top of page
Buscar
  • Foto del escritorRedacción Folie

GINA LOLLOBRIGIDA ha fallecido a los 95 años

Fue una estrella internacional en el apogeo de su fama en los años 50 y 60. Tras abandonar la interpretación, se dedicó a la fotografía, la escultura y la política.

Nacida en 1927 en el seno de una familia de clase trabajadora en una zona montañosa pobre al este de Roma, Lollobrigida estudió escultura y se inició en el cine tras quedar tercera en el concurso de belleza Miss Italia de 1947 (la ganadora de ese año fue la actriz Lucía Bosé).


Conocida en su día como la Mona Lisa del siglo XX por su belleza, en el apogeo de su fama en los años 50 y 60, Lollobrigida fue un símbolo sexual internacional y una de las principales estrellas del cine italiano de posguerra, sólo superada por Sophia Loren, con quien mantuvo una enemistad permanente. En 2017, Lollobrigida declaró a un periódico italiano que "no buscaba rivalizar con nadie", mientras se describía a sí misma como la "número uno".


Su vida, a menudo turbulenta, fue una rica fuente de material para los paparazzi italianos y los escritores de cotilleos, aunque trató de proteger su vida privada, retirándose a una villa aislada en la antigua Vía Apia de Roma, decorada con sus propias esculturas y pinturas, así como con obras de arte que coleccionaba en sus viajes por el mundo. Lollobrigida, que protagonizó Salomón y Saba en 1959, admite que ha tenido innumerables romances, y en una ocasión declaró: "He tenido muchos amantes y sigo teniendo romances. Estoy muy mimada. Toda mi vida he tenido demasiados admiradores".


Cuando dejó de hacer películas, Lollobrigida buscó nuevos horizontes como fotógrafa y escultora, y también fue embajadora de buena voluntad del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y su Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Entre 1972 y 1994 publicó seis libros con sus fotografías, entre ellos Italia Mia (Mi Italia), The Philippines (Filipinas) y Wonder of Innocence (La maravilla de la inocencia), con los niños como tema.

En sus últimos años volvió a su primer amor, la escultura, y mantuvo una casa de verano en la ciudad toscana de Pietrasanta, una colonia de artistas donde trabajó con artistas como Botero. En 2008 expuso allí una muestra individual dedicada a su amiga, la fallecida cantante de ópera Maria Callas.


En 2013, cuando tenía 85 años, Sotheby's subastó sus joyas en Ginebra por 4,9 millones de dólares (4 millones de euros) y estableció un récord por un par de pendientes de diamantes y perlas, que se vendieron por 2,37 millones de dólares (1,9 millones de euros). La recaudación se destinó a la investigación de células madre.


“Las joyas están pensadas para dar placer, y durante muchos años he disfrutado enormemente luciendo las mías", declaró. “Vender mis joyas para ayudar a concienciar sobre la terapia con células madre, que puede curar tantas enfermedades, me parece un uso maravilloso al que darles".


En definitiva, una mujer más que excepcional que nos ha dicho adiós y de este modo nos quedamos sin una grande del séptimo arte.

Comentários


bottom of page