Buscar
  • Pablo Aragón Blanco

INTERVIEW: GUITARRICADELAFUENTE: ¿El folk contextualizado se hace mainstream?

“No tengo miedo de perder mi identidad, tengo miedo a que otros no la vean”

Álvaro Lafuente Calvo (Benicasim, 27 de agosto de 1997) alias Guitarricadelafuente ha conseguido pasar de ser un artista emergente a un artista imperdible. Con su nuevo álbum “Cantera” estrenado el pasado viernes 6 de mayo va a conquistar al gran público. En un café en la calle Velázquez de Madrid hemos dialogado sobre el mainstream, sobre las etiquetas y sobre las expectativas de la fama.


DE CUEVAS AL FIN DEL MUNDO

“Ahora sé que soy una cosa, pero no sé qué seré en cinco años. Cada uno se define como quiere”


¿Cuándo supiste que te querías dedicar a la música?


Cuando empecé a subir canciones y a buscar bolos. Lo pensaba siempre como algo inalcanzable, pensaba que no cuadraba en mi vida, hasta que se me planteó la oportunidad y la cogí.


¿Fueron duros esos momentos? ¿Cómo estabas en el transcurso?


Estaba estudiando arquitectura, dos de esos años estaba apuntado, pero no estaba centrado. Fue una época dura para mí al no encontrar a dónde pertenecía. Realmente es un poco cliché, pero la música fue una vía de escape y pensé: ‘voy a echar como toda la carne en el asador de alguna manera’.


¿Qué esperas de “La cantera?


Nada. Siempre pensaba que era algo inalcanzable y se me planteó, pues yo creo que desde entonces de manera innata como que nunca he tenido ninguna expectativa de futuro. Soy muy meticuloso y ambicioso de alguna manera del querer que esto llegue a mucha gente y que sobre todo que nunca pierda la verdad, pero creo que no tengo ninguna expectativa de futuro.


¿Tienes miedo de petarlo mucho?


Bienvenido sea. Previamente al entrar en Sony tenía un público más nicho. Al ampliar ese mismo espectro y que te metas en el mainstream y que se te considere mainstream es como que puedes perder el interés… No tengo miedo de perder mi identidad, tengo miedo a que otros no vean mi identidad.

¿Le dedicas a alguien el LP?


Para mí este LP es como un tipo de homenaje a Cuevas, el pueblo de mi abuela donde pasé mucha parte de mi vida y realmente es donde empecé a tocar y a conocer la música. Es el sitio donde confluyen todas estas influencias porque es donde las he conocido.


¿Cuál es tu canción preferida si tuvieras que elegir una?


Ahora mismo “Redondico”.


¿Cómo vives esa popularidad que has alcanzado?


Lo sentí más hace pues justo antes de pandemia cuando realmente tuve un crecimiento exponencial en muy poco tiempo. En un año estaba en mi casa y de repente estaba haciendo giras y llevaba pocas canciones bajo el brazo, me daba pánico el pensar que la gente solo se estaba quedando con ese atisbo de mí y yo tenía ganas, pues poder centrarme en trabajar un álbum y plasmar todas esas ideas se hayan mezclado en una plaza y desde allí haya muchas salidas a las que partir.


¿Eres una persona nerviosa?


Soy una persona muy tranquila, pero creo que soy como muy perfeccionista y muy control freak. Cuando algo se me escapa de las manos, me pongo muy nervioso y me entra mucha ansiedad y que intento controlar, pero es algo que no puedo. El resto del tiempo estoy muy tranquilo.

¿Quiénes son tus referentes?


Sueño con tener la carrera de Caetano Veloso. Desde que empezó ha tenido muchos viajes y ha experimentado mucho. Creo que ha sido alguien que ha perdurado y es como un icono, uno de las grandes voces del folklore latinoamericano. Sus canciones perduran y son atemporales.


Tienes 17 fechas en la Gira y más que faltan por salir… ¿dónde te hace ilusión tocar?


Tengo dos sitios. Uno es Zaragoza porque mis padres nacieron allí y fue donde se conocieron. Le tengo un cariño muy especial a Zaragoza, el disco tiene mucha representación de Aragón entonces es algo que quiero compartir y que lo sientan como suyo y la otra es el FIB. Antes hacían cada año un concurso de bandas emergentes y el otro día que anunció el FIB que iba al festival, me meto en una conversación y era un mensaje de 2017 diciendo: ‘¿Oye, este año hacéis este concurso de bandas emergentes?’ No me respondieron y el siguiente mensaje es: Guitarricadelafuente en el FIB de Benicasim… ¡Aquí estoy!


¿En qué te inspiras para componer?


En todo. En las vivencias de la gente. Creo que hay mucha parte de mí en mis canciones de felicidad, de desamor. Que no están narradas de manera literal, pero que yo sé que canción habla de cada cosa. En lo que más me inspiró o lo que más me fijo es, en intentar crear una imagen o que con una palabra te abstraigas y te lleve a ese recuerdo.


Define tu estilo en una palabra


Me gusta pensar que lo que hago es un tipo de folk contextualizado.


Si alguien tuviese que definirte, ¿Cómo lo harías?


Tranquilo, nervioso y disperso.


Has hablado antes del desamor y de las vivencias. ¿Has vivido muchos?


No tengo calle para para haber vivido el desamor.

Si tuviese una cámara en tu habitación… ¿Qué estarías haciendo?


Tocando el piano o tumbado.


¿Qué significa para ti ser influyente?


¿Soy influyente?


¿Qué es para ti influir?


Que alguien te pueda inspirar. Que encuentre un referente desde pequeño de algún tipo y que me ayude a definir quién quiero ser.


¿Qué son para ti las etiquetas?


Una mierda.


¿Te han etiquetado alguna vez?


En el amor o en el sexo las etiquetas, al final lo único que hacen es cohibirte y creo que es una manera anticuada de organizarte a ti mismo tus ideas y sentirte seguro de decir: ‘Vale, soy esto y ya está, me olvido’, pero creo que al final las personas somos energía, vamos fluyendo y vamos evolucionando. No se te puede etiquetar en una cosa porque vas a cambiar a otra.


¿Te has sentido cohibido alguna vez?


Para mí las etiquetas de identidad sexual es todo como fluido.


¿Ha habido un cambio en el tema de etiquetas en los últimos diez años?


Claro, porque hay más educación y porque en los últimos cinco años ha habido mucha más concienciación a la gente joven. Nos hemos educado en un ambiente mucho más visible y libre. Ahora tenemos referentes transexuales y homosexuales sabidos en la tele que antes no había. Me refiero el cohibirse como una manera de buscarse a sí mismo y abanderar eso. Para mi personalmente… voy viendo. Ahora sé que soy una cosa, pero no sé qué seré en cinco años. Cada uno se define como quiere.


¿Qué le dirías a esas personas que sufren rechazo por ser quienes son?


A la gente mal educada no hay que pedirle más.