Buscar
  • Redacción Folie

REBEL WILSON fue chantajeada por THE SYDNEY MORNING HERALD

Un periódico australiano planeó sacar del armario a Rebel Wilson antes de su histórico post de Instagram.

GETTY IMAGES

El 9 de junio, la actriz y comediante australiana confirmó su romance con la fundadora de Lemon Ve Limon, Ramona Agruma. "Pensé que estaba buscando un príncipe Disney... pero quizás lo que realmente necesitaba todo este tiempo era una princesa Disney", escribió en Instagram junto a una foto de ambas. Wilson, que aún no ha definido su sexualidad, concluyó su pie de foto con emojis de corazones de amor y arcoíris, así como con el hashtag, "#loveislove".


Aunque la actriz recibió el apoyo universal de sus fans y de sus compañeros de profesión, ahora nos hemos enterado que esta foto vino dada por un chantaje por parte del The Sydney Morning Herald.


El 11 de junio, el “periódico” en cuestión publicó un artículo de opinión del columnista privado Andrew Hornery en el que revelaba que el periódico había planeado publicar un artículo sobre la relación de Wilson con Agruma.


“En un mundo perfecto, "sacar del armario" las relaciones de los famosos del mismo sexo debería ser un concepto redundante en 2022. El amor es el amor, ¿no? Como Rebel Wilson sabe, no vivimos en un mundo perfecto. Así que fue una abundancia de precaución y respeto que este medio de comunicación envió un correo electrónico a los representantes de Rebel Wilson el jueves por la mañana, dándole dos días para comentar su nueva relación con otra mujer, la diseñadora de ropa de ocio de Los Ángeles Romona Agruma, antes de publicar una sola palabra” dijo Hornery.


Hornery continuó diciendo que advertir a Wilson de la historia fue un "gran error" y que su post de salida del armario "hizo saltar la historia. Su decisión de ignorar nuestras discretas, genuinas y honestas preguntas fue, en nuestra opinión, decepcionante", dijo.


En sus palabras se especifica como la actriz se adelantó a las rotativas que iban a desvelar su intimidad. Un acto clasificado como periodismo que no es tal. Al fin y al cabo, ¿alguien tiene derecho a revelar los aspectos más íntimos de una persona sin pagar un peaje? ¿Es lícito en 2022 tener que chantajear a una persona para que desvele su identidad sexual? El amarillismo debería dejar de existir.