top of page
Buscar
  • Pablo Aragón Blanco

INTERVIEW: SERGIO MOMO: Un cuadro del romanticismo

“Cuando era pequeño quería ser estrella de Disney Channel”

PEPE LOBEZ

Sergio Momo (Tenerife, 12 de julio de 1996) lo tiene claro: Ha nacido para esto. Ya desde pequeño soñaba con formar parte del elenco de Hannah Montana y ayudar en sus andanzas a Miley Cyrus peluca en mano. Ahora ese niño soñador ha crecido y parece ser que ha cumplido cada uno de sus sueños. Pero quiere volar más alto y en su imaginario y en su cabeza las ideas no se agotan. Quiere más. Quiere poner bien de glitter y purpurina a fashion films. Quiere guiar su propio destino y quiere seguir en el paraíso llamado Edén.


La estrella del nuevo hitazo de Netflix nunca se ha enamorado, pero cree en el amor de la libertad, ese que no tiene ataduras. Preparado está para que gobiernen su corazón, pero no su vida.


LA VIDA ES UN CARNAVAL


“El amor es querer tanto que lo dejas ir”


¿Cómo empezó tu carrera?


Pues al principio lo veía como algo muy lejano antes de llegar a Corazza porque yo me crié en Tenerife y Corazza fue la manera más concreta que tuve de meterme en el mundo de interpretación y me enseñó todo el respeto y el trabajo duro que conlleva ser actor.


¿Fue muy duro mover toda tu vida de Tenerife a Madrid?


No, porque toda mi familia es de Madrid y entonces yo vivía con mis abuelos y más que duro fue como algo que deseaba. Deseaba empezar a estudiar, irme acercando poco a poco a la profesión porque al final en Tenerife estaba muy lejos de todo y lo más cerca que tenía era Hannah Montana.


El gran salto a la fama fue con Yeray de Élite, ¿cómo recuerdas aquel momento que te dijeron que el papel era tuyo?


Estaba en mi habitación, se lo dije mi abuela y me fui a Cuenca a sacarme el carnet porque sino no podía llevar ni Lamborghinis ni todos los coches de alta gama que tenían, así que no tuve mucho tiempo de darme cuenta que estaba en Élite porque me lo dijeron un viernes y un lunes estaba en Cuenca.


¿Te quedaste con el uniforme?


Ahí lo tengo. Siempre me quedo con cositas.


¿Con qué te has quedado de “Bienvenidos a Edén”?


Con una botella azul y con un collar.


¿Cómo fue interpretar a Yeray en “Élite”?


Fue una pasada porque era el personaje con el que más conviví hasta entonces y aprendí muchísimo, fue una gozada, fue un campamento de verano. Fue una experiencia inmersiva de lo que es la profesión, los tiempos, todo lo que conlleva un rodaje grande. Fue donde más he aprendido.


¿Cómo ha sido interpretar a Nico ahora en bienvenidos?


Ha sido totalmente distinto porque es un personaje que he trabajado desde un lugar muy diferente. Es mucho más contenido que yo, su expresión parte de un lugar totalmente distinto de donde puede partir mi expresividad y ha sido muy intenso.


¿Con que te identificas de Nico?


Bueno, físicamente se da un aire, me han dicho. Luego la determinación, aunque la mía está terapeutizada y parte del lugar mucho más sana que la suya, pero somos los dos muy determinados.


¿La contención es lo tuyo o no?


Es algo divertido trabajar siempre, pero tengo que tener un ojo ahí constantemente porque enseguida empiezo a contar más de lo que debería contar ya sea con el cuerpo o con la mirada.


¿Acudirías a una fiesta en una isla desierta?


Sí, pero tendría que preguntar primero quién va.


¿Hay derecho de admisión?


Sí, yo tengo que saber quién va, si va la gente que conozco y me cae bien. Necesito saber que va a haber un poquito de fantasía. Si no ni me acerco.


¿A dónde te gustaría llevar a Nico?


A lugares más tranquilos, a la sanación.


¿Cómo intentarías escapar de esa isla?


Pues va a sonar muy naif, muy ridículo, pero a través de la persuasión, del diálogo. Intentaría hablar con los que mandan allí porque no cabría en mi cabeza que alguien me retuviese en contra de mi voluntad.

PEPE LOBEZ

¿Cómo crees que va a ser la acogida de “Bienvenidos a Edén”?


Cualquier actor que haga cualquier proyecto quiere que lo vean porque sin un público actúo en mi casa. Creo que tiene todos los condimentos y todos los ingredientes para que sea una serie lo suficientemente atractiva, interesante para que la gente vea le desde luego los primeros capítulos. No hay nada parecido, somos tantos personajes y tan diferentes que se van a sentir identificados con algo de la historia ya sea por la historia en sí misma o por algún personaje.


Si no hubieses interpretado a Nico, ¿qué otro personaje de “Bienvenidos a Edén” te hubiese gustado interpretar?


Astrid (Amaia Salamanca).



Si no pudieses ser actor, ¿qué serías?


Me gustaría mucho ser director creativo de moda, hacer editoriales, fashion films, estilismos, etcétera. Es una cosa que tengo ahí.


¿Has pensado en ello?


Sí, he pensado en ello porque me gusta la narrativa a través de la pura estética, tipo fashion film, que ni siquiera tiene diálogo y se cuenta una historia o lo que sea.


¿Te imaginas dirigiendo el próximo videoclip de Belinda?


Yo te digo sí. bueno es verdad que es algo que me atrae mucho, date cuenta que mi película favorita del mundo mundial es Moulin Rouge.


¿Eres muy de purpurina?


Sí, date cuenta que me crié en Tenerife. Carnaval arriba y abajo, entonces yo me he criado entre purpurina, disfraces y pelucas. Siempre teniendo la posibilidad de salir de ti, de bailar y de festejar que es algo que tiene el carnaval.


¿Cómo te sientes tras volver de una fiesta o un evento donde ha habido mucho glitter?


Cuando empecé a ir a terapia había una serie de asuntos como estos que no terminaba de gestionar bien cuando llegaba a mi casa y me sentía solo. No estaba tan contento con lo que estaba haciendo cuando era increíble todo lo que me estaba sucediendo, entonces bueno aprendí a través de un trabajo personal a disociar un poco, a asumir cuál es la realidad y desde ese lugar más presenté poder disfrutar estos momentos de brillo y demás sabiendo que son efímeros y que no componen el absoluto de mi realidad, sino que son bueno, puramente circunstanciales. Y desde esta realidad puedo disfrutar todos los eventos, todos los brillos del mundo, porque sé volver a mi casa, que no es un elemento físico, sino que mi casa soy yo.


¿Qué es para ti el éxito?


Ayer vi un post de Instagram que decía: ‘Si te sientes mal o lo que sea, recuerda que estás donde querías hace cinco años’, es una tontería, pero lo leí y dije: ‘Es verdad’ y de repente se me quitaron un montón de problemas que tenía la cabeza,

El éxito mío es este. Tener una serie que presentar, tener esta conversación contigo o tener esta promoción etc. Esto va a sonar súper cursi, pero te juro que es que soy la persona que quería ser cuando yo tenía 12 años. Siempre he sido de proyectarme en el futuro y soy la persona que quería ser cuando tenía esa edad.


¿Dónde te ves dentro de 5 años?


Espero estar mentalmente en el mismo sitio, estar incluso más elevado espiritualmente, de flotar y llegar a los sitios flotando. Laboralmente me gustaría tener suficiente bagaje, experiencias y conocimiento de la industria como para poder tomar decisiones y contar historias.


¿Te ves haciendo algo fuera?


A mi actuar en inglés me gusta muchísimo realmente es por lo que empecé. Cuando era pequeño quería ser estrella de Disney Channel. No me lo tomo como una meta porque me conozco y cuando me pongo metas llego a la meta y digo muy bien… ¿Y ahora qué? Ahí viene la frustración que hablábamos. Sin embargo, si me pongo como algo que puede pasar y que me apetece muchísimo pues te digo… ¡sí, sí, sí! Firmo sin duda.


¿Cómo eres?


Soy un cuadro, pero un cuadro del romanticismo, con colores muy bonitos. Lo que pasa que es un cuadro como melancólico. Me permito mucho más cometer errores. Me gusta mucho bailar. Me gusta mucho la música desde muy pequeño, mi padre era músico mi madre era su representante. Entonces es algo que siempre ha estado como muy presente en mí. Me encanta salir a bailar, puedo estar hasta las 5 de la mañana bailando. En definitiva, un cuadro del romanticismo al que le gusta bailar y tiene mucho sentido del humor.


¿Qué es para ti el amor?


Es querer tanto que lo dejas ir. Me molestan mucho estos amores incondicionales de sin ti no puedo vivir. Perdona, vive tú, aprende tú a vivir como individuo y luego ya desde tu individualidad puedes conseguir un compañero que vaya contigo de la mano, que te acompañe en el camino de alguna manera, que si pasa cualquier cosa podrás continuar con tu vida.


¿Te has enamorado mucho?


Nunca me he enamorado. Tenía tanto el ojo en el trabajo que nunca he estado abierto a ello, pero ahora sí.


¿Qué te hace llorar?


Cualquier película de Disney y los regalos. Me emociona mucho que me regalen cosas o regalar. Ese ritual me emociona.


¿Te consideras una persona intensa?


Sí, pero porque no tengo otra manera de vivir la vida. Yo soy intenso, mi madre es intensa, mi abuela es intensa. Vengo de un linaje de intensos, somos todos cáncer.

bottom of page