colección que pretende ser un esquema de cómo debería verse la moda en 2022: libre, exenta de prejuicios y gobernada por el optimismo.