top of page
Buscar
  • Foto del escritorPablo Aragón Blanco

COVER STORY w/ FERNANDO GUALLAR: “Me puedo enamorar perfectamente de una persona por ser coherente”

“De pequeño no era nada guapo, sufrí durante un tiempo el bullying”

 


Hay veces que no te das cuenta de que estás en una entrevista, ni tan siquiera de la hora que es cuando la persona que te da la réplica te deja sin palabras en cada uno de los argumentos. Más si cabe cuando crees que hay sinceridad en su mirada y en todo su ser. Bajo ese espejismo de la vuelta en la creencia de la bondad del ser humano, te das cuenta de que llevas más de 100 minutos de grabación y los minutos han parecido segundos. A partir de ahí, todo lo que diga sobre Fernando Guallar (7 de marzo de 1989, Córdoba, España) se queda corto.

 

Puede ser que me haya cautivado con su presencia y su intelecto, pero el actor del momento que va a compartir pantalla con Aitana en “Pared con pared” de Netflix, ha conseguido desarmarme. Y no, no ha sido por su imponente físico. Tampoco es una carta de amor velada a través del resonar de las teclas, es una declaración de lo que entiendo que es justo.

 

Allá donde Chronos ha parado las manecillas del reloj, Fernando habló sobre justicia, sobre el bullying que sufrió de niño por su aspecto, sobre su afán por hacer historias que resuenen en la inmensidad, sobre cómo ciertos rechazos le han cerrado puertas y sobre cómo su hipersensibilidad le lleva a empatizar con el que sufre. También sobre el temor a la pérdida de su inseparable Django y de que la honestidad es su gran green flag para enamorarse.

 

Ahora petate en mano pone rumbo a hacerse con el mercado internacional, la valentía parece ser que tiene premio y los laureles se verán más pronto que tarde. Fernando Guallar, con nombre, apellidos y mucho amor.

 

UN NUEVO REFERENTE

 

“Se me han cerrado puertas porque he manifestado cuando algo no me ha parecido bien”

 

Chaqueta ACROMATYX; Pantalón CALVIN KLEIN; Zapato DR MARTENS; Anillos THOMAS SABO

¿Quién es Fernando Guallar?

 

Fernando Guallar está en constante evolución. Es una cosa de la que me estoy dando cuenta en la treintena, pensaba en la veintena, que como que ya iba a estar todo muy, muy construido el personaje, la persona, el actor, el todo y lo bueno de los 30 es que me estoy dando cuenta es que no para de evolucionar todo el rato. ¿Las virtudes? Integridad, valentía y un buen tío. Deberíamos hacer todos un poquito más de apología de la bondad y de la empatía. También soy una persona que ha estado siempre con la justicia muy integrada desde pequeño. Cuando veo algo injusto necesito expresarme, intentar modificarlo. Ahí empezó a nacer la necesidad del oficio del actor, aunque realmente estudié arquitectura. Soy de esos actores que cree que tenemos una grandísima responsabilidad sí se nos da la plataforma necesaria y las historias necesarias. Mi actor viene de una inquietud brutal por visibilizar historias reales y que puedan suponer pequeños cambios en la sociedad.

 

¿Estás cansado de ser el típico galán?

 

Desde que empecé en esto se me etiquetó como un galán, aunque jamás me sentí un galán porque para empezar cuando empecé en esta profesión tenía una inseguridad brutal. Para mí la proyección de galán es un hombre exitoso atractivo y que enseguida conquista un espacio. Dentro de mí estaba poco a poco intentando que se me brindara ese espacio. También es curioso porque el galán va asociado siempre a una tónica del físico, a unos atributos y yo de pequeño no era nada guapo, sufrí durante un tiempo el bullying y cuando empecé la carrera fue cuando empezaron a fijarse en mí un poco.

 


¿Te consideras guapo?

 

Me considero que cumplo con el estándar de lo que es bello, pero por ejemplo hay una cosa que a la gente le gusta mucho de mí son mis ojos y yo nunca he estado con una persona con ojos claros. No me atraen, no me gustan. Me parecen fríos. Me gusta mucho más una mirada mucho más cálida, mucho más cercana. Nunca he tenido un cuerpo normativo, siempre he sido un chaval súper delgado, todo el mundo siempre se pensaba que estaba enfermo. Era paliducho y esquelético y nunca he hecho esa reflexión, sin embargo, luego con el tiempo cuando te han dicho 200 veces lo guapo que eres, entiendes que cumples con lo que se supone que es una persona guapa. Y no es por justificarme, pero te prometo que la belleza siempre la ha entendido desde otro lugar. Creo que es precisamente porque desde cuando era pequeño se metían por mi físico. Cuando creces con eso, el recurso del físico está anulado. En los primeros años como actor, a mí me chocaba mucho y no sabía del todo gestionar el tema tan recurrente de hombre guapo porque nunca me había sentido como tal.


Camisa OTRURA; Pantalón LOEWE; Anillo THOMAS SABO

¿Entiendes que “Pared con pared” te va a dar una visibilidad y te va a hacer llegar a un público más joven?

 

No estoy acostumbrado a hacer proyectos para algo tan joven, aunque sí que creo que esta película tiene un espectro bastante extenso de audiencia. Creo que vamos a sorprender y luego es curioso porque David es un poco yo en ese sentido porque David es una persona que tiene cero interés en la apariencia de cómo se ve o cómo no se ve y es una persona que se va a enamorar al otro lado de la pared, sin tener ni idea del aspecto físico de Valentina (Aitana). Me parece muy bonito y muy poco habitual, por supuesto porque ahora mismo es imposible. Estamos completamente expuestos, tú conoces a una persona, metes su nombre en Google o en Instagram y ya te cae una avalancha de información.

 

“No he aterrizado en esta profesión para cumplir con lo trendy”

 


¿Tienes miedo a que en algún momento te puedas endiosar a ti mismo sin darte cuenta?

 

Una de las mayores virtudes que tengo es que tengo muy claro la importancia que le doy a todo esto y con los años más. Esto es show, esto es entertainment, esto es una industria… Si tú comprendes que todo esto es mucho más simple de lo que parece porque lo importante es que a 4.000 km están pegando tiros o asfixiando a niños y que no pueden comer porque están sitiados o porque en la calle de enfrente hay un tío tirado en el suelo… Cuando empecé en esto era súper importante estar en una red carpet y que te hicieran la foto, ahora valoro más mi trabajo, aunque de la acción al corte hay una cosa y lo que viene después para vender esa cosa que hemos rodado hay un animal mediático por el que hemos perdido todos un poquito el norte. Con la ayuda de las redes sociales, de numerizar a las personas, estamos abocados a un fracaso. Si hay algo que tengo claro es que no he aterrizado en esta profesión para cumplir con lo trendy, para cumplir con lo que se supone que va a funcionar porque precisamente si el arte tiene una función, es inquietar, dar que pensar y molestar. Si simplemente nos vamos a ceñir a lo que mola y a lo que es guay vamos a cavar nuestra propia tumba.

 

¿Te has planteado en algún punto si es más importante un actor de Hollywood o un voluntario en Gaza?

 

Este oficio es algo trivial, pero si utilizas tu altavoz bien es la hostia. Para mí las redes sociales han abocado en una crisis absoluta de referentes, ha dejado de ser importante el contenido para ser importante la carcasa. Esto está derivando a que yo veo los nuevos referentes y con el 90% no comulgo y no entiendo que ocupen unos lugares de un éxito mediático arrollador. Luego los escuchas hablar con sus inquietudes y no siento que estemos en la misma historia. Son más exitosos que yo y lo van a seguir siendo, pero estoy intentando ocupar mi espacio. Si acabo ocupando un espacio exitoso, seré yo, más allá de intentar llevarme 70.000 euros porque anuncio un desodorante. ¿Qué están aportando el 90% de los creadores de contenido que son ahora los grandes referentes o el 90% de las personas que ves en la televisión? ¿qué aportan realmente a la sociedad? No me gusta tampoco que a los artistas se nos exija ser personajes blancos, me gusta la valentía.

 

Camisa GANT

¿Cuántas veces te han dicho dentro de la industria ‘no tienes que decir esto o no tienes que hacer esto’?

 

No muchas. Yo mismo he sabido que no lo tenía que hacer en algunas ocasiones. Leí hace tres meses como en una agencia de representación estadounidense expulsaban a Susan Sarandon por criticar la actuación del Estado de Israel en la franja de Gaza. ¡Ostia, me quedé blanco!  Me quité Instagram en octubre, desaparecí dos meses porque dije no puedo estar pasando de un story en el que estoy realmente viendo cadáveres de niños a seis o siete personas cercanas vendiendo bañadores, fairy y bebidas… ¡me explotó la cabeza! Porque nos pensamos invencibles y pensamos que eso nunca nos puede pasar a nosotros, pero mira de dónde venimos y mira dónde están a 4 horas en avión. En el último año estoy sufriendo cierta transformación, estoy evolucionando mucho y le estoy dando mucho menos valor a ciertas cosas que antes supuestamente eran súper importantes para ser un actor de éxito.

 

¿Crees que el activismo va desligado a la ambición?

 

Cualquier activismo requiere un sacrificio personal. Es antagónico a la ambición. El activismo de verdad. Porque he conocido gente que yo he visto como son en su día a día y luego se han vinculado a una ONG, han lavado su imagen estupendamente y les ha servido muy bien. Hablo de denunciar una situación sin miedo a las consecuencias. Yo lo sufrí, puse un montón de stories en octubre porque no daba crédito a lo que estaba permitiendo el mundo y recibí una ola de hate. En la sociedad se ha instalado un clic cuasi psicópata, la inercia, que es el problema de esta sociedad, ahora todo es efímero, todo es titular y no se profundiza. Estamos aprendiendo a convivir en que ya nada pesa tanto, nada cala. Te están bombardeando con información, con comparaciones y con gilipolleces y tu vas tirando. También puedes tener un discurso, pero luego no lo aplicas, por eso mismo últimamente digo que el sentido común y la coherencia me parecen de las cosas más sexys del mundo. Me puedo enamorar perfectamente de una persona por ser coherente.

 


“Las redes sociales han abocado en una crisis absoluta de referentes”

 

El hecho de la reflexión de lo “inmediato”, del que no nos importa nada al menos que nos atañe… No tenemos una empatía emocional por nada y por nadie…

 

No sé si somos tan egoístas por naturaleza… me reconcilio muchísimo con la sociedad cuando hay una tragedia viendo como en la primera pulsión de la gran mayoría de seres humanos, evidentemente luego hay hijos de puta que ante una tragedia lo único que piensan es cómo agrandar su fortuna, pero la gran mayoría incluso la gente más humilde, la primera pulsión es ir a socorrer, es ir a ayudar. Es a lo mejor en un incendio dar tres pasos para atrás para intentar sacar a la abuela, al perro o al niño. Muchas veces el origen del ser humano no creo que sea tan egoísta, lo que pasa es que se han construido como víctimas del sistema capitalista. Por ejemplo, cuando estábamos en un punto álgido de la pandemia y tú pensabas en salvar la vida a tu madre, ¿cuánta gente estaba pensando en enriquecerse? Para mí eso es ser un psicópata.

 

Camiseta HERNO; Pantalón SANDRO; Chaqueta FENDI; Zapato CAMPER; Anillos THOMAS SABO

¿En qué no te pareces a David?

 

Es muy radical y es muy extremo, gestiona el miedo y el dolor de otra manera. David es una persona que vive encerrada en su casa y no quiere tener ningún tipo de contacto con la sociedad.

 

¿Cómo ha sido trabajar con Aitana?

 

Muy bien, aunque siempre digo que esta película ha sido un ejercicio de interpretación porque lo que pasa en esta película que se llama “Pared con pared” es que nos separa una pared y por lo tanto ha sido una película en la que yo no he mirado a los ojos a mi compañera. Tenía mi espacio y ella el suyo, evidentemente siempre estábamos dándonos las réplicas, pero yo he estado tan cómodo… Creamos un clima de trabajo muy poco habitual de lo sano que era y de lo fácil que fue todo.

 


¿Has tenido algún rodaje difícil?

 

Sí, y con compañeros difíciles que creo que no estaban en el lugar en el que tenían que estar o con productores que no hacían las cosas que debían hacer y la mecánica no funcionaba. Es jodido estar aguantando y se hacen malabares muchas veces para conseguir llegar a la energía que te pide el personaje cuando todo lo demás se está cayendo.

 

¿Hay muchas divas y divos?

 

Sí. No quiero que delante mío hables a un auxiliar de dirección como le estás hablando… Es imposible que tengas una buena relación conmigo, pero por supuesto soy un profesional.

 

“No me gusta tampoco que a los artistas se nos exija ser personajes blancos, me gusta la valentía”

 

Traje ÁLVARO CALAFAT; Bota CAMPER; Collar TWO JEYS; Anillos THOMAS SABO

¿Has visto que traten mal a parte del equipo?

 

Por supuesto. Le hago una indicación a los productores para que siempre tengan un canal de comunicación total con el último peón, con el meritorio o auxiliar de dirección 4 y cojan ahí la información de cómo se está comportando el intérprete en esa producción. Cómo trate a esa persona es la información de quién hay ahí y cuál es la energía que tiene. No de como trata al director o al productor.

 

¿Y crees que serían castigados?

 

Sí. Varios. Si hay algo que me enorgullezco mucho, es que mis tres primeras películas son con los directores de las siguientes tres. Estoy repitiendo todo el rato con gente y creo que soy un muy buen compañero y eso me va a dar muchas oportunidades de trabajo que no me las darán un éxito mediático arrollador o un Instagram increíble que lo quema todo.

 


¿Te molesta cuando ves que a algún actor/actriz le dan trabajo por sus números en Instagram?

 

Sí, me molesta.  Lo entiendo. Cada uno tendrá sus estrategias, pero lo que me inquieta y asusta es la posibilidad en la que al final lo repartos los hagan los equipos de marketing de las productoras, de las distribuidoras o de las plataformas. Tenemos que hacernos responsables si en las entregas de premios de la Academia de un festival los que dan los premios o los que hacen las alfombras son influencers que no saben quién es Icíar Bollaín o David Lynch. Que el arte se vea supeditado a esto me preocupa.

 

¿Qué es lo peor de la industria del entretenimiento?

 

La industria es muy salvaje y deshumaniza mucho. Estos números, ese business, es muy antagónico al germen del actor, que es el trabajo más humano del mundo y siempre digo que he acabado aquí porque hay una cosa que a mí me moviliza todo el rato. Hay veces que me frustro mucho porque hay decisiones que no entiendo.

 

Traje FENDI; Pantalón OTRURA; Zapato CAMPER; Anillo THOMAS SABO

¿Nunca te han aconsejado que tus redes sociales tengan contenido más sexual con el fin de vender más?

 

Claro. A mí no me vas a encontrar una foto sin camiseta, tampoco es que yo haya tenido nunca un cuerpo del que me pueda sentir seguro en ese sentido de cumplir con los cánones de siempre. Si te sexualizas más, vas a tener más impacto, si vendes tu vida privada y tus relaciones, vas a tener más impacto. Yo he tenido relaciones, qué si me hubiera puesto a vender y a jugar a eso, estaría en otro lugar.

 


¿Estabas en esas relaciones por quién eran?

 

No, te aseguro que no.

 

¿Te atrajo la fama de esa persona?

 

Cero. Al revés, la fama era un problema. Desconfío mucho de los personajes famosos porque no sé qué es personaje y que es persona.

 

¿Desconfías de la gente?

 

 Sí.

 

¿Desconfías de mí?

 

No. No tengo porqué.

 

¿Por qué?

 

Porque sé leer, o sea, no soy una persona desconfiada como tal, pero no me sorprenden las deslealtades y los egoísmos. Hay un grado de desconfianza con los personajes públicos porque en muchos hay un disfraz.

 

Traje BOSS; Zapato HERMÈS; Anillo THOMAS SABO

“Me gustaría introducir historias de personajes que toda la vida han sido héroes heteronormativos y que debajo hay un pedazo homosexual que lo que ha tenido es un miedo horrible”

 

Has participado en Reina Roja en un personaje LGTBIQ+, ¿cómo ha sido participar en esta serie?

 

Muy bonito. Tengo un personaje muy pequeñito. Es una colaboración especial se me propuso por parte de los creadores de la serie que conocí hace muchos años en México. Estoy muy contento porque además creo que es una serie con una calidad y una producción muy poco habitual en la industria española. Sabía que iba a funcionar y estoy muy contento de haber puesto mi granito de arena.

 


Te gustaría interpretar un protagónico LGTBIQ+ y has comentado anteriormente que no había guiones en España…

 

Muy pocos, por eso una de las de las premisas que le dije a mi agente inglés fue que me apetece mucho experimentar la paternidad como intérprete y que estaba buscando personajes LGTB. Aquí faltan historias LGTB y aunque parece que va cambiando cierta concepción, pero en muchas ocasiones aquí el gay era el bufón. Me gustaría introducir historias de personajes que toda la vida han sido héroes heteronormativos y que debajo hay un pedazo homosexual que lo que ha tenido es un miedo horrible. También me gustaría empezar a ver referentes en el fútbol. Se debe hablar de homosexualidad en un país como España que el 14% de la población se define como homosexual y me imagino que habrá muchos más que no se definan como tal…

 

En cuestión de compañeros de reparto, ¿quién te ha demostrado más talento?

 

Adriana Ozores o José Sacristán. Me gustó mucho ver la destreza de Gonzalo de Castro y Emma Suárez en el en el set. También estoy enamorado de Alexandra Jiménez como profesional, pero sobre todo como compañera.

 

Si te diera carta blanca para elegir cualquier tipo de personaje, ¿cuál sería?

 

Quiero habitar la miseria y la oscuridad que es algo que nunca me dejan. Una persona muy oscura… Quiero habitar el miedo, el odio, el asco… Quiero también a una persona desgraciada, tenerlo difícil, una superación… No me suele brindar este tipo de personajes porque no me ven en ciertos papeles.

 

¿Dónde te ves?

 

No tengo ni idea. He aprendido algo mucho en estos últimos dos años de esta profesión y es que no proyecto nada, no me creo expectativas o me creo las mínimas expectativas posibles para que luego no haya decepciones. Como actor creo que voy a trabajar mucho, no sé dónde ni cómo pero ahora viene el ingrediente de la persona. Es que no tengo ni idea de dónde va este mundo, es que no tengo ni idea de donde vamos a estar dentro de un año. Tengo una visión más pesimista que la media de hacia dónde va, a lo mejor en dos años estar trabajando de intérprete es una quimera porque el mundo está loco y el mundo está yendo en una dirección en la que estoy contemplándolo con una confusión enorme.

 

¿Cuál es tu gran sueño?

 

Tener un núcleo familiar y tener una red de apoyo que me sustente. Mis padres se van haciendo mayores, mi perro es muy mayor… No tengo una familia propia… La carrera de actor es tan complicada que necesitamos estar muy sujetos y muy a salvo en nuestras vidas personales. De no ser así llegaría un momento en el que acabaría dejándolo.

 

¿Qué se viene en 2024?

 

2023 no ha sido un buen año para mí y 2024 está arrancando muy bien en lo personal. En 2023 no estaba tranquilo porque necesitaba tiempo para encajar algunas piezas y algunas situaciones en mi vida que no han sido fáciles, bendita resiliencia de este ser humano. Profesionalmente tampoco fue muy interesante, tuve bastantes ofertas de trabajo de cosas que no me estimulaban nada y tuve la valentía de decir que no a mucho… Es curioso porque mucha gente me para y me dice: ‘No paras, ¡qué bien te va!’ y el año pasado trabaje como actor 15 días, hice una colaboración en “Reina roja”, una película muy pequeñita Valenciana e hice otra colaboración en una serie de Movistar. Trabajé 15 días de 365. Este año también he empezado rechazando ciertas cosas, que creo que no van en mi camino, y ahora voy a dar un paso más en mi carrera en el mercado de británico que es algo que hace un año me habría parecido imposible. Ahora estoy rodando en Budapest y he estado haciendo también unos castings estupendos. Es muy importante decir que no a algunos proyectos porque luego hay que dormir en paz y levantarte todos los días a las 5 de la mañana para hacer algo que no te está gustando o de lo que no estás convencido… Tampoco soy una persona que haga acciones en Instagram de publicidad, porque la gran mayoría de lo que veo me horroriza… Mañana no quiero salir lavando los platos y que me paguen 30.000 euros porque me muero esa noche. No critico al que lo hace, hablo del trabajo que he hecho de darme cuenta de que yo no puedo hacer eso… He rechazado cosas que a lo mejor me habrían hecho ocupar un lugar más popular, pero ¿dónde está Fernando en ese momento? ¿dónde está el que luego llega a su casa después del rodaje y se pone a llorar?

 

¿Eres muy llorón?

 

Sí, soy muy llorón y tengo una idea firme defensa de que el ser humano tiene que llorar muchísimo más de lo que llora. Nunca he tenido una masculinidad frágil y no he tenido ningún problema en compartir esto.

 

Pulsera HERMÈS; Anillos THOMAS SABO; Tank top ZARA

¿Te preocupa ser solo una cara bonita?

 

Ya no, al principio sí, supongo. He conseguido que mucha gente me conozca en esta industria. La gente que ha tenido la ocasión de conocerme sabe que no soy una cara, soy mucho más.

 

¿Ser guapo abre puertas?

 

Sí, y quien diga lo contrario miente. Tenemos que ser muy conscientes cuando hablamos desde el privilegio. Abre puertas en este trabajo y en cualquiera.

 

¿Alguna vez has tenido alguna situación incómoda con alguien de la industria?

 

Sí, también. Abusos de poder. De hecho, hay personas con las que no voy a trabajar nunca. No, solo porque yo no quiera, sino porque se me han cerrado puertas porque he manifestado cuando algo no me ha parecido bien.

 

¿Han intentado propasarse sexualmente?

 

No, sexualmente, pero se han equivocado un par de veces con una actitud más paternalista o con infantilizarme o con tratarme como solo una cara bonita y en algún momento he tenido que frenar algún pie y decir: ‘¿qué haces?’

 

¿Habrías accedido a alguna proposición sexual?

 

Se me han invitado a ciertas cosas que he rechazado porque las cosas no se hacen así y luego tú puedes rechazar a alguien y que esa persona sepa gestionar el rechazo o lo que haga después es contagiarlo al ámbito profesional y que entonces no vuelvan a contar contigo nunca.

 

¿Tendrías problema con algún desnudo frontal?

 

Ningún problema cuando lea un guion maravilloso. Creo que hay un tabú con la parte genital del hombre y estamos un poco en esa masculinidad frágil. Si todo lo que tú vas a exponer va en función del tamaño de tu pene… entonces estás jodido... ¡Estás jodido en esta vida! Tendría que ser justificado, tendría que sumar y que yo me lo pasara muy bien haciéndolo.

 


¿Cómo te afectan las críticas sobre tu trabajo?

 

Ahora mejor. Al principio fatal, me metía en Google y en Twitter… Ahora he entendido que hay mucha gente que tiene que opinar. He aprendido también a no darle valor, estamos sometidos a la opinión porque la gente está mirando y le va a gustar tu nariz, tu ojo izquierdo, cómo hablas, cómo te expresas, cómo no te expresas… Todo está sujeto a la crítica.

  

¿Qué te hace feliz?


Dormir me hace muy feliz. La gente no lo valora lo suficiente y duermo bien cuando estoy en paz, cuando estoy tranquilo. Uno de los momentos más felices es amanecer con mi perro y quedarme 20 minutos con él en la cama.

 


¿Qué te hace llorar?

 

Soy muy empático, me gusta mucho escuchar a mis amigos y a la gente que quiero, pero me emociono muy rápido.

 

¿Cuándo fue la última vez que lloraste?

 

Ayer porque tenía una resaca emocional brutal porque el sábado (había sido la celebración de su cumpleaños) experimenté una ola de amor increíble.

 

¿Qué es lo que más valoras de una persona cuando la conoces por primera vez?

 

Que me haga reír, me enamoro al momento porque me gusta mucho que la gente se tome las cosas menos en serio y tenga un humor inteligente.

 

¿Red flags?

 

Una red flag que te cagas es si en la intimidad te dice una cosa y en público otra. Se me queda una cara de idiota… Otra es la mentira. Me molesta mucho la impuntualidad, me parece una falta de respeto brutal. El cómo trata a un camarero… Me gusta la gente que da los buenos días, las gracias y que es educada.

 

Top HERNO

¿Algún crush famoso?

 

Mucha gente. Tilda Swinton me parece un ente diferente. Javier Bardem, Tom Hardy, Olivia Colman…

 

Algo que no soportes.

 

Ser testigo del cinismo de primera mano, no sé gestionarlo.

 

Algo que te guste y te dé mucha vergüenza reconocer.

 

Veo cosas en la televisión maravillosas, pero no me da vergüenza, soy muy fan de una cosa que me encanta y es un programa de televisión de Canal Sur que se llama “Gente maravillosa”. Soy un apasionado de Drag Race.

   


¿A qué le tienes miedo?

 

A la muerte ajena, no a la mía. La verdad que no me quiero morir y es verdad que pasé por una situación delicada de salud, pero tengo miedo a la soledad y tengo miedo a la vejez, tengo miedo a la vejez en cuanto a la soledad que puede implicar. Tengo miedo a ver a todos mis amigos casados y con hijos y yo quedarme pronto huérfano o algo así. Me da miedo la muerte de mi perro.

 

¿Qué es para ti el amor?

 

Si tengo que elegir una palabra sería honestidad porque si es un amor honesto hay tranquilidad y hay paz. 

 

¿Te han roto muchas veces el corazón?

 

Me han roto el corazón un par de veces. No he tenido grandes relaciones. Soy un tío especial y a lo mejor hay ciertas cosas que no lo hago fácil porque también soy muy intenso y soy un tío bastante profundo. Soy peculiar y mi manera de amar y las relaciones son muy honestas. Hay veces que la otra persona no está preparada o no tiene los mismos valores que tú.

 

Traje OTRURA; Zapato CAMPER

¿Cuál es la mayor locura que has hecho en tu vida?

 

Irme a África de voluntario fue un acto de valentía en el que aprendí mucho. Valiente ha sido irme a Londres con una mano delante y otra detrás y desaparecer del mundo… He viajado solo muchísimo, he viajado por amor y me he pegado unas ostias brutales.

 

¿Cómo seduces?

 

Se me da muy bien porque leo muy bien al ser humano y se analizar bien. Es verdad que tal y como te digo que de pequeño sufrí un bullying espectacular y ninguna chica jugaba la botella si yo jugaba… De un tiempo a esta parte, los objetivos que me he marcado por entrar en contacto, de seducir y de llegar, los he conseguido prácticamente siempre.

 

¿Pero cómo?

 

Siendo muy divertido y muy gilipollas.

 

Total look HERMÈS

¿Qué te hace perder los nervios?

 

Que la gente se comprometa a algo y no diga que finalmente no lo va a hacer.

 

¿Le das mucha importancia a tu tiempo?

 

Sí, le damos muy poca importancia al tiempo ajeno.

 

¿Hay algún activismo que crees que deberías participar?

 

Me costaría tanto elegir una cosa… Creo que tendría que aprovechar mi altavoz, mi plataforma mediática para enseñar ciertas cosas. Hoy por hoy lo primero que se me viene a la cabeza sería irme con un equipo a grabar lo que está sucediendo en Gaza que sería utópico porque no podríamos ni entrar o si entráramos a lo mejor nos pegarían cuatro tiros. Sigo mucho a un periodista que se me parte el alma cuando veo lo que publica y me gustaría enseñar eso. Tengo cierta inquietud y queda un trabajo por hacer con el tema del VIH.

 

¿Crees en las etiquetas?

 

Sí. Tenemos la necesidad de etiquetarnos el ser humano, no entiendo mucho por qué. De ahí pasa tanto que en cuanto parece que rompes ciertas etiquetas parece que el mundo se acaba. Es una sociedad que tiene la necesidad de etiquetarlo todo y cuando se rompe la etiqueta parece que lo sacudes todo y les entra un miedo horrible.

 

Si ahora mismo te doy el poder para hablar a todo el planeta, ¿qué dirías?

 

¡Desmilitarizar el mundo ya! El sistema está muy jodido, no entiendo que existan armas. Hemos entrado en una ola bélica que va a más y también apagaría la inteligencia artificial mañana. La inteligencia artificial me horroriza, nos va a matar a todos.

 

¿Qué cambiarías del mundo?

 

El sistema.

 

¿Qué opinas de la cancelación?

 

Pido prudencia y pido sosiego ante la cancelación. Pido pruebas y evidencias. No me atrevo a juzgar tan rápido y además soy un enemigo y en esto voy a la contra de cancelar la obra. Me parece absurdo que la televisión española elimine “Magical girl” de su plataforma porque Carlos Vermut tenga una investigación por acoso sexual. No entiendo que elimines la obra...



¿Tienes miedo?

 

Cero, pero invito a la autocrítica en el sentido de que apuntamos todo el rato y cuidado con la vara de medir. Pido prudencia porque vamos como locos.

 

Juego de asociación:

 

Feminismo.

 

Igualdad.

 

Racismo.

 

Repulsión.

 

LGTBIQ+.

 

Libertad.

 

Salud Mental

 

Cotidiano.

 

Amor.

 

Calma.

 

Sexo.

 

Animal.

 

Traición.

 

Punto final.

 


TEAM

Talent: @fernandoguallar

Photographer: @adrian_nucelaar

Photo Ass & Video: @ionuttbirca

Stylist: @paolasb4

Stylist assistant: @fergalvezzz

Grooming: @inigobeauty

Lettering: @nerea.lerin

Editor in Chief: @pabloaragon


THANKS TO

@mesalafilms

@lorenzocastillofe

Comments


bottom of page