top of page
Buscar
  • Paula Polizzotto

El nuevo viaje de Bottega Veneta en su colección FW 2022

Dentro del juego de tronos que es la industria de la moda, suceder a un diseñador que estaba rozado su zenit creativo y comercial, no ha de ser tarea fácil. Matthieu Blazy presentó su primera colección para Bottega Veneta tras la abrupta salida de Daniel Lee el pasado noviembre, y lo hizo dotando a la maison italiana de unos nuevos ojos. El aprendiz de Raf Simons debutó en su primer desfile volviendo al pasado como forma de construir el futuro, y, además, volviendo a Milán, literalmente, tras mover su predecesor varios de los shows a Londres, Berlín o Detroit.

En su propuesta, prendas clásicas como jeans y tank tops que engañan al ojo, pues lo que aparentemente es denim y algodón es, en realidad, piel; abrigos oversize, camisas masculinas y un exquisito repertorio de accesorios. Fiel a herencia de la casa, la técnica del intrecciato se sucede en botas, maxi bolsos e incluso minifaldas. Atrás quedaron los bolsos pouch y las Tire boots con suela de colores híperviralizadas en Instagram en temporadas anteriores. Ahora el presente de la firma italiana se proyecta en la sastrería, faldas amplias con flecos y plataformas de pelo.

Fotos: Bottega Veneta

Fotos: Bottega Veneta


Entre extravagante y funcional podría situarse esta colección que situó a Blazy entre los más esperados del invierno 2022. En su propuesta, la artesanía de los talleres italianos convive con el estilo desenfadado del francés en prendas que facilitan el movimiento. La sastrería se confecciona en líneas limpias y precisas -inspiradas en la escultura del artista Umberto Boccioni Formas Únicas de Continuidad en el Espacio realizada en 1913, que augura la corriente futurista-, mientras que las prendas de punto desarman su silueta. Desde suéters rústicos hasta vestidos translúcidos de lentejuelas color lavanda y verde aguacate, en el invierno 2022 de Bottega Veneta hay sitio para todo.

Fotos: Bottega Veneta


La colección atiende a la artesanía y a la mujer que viaja como protagonistas. “La idea era devolver la energía en siluetas que reflejaran movimiento, porque Bottega es una firma conocida por sus bolsos, por lo tanto, la mujer que los compra no se queda en casa. Esta colección es, básicamente, un viaje”, explica el diseñador. Blazy introdujo como novedad en el bolso Kalimero -de una sola asa, colgado al hombro y entrelazado-, confeccionado en piel nobuk, el mismo tejido del tank top y los jeans del look que abre el desfile. “Los bolsos son la seña de identidad de Bottega Veneta, una firma en evolución constante. La artesanía en movimiento es la idea principal de esta colección. Se trata de la atemporalidad del estilo, y no de la moda, que es pasajera”, afirma Blazy. El diseñador reinterpretó el bolso Pillow en varios colores y tamaños, e hizo que los espectadores lo llevaran con ellos a casa sentándolos sobre ‘cojines’ que simulaban ser uno de estos emblemas de la firma.

Fotos: Bottega Veneta


Blazy, que pasó por los talleres de Martin Margiela, Celine -bajo el mando de Phoebe Philo- y Calvin Klein en la era Simons, ha traído “el clásico” de vuelta a maison italiana; una labor complicada después de que el británico Daniel Lee renovará sus códigos y la convirtiera en una de las más deseadas de la pasarela milanesa. Pero el francés no se identifica con la locura virtual que Lee acarreó consigo tras coger sus riendas en 2018. Calificado como el “Nuevo, nuevo Bottega”, el invierno de Matthiew Blazy para la firma es low-key, elegante; sin embargo, no despierta en el cliente una necesidad urgente de adquirir sus piezas. Su propuesta habla de un lujo silencioso atento al detalle, a las texturas, y que no eclipsa el excelente trabajo de su anterior director creativo, sino que abre un nuevo capítulo, en coherencia con unos tiempos en lo que abrazamos volver a los orígenes como cura postpandémica.

bottom of page