top of page
Buscar
  • Foto del escritorRedacción Folie

ADIDAS vuelve a llevar a THOM BROWNE ante la justicia

El culebrón por las dichosas tres rayas se prevé más que largo. Se espera que la audiencia se centre en la divulgación de cuatro nuevos correos electrónicos que salieron a la luz recientemente.

Adidas y Thom Browne se dirigen a los tribunales una vez más justo antes de las vacaciones. El juez Jed Rakoff, del Distrito Sur de Nueva York, ha programado una vista para el 21 de diciembre en la que se escucharán nuevos argumentos en torno a la intención de la divulgación de cuatro correos electrónicos adicionales que salieron a la luz tras la conclusión del juicio inicial. adidas demandó anteriormente a Browne por utilizar cuatro rayas, alegando que provocaba confusión con la marca deportiva. Sin embargo, el diseñador afirma que llevaba muchos años utilizando rayas para hacer referencia a la inspiración colegial. En enero, un jurado de ocho personas emitió un veredicto que declaraba que Browne no era responsable de los daños ni de los beneficios derivados de la venta de productos con cuatro rayas.


Adidas America y Adidas Ag habían solicitado una indemnización de 867.225 dólares estadounidenses, al parecer la cantidad que la empresa acepta que Thom Browne Inc. habría tenido que pagar en concepto de derechos de licencia. También alegaron que Thom Browne les debía 7 millones de dólares en concepto de beneficios. Nuevos correos electrónicos salieron a la luz en octubre, cuando adidas los denunció por "mala fe" de los empleados de Thom Browne. En los correos electrónicos se veía cómo los empleados advertían al diseñador sobre el uso de la raya porque podrían crear confusión con adidas.

Ahora, adidas solicita un nuevo juicio para presentar como prueba los nuevos correos electrónicos. Browne argumenta que los correos nunca se ocultaron intencionadamente. El abogado de Browne también ha reiterado que "adidas no tiene las manos limpias", alegando que la marca deportiva había violado el acuerdo de confidencialidad del Reino Unido al compartir los correos electrónicos con el abogado de la compañía en EE.UU. antes de lo que había revelado originalmente.


bottom of page