Buscar
  • Javier Gómez

CHANEL Crucero 2022: Preparados, listos, ¡MÓNACO!

Desde la idílica orilla del Hotel Monte-Carlo Beach y bajo el brillante sol del Mediterráneo, Chanel presentó su colección Crucero 2022/2023. Una propuesta cargada de guiños al lugar por excelencia del fallecido director creativo de la firma, Karl Lagerfeld, y de la mismísima Coco Chanel. Todo un juego visual que nos ha transportado a la esencia y a los clichés de esta lujosa ciudad mediterránea. Bienvenidos al Montecarlo de Chanel.

CHANEL

La puesta en escena a pie de playa y con vistas a la Villa La Vigie, como era de esperar, estuvo a la altura de la colección y su inspiración. Un desfile pensado por y para la élite, tal y como reflejó la selecta lista de asistentes: la princesa Carolina de Mónaco y su hija Carlota Casiraghi, los hermanos Sofia y Roman Coppola (encargados de la grabación de los teasers previos al desfile), las actrices Tilda Swinton y Kristen Stewart, o la cantante Vanessa Paradis.

Las prendas giraron en torno al espíritu desenfadado y fresco que tan bien define a las colecciones crucero. Virginie Viard, al frente de la dirección creativa de la ‘maison’ francesa, abrió la colección con un traje rojo de pantalón palazzo que sirvió como antecedente de la prenda protagonista de la propuesta monegasca: el mono. Una pieza que, sin lugar a dudas, hizo referencia al vínculo de la ciudad con el mundo del motor. El Gran Premio de Mónaco también estuvo presente a través del estampado damero, y del casco (con el 5 como número de la suerte de la marca) como accesorio principal. “El casino, las chicas de Helmut Newton, las carreras de coches… ¡nos gusta jugar con todos los clichés!”, apunta la propia Viard en el comunicado de prensa.


Por supuesto, el tweed, el tejido que mejor define a Chanel, se dejó ver en chaquetas, conjuntos de dos piezas, vestidos y bermudas. Los brillos, las lentejuelas, las faldas vaporosas, los vestidos lenceros y las camisas de gasa y seda también fueron parte de esta interesante propuesta. En cuanto a los colores, el rojo y el blanco, hicieron referencia a la bandera del Principado. El azul, el dorado, el negro y el rosa igualmente se unieron a la gama cromática.


En definitiva, una colección aspiracional que nos transportó a los días de playa en la costa mediterránea de Francia, a sus lujosas noches de casino, su prestigiosa carrera de automovilismo y a su preciosa bahía. Porque no hay ‘maison’ más lujosa que Chanel, ya sea la de Coco, la de Karl o la de Virginie. Chanel es sinónimo de glamour, opulencia y encanto. Chanel es Chanel.