top of page
Buscar
  • Foto del escritorRedacción Folie

LOUIS VUITTON CRUISE 2024: “Tendencia La Sirenita”

El agua se convirtió en un tema inesperado del desfile Crucero 2024 de Louis Vuitton, no sólo por la ubicación del desfile en la isla privada Isola Bella, sino por la tromba de agua que hizo trasladar el desfile.

Lo que iba a ser un espectáculo al aire libre a la hora del atardecer se trasladó en cambio al interior a última hora. Y con las claras referencias a este ser mitológico no desentonaba en tal localización. Claro está que Ghesquière no da puntada sin hilo y tras ver como el live action de La Sirenita iba a ser un éxito, ha querido tomar referencias del universo marítimo con más fantasía.


El resultante final ha sido un cruce armoniosamente hibridizado de ideas sobre la ropa que chocan, confunden, pero que brillan por su lentitud. Prendas que yuxtaponen la ropa deportiva y la formal, la tecnología y el romanticismo, la ciencia ficción y el barroco, la estructura rígida y el romanticismo suave como un pétalo. Desafían cualquier categorización fácil, y a menudo pueden parecer un antídoto radical contra los arquetipos ultratradicionales de las casas patrimoniales o los básicos comercializados considerados "lujo tranquilo". Esta colección, como todas las buenas colecciones Cruise, tiene un argumento distinto inspirado en el lugar del espectáculo.


"El misterio de los lagos que uno imagina poblados por criaturas fantásticas, hoy están aquí", explicó Nicolas en una entrevista. "Podría ser un wyvern posmoderno, una criatura legendaria, una especie de sirena de agua dulce que vive en ríos, estanques y lagos. Piedras preciosas adornan su frente. Seduce a los hombres colocando joyas en la orilla y atrayéndolos a las profundidades. Pero esta vez, es ella quien se aventura en tierra firme para reconectar con el reino vegetal... Una progresión de lo acuático a lo botánico".


El título oficial de la colección era "Botanical Cruise", una mezcla de mitología submarina y pragmatismo terrestre. Escamas de pez con lentejuelas y trajes cortesanos para acomodarse en el palazzo de paredes de mármol, zapatillas retro y pantalones cortos de ciclismo de cachemira cepillada para subir las colinas empedradas.


Bien de cuentos de hadas everywhere.

Comentarios


bottom of page