Buscar
  • Pablo Aragón Blanco

Paula Usero: Una mujer de principios

“Las mujeres estamos en el punto de mira todo el tiempo”

Sin palabras. Así nos hemos quedado con Paula Usero. Una mujer que consigue que queramos que las horas y los segundos se difuminen en el tiempo. La que fuese nominada al Goya como mejor actriz revelación por La boda de Rosa se revela contra las injusticias. Con una voz y un altavoz que lleva a los confines de la tierra nos habla sobre los cánones establecidos por la moda y sobre un feminismo entendido sin etiquetas. Desde ya mismo nos declaramos fan absoluto de cada centímetro de su ser.


SER O NO SER

“Cuando empecé no llegaba a fin de mes, tenía dos trabajos, uno en una tienda de ropa y otro de guardarropa en una discoteca que odiaba porque estaba llena de babosos”


¿Cómo empezaste tu carrera? ¿Por qué te convertiste en actriz?

Empecé desde muy pequeñita a hacer publicidad. Llegó un momento en el que crecí y dejé ser la imagen de muñecas Famosa. Yo quería estudiar Criminologia, pero la nota no me daba y me metí a Ciencias Políticas, donde hacía todo lo posible por no ir a clase. Tenía unos amigos que estaban estudiando Comunicación Audiovisual y un día me dijeron: Oye, vamos a hacer un corto para clase, ¿tú querrías venir y hacerlo? Y dije: ¡Hombre, pues claro!; Estaban tan contentos conmigo y el profesor les dijo: Oye, esta chica que lo haga todo porque lo va a hacer muy bien. Este profesor me insistía en que debía ser actriz. Me di cuenta entonces que yo amaba esta profesión, así que hice las pruebas de acceso para la Escuela Superior de Arte Dramático de Valencia y me cogieron.


No sé si has visto las declaraciones de Candela Peña en los premios Platino en los cual ha sido galardonada, pero ha dejado claro que no tiene un duro en la cuenta bancaria. ¿Tan difícil es vivir de esto?

Es difícil. Yo he tenido muchísima suerte, pero es cierto que estuve unos meses muy mal porque no tenía la representante adecuada. Hasta que tuve mi primer trabajo que estás en el lugar y hay alguien que te está queriendo escuchar. Tienes que tener mucha suerte para poder ir enlazando proyectos, no a todo el mundo le pasa.


¿Qué le debes a “Amar”?

Me han dado la oportunidad de volar y de experimentar con mi creatividad. En amar me dieron mucha libertad y he aprendido muchísimo. Una serie diaria es un curro absolutamente costoso en el que tienes que estar muy focus cada día, tienes que tener las cosas muy claras de dónde estás y qué quieres hacer. Entré como un personaje que a priori era muy pequeñito, de un par de meses. Luego le dieron la vuelta al personaje y se enamoró de una mujer. Nos dio muchísima pena tanto a Carol como a mí cuando nos fuimos de allí porque era una familia. Al final compartíamos cada día desde las seis de la mañana hasta las seis de la tarde.


Te dio la oportunidad de hacer Luimelia, ¿Qué significa para ti?

Cuando nos presentaron por donde querían llevar la trama nos quedamos un poco flipadas. Cuando nosotras decidimos no continuar en la serie de amar porque llevamos mucho tiempo se dieron cuenta de que perder a Luimelia era perder un filón. Era una oportunidad para hacer todo lo que nos apetecía hacer en “Amar” y que no podíamos hacer por horario infantil. Nos dieron un espacio alternativo donde nos hemos sentido muy libres y sin reparos a hacer nada.


¿Cómo haces para que las emociones de tus personajes no influyan cuando la cámara deja de rodar?

Es muy difícil no llevártelo a casa y no contagiarte de la emoción. Soy una persona muy sensible que tiendo a perder fácil el equilibrio y me cuesta mucho no traerme a casa mis cosas de la ficción. El otro día estaba viendo una función de teatro y estaba hipnotizada. Estos son el tipo de actores en los que deberíamos de poner el foco y a los que deberíamos dar más trabajo.


¿Cuál es tu opinión sobre las plataformas en streaming?

Nos están dando mucho trabajo y podemos tener pan en la mesa. Aunque se están produciendo algunas cosas que le restan valor a la industria, porque se está haciendo mucha cantidad sin importar tanto la calidad. Nos educan a través de las pantallas y deberían dejar la violencia, las violaciones, el machismo, la homofobia, la xenofobia… Si hacemos algo, que por lo menos nos ayude a ser mejores personas. A no ser que quieras contar que estamos en 2135 y estamos mirando al 2021 riéndonos de lo incultos que éramos en ese momento y lo mal que estábamos como sociedad.


¿Lo has querido dejar en algún momento?

Cuando yo vine a Madrid por primera vez en septiembre del 2016, me vine con muy poquito dinero que para mí entonces era un montón. Me di cuenta que era muy dura la vida en Madrid, que me iba a costar mucho sobrevivir sola. No conocía a nadie y estaba muy perdida. De hecho, me fui de Madrid el mismo día que hice el casting de Velvet Colección. Pensaba que no me iban a coger. Había hecho como quince pruebas en diez meses. No llegaba a fin de mes, tenía dos trabajos, uno en una tienda de ropa y otro de guardarropa en una discoteca que odiaba porque estaba llena de babosos. Llegaba a las seis y media de la mañana temiendo por mi vida pensando que no llegaría nunca a mi portal.


Has hablado de los de los quince “noes”, ¿cómo los viviste en aquel momento y cómo los vives ahora?

Muy mal porque era muy frustrante. Hay mucha gente que cuando empiezas te trata mal. No te cuidan cuando vas a hacer castings, no te conoce nadie, no te quieren y no te protegen. A día de hoy, yo sigo haciendo muchas pruebas y es bonito porque nos entrenan. Me sigue costando canalizar el NO cuando algo me ilusiona mucho.


¿Cómo ves ese punto de que a cierta edad las mujeres en el cine solo sirvan para ser madres? ¿Crees que está cambiando este tipo de papeles? ¿Se les está dando oportunidades a señoras de 50 años a enamorarse, a vivir su primer amor?

No hay mujeres de 50 que pinten mega atractivas y que vayan por la vida barriendo con todo y que la gente les adore. No existen este tipo de personajes. Espero y confío que guionistas y creadores de series se pongan a ello. Va a llegar.


Pero es verdad que luego ves como sale la imagen de “And Just like that” de Sarah Jessica Parker y se han criticado sus arrugas y sus canas…

Los medios crean titulares y el mundo de la moda, mostrando a niñas esqueléticas desfilando por pasarelas, instauran cánones. Ambos dos hacen daño al mostrar un reflejo de la sociedad que no es real. Ahora hay un montón de ilustradores que dibujan tetas y yo siempre busco a ver cuales son las que más se parecen a las mías y digo: ¡Qué feas! Porque es que estamos todo el rato dibujando y haciendo una teta bonita. A lo mejor todas las tetas del mundo no son bonitas o normativas.


¿Y qué es lo bonito?

Para algunos medios lo bonito es lo pequeñito. Todos los cuerpos son distintos. Todo es bonito, porque no hay un boceto de ser una persona físicamente perfecta. También hay algo que lo tienes tan interiorizado y tan grabado a fuego que, aunque tú intentes luchar contra esto, el quererte y el body positive, tampoco puedes.


¿En dónde te vamos a ver próximamente?

Acabo de terminar de rodar una película que se llama Llenos de gracia junto a Carmen Machi. Mi personaje es la coprotagonista de esta historia tan bonita que se estrenará el 8 de julio del 2022.


SIN ETIQUETAS


“Que cada uno sea lo que sea en libertad, pero libertad de verdad”


¿Cómo es Paula?

Una persona muy generosa, muy familiar. Mi hogar es mi oasis de paz y tranquilidad. También me molestan mucho las injusticias. Me duelen, me hacen estar triste y avergonzada de la vida y de la sociedad. Me gusta ser un poco luz en el camino para las personas que quiero.


¿Cómo viviste tu adolescencia? ¿Cómo te afectó el bullying?

Es una cosa que yo nunca he ocultado y que creo que cuanta más visibilidad se le dé, más real lo va a hacer. Son fases de la vida, que creo que desgraciadamente no son cosas que se cultivan solas. Los niños no se despiertan un día y deciden hacerle bullying a alguien. Es algo que escuchan en casa. Escuchan de otros compañeros y se unen por no sentirse solos y juzgados y de este modo sentir que pertenecen a un lugar. Yo creo que ese es el mayor de los problemas de la gente que hace bullying, la sensación de necesidad de pertenecer a algún lugar en concreto y ejercer poder sobre alguien pone mucho.


¿El poder pone?

Absolutamente. A la gente que ejerce el poder sobre otros les gusta mucho esa sensación.


¿A las personas que te maltrataron psicológicamente en el colegio les gustaba verte indefensa?

En mi caso era algo que fue implantado en las casas de estas personas. Si te juntas durante los 10/11 años con un grupo de personas, tus padres son en común amigos y de repente un día esa niña decide pegar a su amiga es como un cambio de chip muy extraño. O bien sucede porque ha habido comentarios, o por qué quizás dos personas en algún momento se han sentido inferiores a ti y han decidido luchar por su espacio. Es realmente terrible tener que ir cada día a un sitio que sabes cómo llegas, pero no como sales.


¿Has sabido algo de esas personas?

Claro, tengo gente en común. Algunos me han escrito por redes sociales. Es muy gracioso porque no se como pueden creer que los voy a contestar.


¿Qué opinas de que una persona tenga que salir del armario con su familia y amigos en pleno 2021?

A mí me han preguntado muchas veces en entrevistas sobre mi orientación sexual. Y siempre pienso: Déjame ser lo que quiera. ¿Por qué te lo tengo que decir? ¿por qué tengo que colocarme una etiqueta? ¿Por qué tengo que decir que soy heterosexual, bisexual u homosexual? Déjame en paz, déjame que yo sea lo que quiera ser.

Porque quizá si digo soy X, a lo mejor no es cierto. A lo mejor mañana no será así. Entonces déjame que viva y que disfrute de mi sexualidad.


LUPE DE LA VALLINA


¿Tenemos un problema con las etiquetas?

Sí. Una amiga me contó que sus propios amigos cuando dijo que se había enamorado de una chica, le decían: ¡Es pasajero!

A mí también me han gustado las chicas, que también me gustan… ¿Cómo no me van a gustar? ¿Cómo no? Quiero decir es una pena que todo haya que etiquetarlo … ¿si me gustan soy tal…? Pues no, yo en este momento comparto mi vida con un chico y estoy muy a gusto, pero igual en algún momento me gusta una chica. ¿Y qué? Que cada uno sea lo que sea en libertad, pero libertad de verdad.


¿Cuándo ha sido la última vez que has tenido miedo a hacer algo?

Me da miedo en lo que nos estamos convirtiendo. Pensar que un día todo esto hace pum. Es una cosa circular. No quiero ni pensarlo, me da pánico.


¿Te preocupa tu aspecto físico?

Muchísimo. Lamentablemente muchísimo. Debería de querer y amar mi cuerpo tal y como es. Pero no me dejan, no se me permite. Las mujeres estamos en el punto de mira todo el tiempo. ¡Déjame tener tripa y celulitis! ¡Déjame! Es que no estoy hecha para estar perfecta todo el tiempo. Cuido mi alimentación, hago deporte y si no cumplo con los cánones de belleza será porque no soy una persona de hueso flaco y me viene por descendencia.


¿Hay alguna causa social en la que creas que deberías participar?

Ahora he participado en una campaña que ha lanzado UNICEF sobre la salud mental. Empecé hace un año terapia, ya había ido de pequeña por el tema del bullying, pero nunca me había sentido demasiado a gusto con la persona con la que hice terapia, porque al final sentía que la culpa de todo era mía. También soy una persona que está muy activa en cuanto al colectivo LGTBIQ+. Creo que tenemos la posibilidad de influenciar un poco las mentalidades de las personas ya que tenemos un micro ficticio e invisible y si lo podemos utilizar está bien hacerlo y mojarse.


¿Qué es lo que más te ha creado ansiedad?

Sentir que era una estafadora. Sentir que no era una actriz de verdad y que mi trabajo era una mierda. Sentir que no tenía un lugar en este mundo. Sentir que tenía que demostrar algo que no era a través de las redes, a través de mis personajes. Tener que cumplir con algo que se había impuesto. Me ha costado mucho separarme de algún personaje y por fin sentirme libre de ser Paula por la calle.


¿Qué les dirías a todas aquellas personas que promulgan el discurso del odio?

¡Qué horror! Es gente lamentable. Ojalá la vida les devuelva todo lo que hacen y todo lo que promulgan. Esas personas que hacen los discursos de odio están en un lugar muy privilegiado. Y saben que eso jamás les va a ocurrir a ellos. Pero ¿y si les ocurriese a ellos?


¿Viste el cartel de Vox de los menores no acompañados en el metro?

Lo vi y flipé. Era como… Pero, ¿qué es esto? ¿cómo es posible que esto esté aquí a un metro que pasan miles de personas al día? Me quedé muy sorprendida y me da mucha pena porque somos todos seres humanos y deberíamos de cuidarnos entre nosotros. A la gente que está en el poder y maneja las cuentas del Estado, les damos el enorme privilegio de gestionar el país, de gestionarnos la vida, de crear leyes que sean mejores para todos. Creo que deberíamos de intentar hacer lo mejor posible, dejar de tener enfrentamientos los unos con los otros y de verdad aunarnos para crear el mejor país del mundo. Y creo que esto no está en la cabeza de ninguno. Ninguno se levanta cada día diciendo hoy voy a hacer que España sea el mejor país del mundo. Creo que no. Ese es un problema. Es gente muy inculta y muy ignorante. Solamente hace falta escucharlos, parece que no se hayan leído un libro de historia en la vida, que no se hayan interesado por ni siquiera en ver películas sobre la segunda guerra Mundial o la guerra civil. Los españoles también nos exiliamos, solo hay que colocarse en el lugar del otro. Son personas 0 empáticas. Señora Monasterio, ¿usted tiene hijos? Si sus hijos en algún momento se ven huérfanos y se encuentran solos en el mundo y deciden irse a otro país, ¿cómo sería? La gente que decide irse de su país es gente muy valiente. No vienen con nada porque todo lo que tienen lo tienen que vender para pagar a las mafias que los traen. Cuando llegan aquí, en vez de abrazarles y darles comida y asegurarles un futuro mejor, les estamos dejando que estén en la calle, vendidos o vendiendo en la calle.


Cristina Seguí, colaboradora de OKDiario criticó las desoladoras imágenes en las que un hombre se abraza desconsolado a una voluntaria de la Cruz Roja y escribió lo siguiente: "Pocas imágenes reflejan mejor la decadencia moral de esta gente y sus discursos buenistas. Oenegista abrazando a un ilegal tras pasar 4 min en las “gélidas” aguas mediterráneas, y él aprovechando la turgencia de sus senos...

Es una mentalidad absolutamente machista, anclada en el post franquismo. Me parece despreciable. Insisto. Es despreciable que alguien critique eso y haga esos comentarios tan sexualizados sobre una mujer que lo único que está haciendo es abrazar a una persona que está muerta de frío, muerta de hambre y muerta de miedo. Las mujeres ya tenemos suficiente con la sexualización de nuestro cuerpo, lo último que necesitamos es que una mujer nos sexualice más.


Fuera sidosos de Madrid. Fuera maricas de nuestros barrios…

Bueno, bueno, bueno. Esto debería de estar prohibido y condenado. No se puede tolerar, no es libertad de expresión. Es que están haciendo apología de algo muy chungo.