Buscar
  • Redacción Folie

¿Rusia tiene una lista contra los defensores del colectivo LGTBIQ+?

Rusia tiene supuestamente una lista de "periodistas, activistas y defensores de los derechos de los homosexuales. Serán asesinados o enviados a campos de concentración" para castigarlos en caso de que invada Ucrania.

La información fue revelada en una carta filtrada enviada el 20 de febrero a Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.


Bathsheba Nell Crocker, representante de Estados Unidos ante la Oficina Europea de las Naciones Unidas, escribió que Estados Unidos tiene "información creíble que indica que las fuerzas rusas están creando una lista de objetivos de ucranianos para ser asesinados o enviados a campos en caso de una ocupación militar, entre ellos periodistas, activistas y defensores de los derechos de los homosexuales. También tenemos información creíble de que las fuerzas rusas probablemente utilizarán medidas letales para dispersar las protestas pacíficas o para contrarrestar de otro modo los ejercicios pacíficos de resistencia percibida de la población civil", continúa su carta. "Concretamente, tenemos información creíble que indica que las fuerzas rusas están creando listas de ucranianos identificados para ser asesinados o enviados a campos tras una ocupación militar".

Rusia tachó las afirmaciones de "falsas" y negó rotundamente tener una lista de este tipo. Dmitry Peskov, portavoz del Kremlin, dijo: "Esto es una falsedad absoluta. Es una mentira. Se trata de algo totalmente inventado. No existe tal lista. Es falsa".


Cabe señalar que tampoco debería resultarnos extraño ya que, en Rusia, menos de la mitad de la población cree que las personas LGTBIQ+ deban tener los mismos derechos que las heterosexuales. La homofobia está también en la legislación. En 2013 se aprobó una ley que castigaba a las personas homosexuales por hacer “propaganda de relaciones sexuales no tradicionales”. En el país de Vladimir Putin, la historia habla por sí sola: la homosexualidad fue considerada delito hasta 1993 y trastorno de salud mental hasta 1999.


Nada más que añadir señoría.