top of page
Buscar
  • Foto del escritorPablo Aragón Blanco

INTERVIEW: MENEND: “La meta es poder convivir con la industria de la música”

“No soporto la mala educación”

Irreverente, apolítico, transgresor y sin ninguna mordaza, así es Javier Toledo Menéndez o lo que es lo mismo Menend. Una de las promesas musicales a nivel nacional que ha llegado para quedarse. Sin pedir ni perdón ni permiso quiere que maleta en mano descubramos todo lo que nos quiere mostrar (que es mucho).


Por qué su “Equipaje” viene bien cargado de buenas sensaciones, de buenas intenciones y de un talento innato. Pero más allá del terreno musical, Menend es una caja de sorpresas debajo de ese envoltorio tan bien trazado. Un hombre que ha sufrido por amor, futbolero hasta la médula, fascinado por el séptimo arte, directo, positivo y que no cree que la cancelación sea la solución.


CON LA MALETA A CUESTAS


“Odio la política de cancelación”

¿Cuándo supiste que te querías dedicar a la música?


Cuando tenía 16 tuve una reunión con una multinacional, empecé a hacer unas demos con ellos que luego no fueron a nada, pero a partir de eso ya le dijeron a mi madre que necesitaba un ordenador. Me puse a hacer sesiones con ellos, me fui a la universidad fuera y es cuando me dije que, si a ellos les había llamado la atención, igual podía hacer algo que disfruto mucho haciendo. Aprendí a producir y hacer temas. Desde entonces mi visión ha estado siempre clara, no he parado en ningún momento y tampoco lo he dudado porque ha sido algo muy pasional.


¿Están siendo duros los inicios en este momento con el fin de adquirir cierta notoriedad?


Realmente son altibajos desde hace muchos años. Mi carrera empezó de manera seria en 2020 finales del 19, pero son altibajos. Al final cuando estás empezando todo es más complicado, pero también te pasa cuando estás ahí arriba. La gente a lo mejor tiene un año buenísimo, pero luego otros años está más de capa caída. Es algo que fluctúa mucho.


¿Qué esperas de “Equipaje”?


Espero que os guste y que en cierto modo un poco haga de carta de presentación de lo nuevo que voy a sacar que es una renovación tanto visual como de sonido, como de personaje. Las pretensiones a nivel números ya me las quité de la cabeza cuando vi que eso depende de medios externos y de la suerte. “Equipaje” simboliza un poco más esa transición y un primer paso para que las plataformas y el público puedan entender hacia dónde voy. Espero que cojan un poco la corriente y se sumen al wave.


¿Hacia dónde vas?


Pues el proyecto está pasando de lo que era muy urbano y muy en spanglish a algo que es mucho más melódico, mucho más abierto a nivel para todos los públicos y estoy explorando lo que sería una línea más pop.


¿Con quién te identificas?


No sabría decirte la verdad porque al haber tocado tantos palos y haber hecho tanta música tengo un estilo bastante mío, pero deriva mucho de influencias como The Weekend, Post Malone o Chris Brown. Todas estas influencias me las voy llevando de un género a otro y voy creando mi propio sonido.


¿Con quién te gustaría hacer un feat?


The Weekend probablemente. Ahora mismo no quiero hacer colaboraciones porque vengo de hacer “Walkman volumen uno”, que es un proyecto de colaboraciones que tiene 20 temas. Esa espinita ya me la he sacado. Admiro mucho a muchos artistas del panorama español e internacional, pero creo que mi ambición ahora mismo no es la de colaborar con ninguno de ellos. Es un momento para mí, para abrir mi propio camino y brillar yo en los temas.


¿Con quién te gustaría que te comparasen?


A nivel vocal me han comparado mucho con Chris Brown y a nivel producción se me ha comparado con Kanye West o con The Weekend porque son palos que me gusta tocar, pero no sé, creo que para cada cosa hay un artista que me gusta que me comparen.


¿Con qué sueñas?


Con que las cosas vayan bien y que pueda vivir de hacer esto de la manera que sea, porque al final me gustaría poder desarrollar Menend y también me gustaría una vez esté cansado de giras y de movidas poder seguir desarrollándome como productor y compositor para otros artistas. La meta es poder convivir con la industria de la música. No tengo muchas pretensiones porque he visto que esto cambia constantemente y solo te das hostias pensando de esa manera. No suelo pensar en un sueño más allá de que las cosas vayan bien, que esté contento con mi carrera y con la música que saco.


¿Es dura la industria de la música?


A momentos. Sobre todo, dependiendo de la experiencia de cada persona.


Si no pudieras dedicarte a la música, ¿a qué te dedicarías?


He estudiado la carrera de cine. Nunca como una ambición, siempre tuve claro que quería hacer música, pero me interesa mucho el cine. Me gusta mucho todo lo que lo engloba. Ahora mismo estoy empezando a dirigir mis vídeos. Es algo en lo que seguramente hubiese metido la cabeza. Después de eso estaría mudarme a Amsterdam y abrir una cafetería pequeña.

¿Te ves actuando?


Sí, sí, es algo que ha sido un picor mío durante mucho tiempo y que es algo que me gusta mucho y me apetece cuando lo hago en mis videoclips, así que seguiré haciéndolo.


¿Haces castings?


No hago castings, no nunca me ha dado por ahí.


¿Te molaría?


Que me cogiesen seguramente, pero el proceso de casting te hace muy vulnerable y hay que ser muy valiente para hacerlo. Todavía no sé ni si se me da bien actuar, aunque es un mundo que me interesa también.


¿Cómo afrontas las críticas negativas?


Soy un artista que prefiere arriesgarse y hacer la música que me gusta. No intento agradar a un público global ni a las plataformas. También creo que estoy en un punto de mi carrera en el que tampoco soy conocido suficiente para que me lluevan las críticas. A la gente que le llega a mi música si me dice algo es porque le ha gustado. A nadie le importo suficiente como para venir y echarme mierda.


¿Cómo fue colaborar en el Levi’s Music Project?


Muy guay, tengo muy buena relación con Levi's España. El tener la oportunidad de poder presentar temas del proyecto en exclusiva con un público que estaba plagado de mis amigos fue increíble.


¿Conseguiste todo lo que esperabas con “Walkman”?


Sí, yo creo que sí. Estoy muy contento con la recepción y las críticas han sido muy buenas. Ver como artistas como Don Patricio o Deva se han metido en mi estilo y han sabido hacer lo suyo es una pasada.


¿Cómo eres?


Tengo los pies en la tierra. A la vez tengo mucha confianza en mí mismo, soy una persona muy objetiva, humana, valoro mucho las relaciones personales, aunque también me gusta mucho estar a mi bola.


¿Qué te gusta hacer cuando nadie te ve?


Todas las mañanas suelo estar dormido. Cuando me despierto me compro un café al lado de casa y me puedo pasar dos horas escuchando música, mirando analíticas de Spotify, viendo videoclips en Youtube, escuchando los temas que tengo por sacar… Me puedo pasar horas delante del ordenador mirando todo eso. Soy una persona que disfruta mucho el tiempo solo.


¿Qué te gustaría decir a las generaciones que están por venir?


Que tengan un mayor spam de concentración. Que se tomen en serio las cosas que al final que la cultura no es algo que se tenga que hacer un poco tan deprisa y corriendo como parece que hay que hacerlo, que no debe ser tan inmediato, que no debe ser de 20 segundos o de minuto y medio, sino que tiene que ser lo que tú necesites para expresar algo. Es una pena que ahora sea más difícil que la gente se concentre porque si no eres capaz de prestar atención, no se puede hacer un arte más complejo.


¿Qué te hace feliz?


Casi todo. No soy una persona a la que cueste hacerle feliz.


¿Eres conformista?


Sí. No soy una persona súper perfeccionista y suelo disfrutar las cosas. No tengo una carga emocional que me haga estar de mala hostia. También soy una persona que vive mucho intentando que todo lo que vivo pueda ser una escena una película y eso me lleva a estar buscando experiencias constantemente.


¿Qué no volverías a hacer nunca?


El bachillerato no me aportó nada.


¿Qué deberían cocinar para seducirte?


En la cena es en lo último en lo que tienen que estar pensando para seducirme.


Algo que no soportas.


La poca educación. Los malos modales. Cosas que se hacen desde el egoísmo sin tener en cuenta a la otra persona.


Algo sobre ti que poca gente conozca.


Soy zurdo y la gente se suele sorprender. Y que esto es una marca de nacimiento no es un chupetón. La gente no se suele dar cuenta de que tengo una mancha roja en la cara.


¿Algún crush famoso?


La verdad es que no.


Describe tu relación con la moda.


No formo parte de ella, no la entiendo, no sé qué está en tendencia o que no, pero me gusta y es algo que me gusta incentivar en mi música y en mi proyecto. Asocio mucho la moda con la estética en general y siempre la tengo en cuenta. Es un mundo que me interesa, me encantaría poder formar parte de campañas o poder diseñar.


¿Con qué marca te gustaría hacer una colaboración?


Balenciaga me gusta mucho. Me parece muy guay.


Algo que realmente te guste y te de vergüenza reconocer


Me encanta el fútbol. El mundo de la música es bastante antifutbolero, se percibe muy de hombres y al final cuando estoy en ambientes de artistas más modernito da un poco de palo decir que te gusta el fútbol.

¿Qué es para ti el amor?


Tiene que haber un ingrediente de respeto a esa persona y una admiración. Es esa aceptación de la otra persona tal y como es.


¿Has sufrido por desamor?


Muchas veces.


¿Ayuda a componer?


Ayuda demasiado. De hecho, es muy difícil salir de ese tema. Soy una persona que suele escribir desde un punto de vista derrotista y suelo tender a tirar de esas cosas, de veces que me han podido hacer daño y las veces que yo he podido hacer daño.


¿Sueles hacer daño?


Sé que he hecho daño. No he sido malvado en ningún momento, pero creo que son situaciones complicadas. La industria en la que trabajo no lo hace sencillo, por mi personalidad y porque necesito mucho espacio para mí mismo no compatibiliza bien con una pareja.


¿Más allá de la música te consideras una persona complicada?


Soy muy easy going y es sencillo tratar conmigo.


Te voy a decir tres palabras y quiero que me digas lo primero que se te venga a la cabeza


Feminismo


Igualdad


LGTBIQ+


Igualdad


Raza


Igualdad


¿Crees en la política de cancelación?


No, la odio.


¿Entiendes que exista?


Entiendo que exista, pero me parece que es muy fácil a día de hoy que se cancele a alguien por casi cualquier cosa. Me parece bien que al descubrir algo o aprender algo sobre quién sea, decidas no formar parte de su vida o de su proyecto o de su situación de lo que sea, pero no me gusta en lo que se convierte, un linchamiento social. Cuando se convierte en algo tan salvaje, es un ataque que puede hacer mucho daño a nivel psicológico y no sabes con la salud mental de la persona que estás jugando. Igual le están empujando a la medicación, igual la estás haciendo mucho más daño del que él ha hecho originalmente y por eso creo que es algo que hay que medir. Por eso no apoyo la cancelación, por los lugares a los que llega.


¿Te consideras una persona libre?


Sí, muy libre porque me guio por mi objetividad en todas las situaciones. No tengo ninguna tendencia política, no soy una persona que haya crecido necesariamente religiosa ni formo parte de ningún colectivo de ningún tipo. Entonces soy libre completamente de formar mis propias opiniones sin que se me hayan inculcado. A raíz de salir a ver el mundo y de estar con un montón de gente muy diversa, he creado mis opiniones y son en las que me respaldo.


¿Crees que tu belleza te puede ayudar a triunfar?


Es un arma doble filo. De todos modos, ahora mismo la belleza clásica no llama la atención. ¿Por qué los modelos que ves en la pasarela suelen ser con caras peculiares que te pueden parecer guapos o no? Son interesantes y es lo que se busca ahora. Ya tienes en Instagram 10.000 millones de cuentas en Instagram de personas preciosas estándar que no te dicen lo mismo. Ahora los medios, el arte y las marcas buscan otra cosa. Hay un aburrimiento de lo canónico y por eso te quieren vender una estética diferente.


Comentarios


bottom of page