Buscar
  • Redacción Folie

GLENN MARTENS juega con las proporciones y las siluetas con Y/PROJECT

Desde su colaboración con FILA hasta su colaboración con Jean Paul Gaultier, Glenn Martens es uno de los maestros de la aguja de esta nueva generación a los que hay que seguir la pista. Lo ha vuelto a demostrar en la Semana de la Moda masculina de París cuando mostró en un exuberante jardín la colección Primavera/Verano 2023 para Y/Project.

Glenn Martens nació en Bélgica y se formó en la Royal Academy of Fine Arts de Amberes. Uno de sus primeros trabajos relevantes fue en París, en los talleres de Jean Paul Gaultier y en 2013, con solo 30 años, se convirtió en el director creativo de Y/Project. Más tarde, en 2020 fue nombrado director creativo de Diesel.


Hace unos pocos meses se lanzó la primera parte de la collab con el que fuese su maestro Jean Paul Gaultier. Y en aquel momento este dijo: "Glenn Martens ha demostrado que tiene la creatividad necesaria para desarrollar varias líneas de prêt-à-porter, mientras desarrolla la suya propia”.

Ahora Martens ha presentado la segunda parte en el desfile de Y/Project y también ha mostrado su propio arte independiente. Eso sí, todo muy denim y asimétrico. Al más puro estilo de las siluetas clásicas se distorsionaron para crear siluetas inesperadas, a la vez que presentaban gráficos que incluían el logotipo de la Torre Eiffel. Con nuevos diseños de trompe l'œil que aparecieron en el escenario a través de vestidos tipo slip, piezas de punto y una camiseta de manga larga con pantalones vaqueros con cinturón impresos en la parte inferior de la prenda para crear un efecto ilusorio.


Por otra parte, las prendas se combinaron con botas de gran tamaño hasta el muslo, y se mantuvo la tendencia de las camisetas blancas de tirantes invisibles. También destacaron las faldas vaqueras de cintura baja y largo máximo de los años 00, que volvieron a aparecer, y los pendientes de dedo corazón, que se convertirán en el must have de jewelry de la próxima temporada.


Según Glenn, el desfile había sido "un poco como las catedrales góticas, un ambiente flamenco... como Brujas". Claro está que todo es cuestión de arquitectura.