Buscar
  • Pablo Aragón Blanco

INTERVIEW: PAULA LOSADA no es de cristal

“He socializado más en estos últimos meses que en toda mi vida”

ALAN ART

Paula Losada (07 de diciembre de 1999) ha aparecido por arte de magia en el séptimo arte. Y aunque no entraba dentro de sus planes, ha nacido para ello. El dramatismo y la intensidad de la que hace gala le vienen de perlas para conformarse como un futurible de la escena nacional y quién sabe si internacional. En su primer largometraje, Netflix, la crítica y los espectadores han alabado su interpretación. El futuro se antoja dulce para la joven de 22 años que ha crecido de golpe.


En más de 110 minutos de conversación descubrimos el empoderamiento de una mujer que no tiene problemas en el desnudo, las inquietudes por las letras en formato de guion y la reivindicación de ser la protagonista de su propia historia.


EL CINE SU PRIMER AMOR


Para quien todavía no te conozca, ¿cómo definirías quién es Paula en una sola frase?


Paula es una chica que le falta mucho por saber de la vida, pero le encanta encontrarse durante el camino.


Ha empezado ahora tu carrera como actriz con Las niñas de cristal, ¿Por qué te has querido convertir en actriz?


No tenía la idea de ser actriz. Ya había bailado toda mi vida y hacía casting de publicidad de anuncios de baile. Justamente necesitan bailarines para esta película y yo iba con la idea solo de bailar y me pidieron una improvisación. Iba solo a hacer eso, pero de repente me hacen una entrevista, me hacen también improvisar a nivel de acting y me acuerdo que después de bailar me dijeron: ‘Ahora vamos a tener improvisación un poquito más difícil. Imagínate que no puedes volver a bailar’ y ahí me rompí a llorar. Salí de esa reunión con súper bajas expectativas, de ahí fui al segundo casting y me replanteé mi futuro. Pensé en tantear este terreno. Aunque no me hubieran cogido hubiera seguido en clases de interpretación.

ALAN ART

Ahora, ¿dónde te ves?


Me veo en muchas más películas, pero va a depender de que los papeles que me puedan dar en castings se adecuen un poco al perfil que están buscando, porque el personaje de esta película es muy puro, Paula es muy Aurora. Me encantaría hacer una película de terror y me encantaría hacer teatro, pero tengo que trabajar mucho lo que es la proyección.


¿Cómo ha sido ser Aurora en “Las niñas de cristal”?


Un regalo. A través de Aurora he vivido muchas primeras veces. Hay muchas cosas de Aurora que yo en mi vida como Paula no las había vivido. Tengo que decirte que tuve un poco de trastorno de personalidad durante el tiempo que estuve en rodaje. No sabía muy bien diferenciar la verdad en que momento estábamos en set y cuando no.


¿Cuáles han sido las primeras veces de las que hablabas?


Yo no me había enamorado nunca y el personaje de Aurora sí. A mis 22 años nunca había tenido esa sensación con alguna persona y mirarle los ojos y tener el síndrome de stenham. Nunca había fumado y en la película fumo. Nunca había estado en una discoteca y recrean una disco en el set. Se tiene que entender que yo viví para la danza y lo de socializar se quedó súper out. He socializado más en estos últimos meses que en toda mi vida.


¿No te da un poco de vértigo esa sensación de estar quemando muchas etapas muy rápido? De la infantilización hasta los 21 años a ahora esto…


Me he dado cuenta de que cada vez que estoy con un grupo grande es llegar a casa y llego agotada como si me hubiera hecho una maratón. Cada vez que tengo que salir me preparo, tengo que estar ready para todo lo que voy a hablar. Me da un poco de vértigo, pero lo estoy disfrutando mucho. He conocido a personas este último año que me están dando muchísimo.


¿Tienes algún problema en exhibir tu cuerpo?


De hecho, en la película sale todo mi cuerpo. No tengo ningún problema porque incluso en mis redes puedes ver que mis fotos muchas veces son desnudos artísticos. Parece que sea una exhibicionista, pero es que no tengo pudor. Antes tenía miedo a como a colgar este tipo de contenido en Instagram, pero ahora desde que he visto que lo cuelgo y no pasa nada, digo para adelante.

ALAN ART

¿Qué es lo que menos te gusta de ser actriz?


Los tiempos. Lo que menos me gusta de ser actriz es lo que implica ser fuera, no tanto lo que es en set, sino el ir corriendo siempre. El estar por los demás y al final como que acabas el día y ni te has preguntado cómo estás. Cuando te quieres dar cuenta ha acabado y no lo llegas a disfrutar, porque siempre estás de un sitio al otro y marcado por unas pautas, por unos tiempos.


Si no pudieses vivir ni como actriz ni como bailarina…


Escribiendo un guion. Porque siempre desde pequeñita me ha gustado muchísimo escribir.


¿Cómo manejas la presión?


De cara al público la manejo muy bien, pero en mi casa me pueden coger bajones heavys. La danza me ha enseñado mucho a asimilar toda esta presión.


ESCRIBIENDO SU PROPIO GUION


“¿En qué momento empezamos a seducir por redes sociales?”


Tres adjetivos que te identifiquen


Creativa, lógica y dramática.


¿Eres romántica?


Yo creo que no, aunque escribo muchas cartas, entonces ahí sí que hay una parte de como súper Jane Austin. Digamos que soy un 50% romántica.

ALAN ART

¿Cuándo te sientes sola?


Muchas veces. Cuando bailaba en mi casa no se entendía mi presión o el querer hacer tanto algo que no dejas espacio otras cosas, entonces yo me sentía sola porque tampoco consideraba que tenía como muchos amigos y los amigos que tenía no eran tan sensibles como yo. En definitiva, cuando sé que algo me preocupa y no soy capaz de hacérselo saber a nadie me siento muy sola.


¿Te has sentido incomprendida muchas veces?


Sí, pero porque tampoco he dado espacio a que me comprendan.


¿Qué te hace llorar?


A parte de todo, cuando me dicen algo positivo sobre mi persona. No sé gestionar las cosas buenas, que me digan que hago algo bien, es como si no me lo creyera y en parte quisiera creerlo, es una lucha constante. Tengo cientos de vídeos grabándome mientras lloro porque es la cosa más bonita que hay en este mundo.


¿Cómo se seduce a Paula?


Con la honestidad. Y aunque suene a cliché me gusta que me hagan reír. A mí estos juegos de “me hago el duro” no me van. Si vamos a hablar, vamos a estar tres horas hablando, no hace falta que estés aquí 24 horas para mí, pero que podamos mantener una conversación de al menos, no sé… ¿10 frases? Eso de dejar en visto es horrible. Yo a veces pienso: ¿En qué momento empezamos a seducir por redes sociales? Es lo más peligroso que hay.


¿Comentario que has leído en redes sociales que más te ha dolido?


Por suerte no he tenido muchos, pero justo después de la película me dijeron que desde que he empezado con todo esto me estaba hipersexualizando por colgar una foto en bikini. Y pensé que no era verdad. Yo no cuelgo estas fotos para hacerme ver ni hacer sentir algo a nadie, lo cuelgo porque realmente me apetece.



La palabra hipersexualizar siempre trae consigo un resultado negativo, al igual que el sexo o el desnudo. Todo trae como una consecuencia denotativa que no la entiendo. Si tú te quieres llevar sexualizar porque te da la real gana te sexualizas y ya está…


Cada uno en redes comparte lo que quiere y de la forma que quiere.


Eres vegana. ¿En qué momento decidiste convertirte al veganismo?


En la cuarentena. Yo en verano de 2019 decidí ver un documental de Netflix y también me leí un libro. Al principio dejé de comer carne, porque ya me daba un poco de asquito, pero seguía comiendo pescado y huevos. No fue hasta la cuarentena cuando me dije: ‘No tienes nada que hacer, te puedes informar y tienes tiempo de que aprendas cómo realmente uno puede ser vegano sin que le falte de nada, o sea que no entren déficits’. Pensé: ‘Me hago vegana, aprendo recetas y cuando salgamos de todo esto sabré instaurarlo en mi rutina diaria’.


¿Dónde está el éxito para ti?


En ser capaz de dejar huella en las personas.


El otro día reflexioné sobre como cada persona en su fuero interno se ve como si fuese el protagonista de su propia historia. Como si fuésemos todos Bridget Jones con banda sonora incluida. Ahora bien, la gran pregunta es… ¿Hasta qué punto cada uno somos relevantes?


Nadie es imprescindible. Al final lo único permanente en esta vida eres tú mismo. Hay una lucha de querer ser relevante para las personas y ser importante, pero es que a su vez habrá muchas personas en la vida que conozcas, pero realmente tampoco sean importantes. Nosotros pensamos que todo el mundo que nos conoce es como que tenemos que ser esa persona que recuerden siempre, que la quieran y que sea la mejor…


Yo me lo imagino como yo soy el protagonista y el resto son personajes secundarios. ¿Entiendes lo que quiero decir? Luego lo piensas y seguramente para el vecino del cuarto, él es el protagonista de su película y tú eres figuración.


Exacto. Ay, me encanta ver la vida como una película. Ahora iré por la calle con mi música y me creeré la protagonista todo el rato. Ya hacía lo típico del coche de apoyar el brazo en la ventana con la música como diciendo no estoy pensando nada, pero ojalá tuviera una historia ahora para ponerme súper intensa.

ALAN ART

Yo pienso: ¿Cuánto le importa la gente lo que estás contando?


Se nota mucho en las personas cuando realmente están ahí o se han evadido de tu historia. Cuando te responden siguiendo un poquito el hilo todavía están ahí, siguen presentes, pero hay veces que dicen sí y te cambian de tema y pienso: ‘no tiene nada que ver con lo que te estaba contando, mejor me quedo con mi película sola y ya me respondo yo o ya me grabo en el espejo para darme mi propia respuesta porque no me estás ayudando’.


Leí un artículo sobre que te dejen en visto y de cómo nos afecta a nuestra autoestima…


Depende del visto, pero cuando estás en un momento en el que la conversación da para una hora más y te hacen un visto sienta mal. Dime que no te apetece y lo cortamos aquí, pero estas cosas no. Es lo que te decía al principio, dime: ‘oye, que no me interesa ya hablar más de este tema’. Vale, me sentiré igual de mal pero no es un visto, dame el porqué y así no me como la cabeza y me monto mi propia historia.


Siempre las historias que montas en tu cabeza van a ser peor que la realidad…


Siempre vas a poner un poquito de matices a la historia, hay que hacerla crecer para enganchar al espectador.


¿Hay alguna causa social en la que te gustaría participar?


Yo he participado a en mi casa con una asociación de niños con cáncer, siempre ayudamos en lo que podemos. Pero hay algo que me lleva preocupando un tiempo. Toda la gente que vive en la calle, tendríamos que poner un poquito más en ese sentido atención porque se ha normalizado. Nos parece normal que haya personas que tienen una casa y personas que no. No es normal que eso pase, lo ves desde pequeño y no le prestas atención. Hay gente que he podido ver muchos años y siguen ahí, seguramente todo el mundo piense que pueden encontrar trabajo fácil, pero no es así. Juzgamos por la apariencia y eso ya les pone un ban trop. Creo que llega un punto en el que realmente si nosotros nos acercásemos y hablásemos con ellos, nos dirían que no quieren formar parte del sistema. Prefieren vivir en la calle y vivir lo que tengan que vivir con las circunstancias que tengan antes que volver a estar bajo unas normas que no son humanas.


Creo que han entrado en un bucle de desesperanza. Algo les desterró y han perdido la esperanza… Si ahora mismo hablases con ellos y con los 7 billones de personas de la tierra, ¿qué gustaría decir?


No dejes de ser nunca el main character de tu propia historia. Habla solo cuando encuentres las palabras, deja que el tiempo, las horas, hagan de ti una vida.


¿Te has sentido alguna vez juzgada por ser mujer?


No, yo creo que no. Nunca me he sentido juzgada, pero sí que he estado delante de muchas bromas que parecían bromas, pero me han dolido por el hecho de que a lo mejor no lo piensa de mí, porque soy su amiga o porque me quiere, pero si lo piensa de otras mujeres. Y no solo lo he visto en hombres, también en chicas.


¿Qué es para ti la feminidad?


Para mí es como un rock and roll, una de cal y una de arena. La feminidad es lo que quieres que sea. ¿Hasta qué punto tenemos que separar lo que es masculino y lo femenino?