top of page
Buscar
  • Foto del escritorRedacción Folie

VALENTINO lleva el haute couture a la discoteca

Titulada 'Le Club Couture', la colección ha apostado por una apabullante sensualidad y por un aura festiva y maximalista. Valentino quiere que pierdas el control y que tus caderas vayan a otro ritmo.

"La Alta Costura es una esfera de fantasía y libertad, de lo único y lo excepcional, donde la artesanía no es un reflejo fetichista del valor, sino un medio y una metodología para lograr improbabilidades, desafiar las percepciones, crear nuevas y audaces realidades. La tele se convierte en un claroscuro de todo el cuerpo, los volúmenes flotan, los cortes son imperceptibles, una cinta de gasa puede suspender un vestido de gala. Lo increíble se vuelve material, la imaginación se vuelve real", explica la marca.

El primer vistazo del espectáculo ya es una declaración. Una chaqueta de gabardina marfil de gran tamaño. Una especie de esmoquin que se usa sin pantalones. Un atuendo fluido de género usado por una mujer. La mente vuela con cada uno de sus diseños, pero si hay algo que perdura y permanece como santo y seña es el emblemático rosa PP de Valentino. Pero esta vez, en lugar de aparecer en looks monocromáticos completos como en el pasado (con un par de excepciones), se utilizó predominantemente como un estallido de color a través de varios accesorios. No hay más que ver el abrigo de piel con un lazo rosa brillante o el vestido dorado de talle alto con tacones rosa brillante.

Pero no ha sido una tarea sencilla esta obra maestra de Pierpaolo Piccioli ya que los procesos han sido arduos. “El encaje ha sido molido, dejando formas tridimensionales impensables. O 64 metros de tafetán se han reducido a un bustier de 90 cm por más de 1.100 horas de trabajo de nuestros Oriana, Francesco, Silvia y Giulia (maestros artesanos de la firma)”, ha comentado Piccioli.


En definitiva, "Le Club Couture" fue ruidosa, brillante y sexy, sin dejar de ser completamente deslumbrante.

Comments


bottom of page