Buscar
  • Redacción Folie

BELLA HADID, CHLOË SEVIGNY y MEGAN THEE STALLION rinden tributo a THIERRY MUGLER

Lo hacen a través de un fashion film de Casey Cadwallader para presentar su nueva colección con Thierry Mugler.

"Esta temporada, me moría por que las paredes hicieran boom", exclama Casey Cadwallader. Para la temporada SS22, el director creativo de Mugler ha querido salirse de la escena. En la tercera y última entrega de la trilogía de fashion films de Mugler y Torso Solutions, las musas de la firma, Bella Hadid, Chloë Sevigny, Dominique Jackson o Megan Thee Stallion, nos llevan de paseo por Hollywood, con actuaciones que homenajean a las estrellas de la gran pantalla y a los iconos de Hollywood del pasado y del presente.


La teatralidad inspirada en la alta costura es el protagonista de este metraje. Tan solo hace falta ver cuando Bella sale de una limusina vintage con un catsuit Illusion que lleva al extremo el concepto de vestido desnudo. A este momento se unen las supermodelos de los 90 Amber Valletta y Shalom Harlow casi igual de desnudas, vestidas con un body Illusion y una sastrería recortada, el dúo se besa y se acaricia en el capó del coche en una secuencia hipnótica que canaliza una energía erótica que echa chispas. "Todos pensamos que la limusina tuvo mucha acción en los 90 porque hacía que todo el mundo se transformara en una especie de versión de estrella del rock. A todo el mundo le gustaba actuar en ese coche. Creo que Mugler siempre ha tenido que ver con la actuación. En mi caso, intento aportar ese dramatismo a través de la autoexpresión. Me impresionan muchos tipos de personas, y quiero contar sus historias y mostrar su alma al mundo" dice Casey.

Para rendir homenaje al difunto Manfred Thierry Mugler y a su afición por la interpretación, el gran final de la película ve a la primera bailarina Maria Kochetkova y a la superestrella de la moda Barbie Swaee protagonizar un emotivo número de baile. Actúan espalda con espalda llevando uno de los diseños favoritos de Mugler: un vestido halter de lentejuelas suspendido de un cuello de plexiglás esculpido, sacado de la colección de alta costura SS98 de la casa. "Esa escena significa mucho porque se trata de la pérdida, pero también de hacer que la herencia siga viva, de impulsarla y mantenerla viva", explica Casey. Para la colección SS22, ha reencarnado la icónica pieza de archivo.


Casey Cadwallader consigue lo que todos ansían. Confluir todas las disciplinas en una misma palabra: ARTE.