Buscar
  • Pablo Aragón Blanco

INTERVIEW: SNOW THA PRODUCT

“La gente no entiende el trabajo que cuesta representar a las comunidades que represento”


Claudia Alexandra Madriz Meza, conocida profesionalmente como Snow Tha Product (24 de junio de 1987, San José, California), saltó a la fama a nivel global tras protagonizar la sesión número 39 de Bizarrap. Y desde aquel entonces su viralidad es un non stop. Todo lo que hace es reseñable.


Porque además se pone la capa de superhéroe activista con sus canciones y con su arte. Por eso mismo, hemos querido tener un tête à tête con esta mujer de rompe y rasga. Ha sido una revelación donde las emociones han aflorado sin parangón. Incluso se ha desmoronado al recordar su última relación. Tequila en mano y con los ojos vidriosos ha abierto de par en par el alma y su corazón.


“Ha habido lugares a los que he ido y he sentido que no me miran bien”

EL HIELO SE DERRITE


“He aprendido a decir las cosas que me duelen”



¿Cómo surgió “Elevator”?


Es parte de una de una cosa que estamos haciendo que es hacer canciones que no necesariamente están planeadas, es como un freestyle. Hacemos la canción, hacemos el vídeo y lo sacamos en tres días.


¿Qué es lo que más odias de estar de gira?


No estar cerca de mi hijo es lo que más más me afecta porque tengo que sacrificar el tener una parte de mi vida personal por lo profesional.


¿Cómo fue trabajar con Bizarrap?


Fue súper fácil todo y hubo muy buena vibra junto a Biza. Me gustaría trabajar con el más porque pienso que sacó algo de mí, me empujó a dar más y eso fue lo que me gustó de trabajar con un productor que sabe lo que está haciendo y que te puede ayudar a sacar el máximo de tu talento.


¿Fueron duros tus inicios?


Sí, muy complicados.


¿Qué fue lo más duro?


Al ser mujer y mexicana en Estados Unidos no estaban listos para escuchar lo que tenía que decir especialmente siendo parte de la comunidad LGTBIQ+. Siento que ha sido difícil, pero en el año 2022 estamos en un lugar donde hay más respeto para con las comunidades a las que pertenezco.


¿A quién quieres que lleguen tus letras?


A personas como yo, a personas que entienden de dónde soy y que han sentido que no tienen una representación. Espero que mi música les dé un poquito de aliento, inspiración y motivación.


¿Tienes miedo a ser comparada con otras artistas?


Las personas no entienden que la salud mental de los artistas importan. Debemos tener ese respeto a cualquier ser humano y al hacer comparaciones se les pierde.


Si alguien aún no te conoce, ¿qué tienes para ofrecerle?


Mi mundo. Siento que cuando te das cuenta del tipo de artista que soy, de mi mundo y de mi música o te gusta y entras en mi mundo o no te gusta y te vas corriendo. En mis shows puedes ver mi desmadre, tequila, champagne y mujeres en el escenario, todo con mucha energía. Bien pensarás que te gusta o bien que estoy loca y no quieres tener nada que ver conmigo.


Has hablado de la salud mental anteriormente, ¿sufres de ansiedad ahora mismo?


Sí, ansiedad y depresión. Siempre he tenido esos mismos problemas. Trato de trabajar muy duro porque no puedo sentarme en mi cuarto y llorar. Tengo familia y personas que cuentan conmigo por tanto tengo que seguir adelante.


Tienes un podcast “Everyday days”, ¿Qué podemos encontrar en el podcast? ¿Te vamos a conocer mejor?


Sí, 100%. Incluso he querido empezar a hacer más episodios en español porque estoy tratando de promover música y mi carrera en español.


¿Cuándo la fue la última vez que alguien te faltó el respeto?


Esta mañana en las redes sociales. Siempre respondo a mis fans y a veces se cruzan mensajes negativos. Más bien todos los días.


¿Alguna vez has querido dejar tu carrera?


Tres veces a la semana.


¿Cómo haces para no dejarlo?


Decirle a mi hijo que vaya y persiga sus sueños mientras paro los míos sería pura hipocresía.


¿Rendirte no es una opción?


No puedo, no va con mi carácter.


¿Cuándo fue la última vez que te enamoraste?


Acabo de terminar con mi prometida de cinco años...


¿Estás bien o estás viviendo un mal desamor?


Dime a mí... (y se sirve una copa).


¿Lo estás viviendo o te estás bebiendo el desamor?


(Traga saliva y se le salta una lagrima).


¿Cómo eres? Tres adjetivos que te definan


Ahora ya después de esa pregunta… Emocional, leal y responsable.

Me gusta tomar la responsabilidad de cualquier cosa, o sea, si hice algo mal, quiero hablar de eso, quiero corregir mis errores. Me gusta ser la persona que empuja al resto a ser mejores.


¿Te preocupa la imagen que das al resto del mundo?


Sí, obviamente. Siendo artista la gente te juzga y se forma su opinión de ti.


¿Cuál es la peor experiencia que has vivido en tu vida?


¿Me quieres hacer llorar? No sé, hay muchas. Ha habido muchas cosas tristes en mi vida.


¿Cuál es el peor insulto que has tenido que leer sobre ti?


Más que insultos, me han dolido más las mentiras.

¿Crees que es importante ser vulnerable?


Muchas veces trató de ser más fuerte de lo que soy y la persona que termina herida soy yo. Al tratar de hacerme la fuerte, la gente trata más duro de bajarte y a veces ser vulnerable y enseñar tus sentimientos reales los para. He aprendido a decir las cosas que me duelen.


¿Te has tenido que hacer una coraza al ser mujer LGTBIQ+ mexicana en Estados Unidos?


Sí, sí. Siento que he tenido que ser más fuerte de lo necesario. A veces la gente no entiende el trabajo que cuesta representar a las comunidades que represento.


¿Te consideras feminista?


Quiero la igualdad y el respeto. Quiero que los hombres no se ofendan cuando no son necesarios en una situación. Pero del tipo agresivo que dice “que se mueran los hombres”, no es mi rollo tampoco.


¿Hay alguna causa social en la que creas que deberías involucrarte?


Sí, bastantes. Desde el principio de mi carrera he estado involucrada en hablar sobre los hijos de inmigrantes mexicanos, las mujeres o el racismo. Siempre he sido muy vocal y he hablado sobre eso.


Sobre el racismo, ¿lo has sufrido en tus propias carnes? ¿Te han dicho “vete a tu país”?


Sí, sí. Ha habido lugares donde he ido que siento que no me miran muy bien y se me olvida que tengo tatuajes, que soy latina y que me veo diferente. En cualquier país del mundo, hay personas ignorantes y debemos saber que ese era el “Viejo Mundo”. Tenemos que tratar de cambiar el mundo y de mejorar las cosas.


¿Qué son las etiquetas para ti?


Ni me van ni me vienen. Con que no me falten al respeto si necesitan esas etiquetas para poder saber dónde ponerte me va bien. La gente no me ha podido etiquetar desde el principio. Hay muchas veces que hablo inglés, hablo español, me visto así o me visto asá… La gente no sabe dónde ponerme y eso los hace echarse para atrás.


¿Que dirías aquellos que promulgan discursos de odio?


Trato de tener conversaciones con esas personas y trato de enseñarlas, pero al final si estás hablando con alguien y es súper ignorante y no hay nada que hacer… Voto por mandarlos a una isla donde vivan ellos solos y que sea un “hunger games”. Que entre ellos mismos averigüen que tienen que hacer.


¿Qué te queda por hacer?


Ser feliz, ver a mi hijo crecer. Compré un rancho, tengo chivos, gallinas y frutales. Quiero tener una vida completa y no quiero definirme por lo que ha sido mi carrera de rap. Siento que tengo más cosas que ofrecerle al mundo.


¿Estás preparada para volver a enamorarte?


Ahora no sé. Llevo muchos años sin estar sola, siento que tengo que aprender a quererme un poquito más y después ya veremos.