Buscar
  • Marina López-Quero

Sostenibilidad en la moda: Firmas eco y su transición

El slow fashion, ¿Cómo conseguir los outfit más chic y sostenibles?


ECOALF

El slow fashion está de moda y no solo porque nosotros lo digamos, sino porque nuestra conciencia medioambiental también lo está. ¿Cuántas veces habremos sido conscientes de movimientos dentro de la industria textil como el tema de la explotación, discriminación laboral y conflictos medioambientales? Este término apareció como una reacción a estas nuevas verdades sobre el fast-fashion o moda rápida y contraponiéndose al modelo de producción masivo.


Cuando hablamos de esta industria, comprendemos que es un sector vivo y cambiante. Durante los siglos, la moda ha ido resurgiendo y evolucionando culturalmente, desde los movimientos más punks como los Sex Pistols a los pop de los 90’ de Britney Spears. Aunque hemos de reconocer que es prácticamente nuevo en las empresas el término I+D, sobre todo en este sector que desde la revolución industrial no había evolucionado en cuanto a la forma de hacer las cosas.


Pero, como todo buen arte, en la moda subyace lo más intrínseco de cada época y de lo que nos espera. Este slow fashion no hacía más que esperar a salir a flote acuñando la personalidad de un nuevo consumidor. Como compradores ya no solo nos fijamos en la parte estética de una prenda, si no que también comenzamos a fijarnos en los materiales, dónde se fabrica y el cómo.


En este siglo XXI, Instagram y Tik Tok son prácticamente las plataformas dónde las influencers de moda dan el “boom”, pero lejos de la fast fashion y los desfiles de haute-couture podemos vislumbrar que las nuevas generaciones se rigen por lo que hay detrás de cada estilismo. El mensaje subliminal de estas trends lookers es más el ser “cool” que el simple hecho de ir mona. Dos términos que en esta nueva ola son, en conjunción, la nueva moda y lo que vuelve a ser el concepto de tener estilo.


La moda ha evolucionado a ya no ser solo una tendencia, sino que también es un modo de pensar y concebir la moda desde un hacer consciente, ético y respetuoso.


Es tanto el cambio hacía el movimiento zero-waste, en todas sus vertientes, que actualmente el Gobierno ha tomado cartas en el asunto con el proyecto de Ley de Residuos y Suelos, abogando por la economía circular. Si, si, ¡como lo oyes! Este nuevo cambio de rumbo en las políticas económicas tendrá un gran impacto en la industria textil, un sector que según la ONU es la segunda industria más contaminante después de la petrolera. En este sentido, cualquier excedente de stock no podrá ser destruido y obligará a reutilizar los materiales textiles pagando una ‘ecotasa’. Todo suena fantástico, pero si ya las marcas eco no estaban al alcance de todos, quizás con esta nueva normativa mucho menos. Como sabemos, todo tiene sus consecuencias y en este caso la industria de la moda podría encarecer los precios para poder costear la ‘ecotasa’, reducir su producción, o ambas cosas.


Con este nuevo entorno, las marcas han comenzado a dar el DO de pecho. Lo “chic” ya no solo es vestir de Loewe, si no es “un Loewe fabricado en España con textiles reciclados”. Pero tranquila, puedes ser más “chic sostenible” sin dejarte la billetera. Ahora te traemos unas cuantas marcas que son un puntazo.


Moti



No solo trabaja el “made in spain” si no que han encontrado una oportunidad de negocio en la crisis del Covid. En Moti encontrarás prendas con una segunda vida, ya que dedican su creatividad a rescatar tejidos de pedidos cancelados por otras marcas a causa del Covid.


Mundaka


Esta firma lo tiene prácticamente todo. No sólo es sostenible y made in spain si no que además apuesta por un estilo en el que el género femenino o masculino no marca la diferencia. Sus prendas trabajan con patrones que intentan alejarse de los clichés, con formas cómodas y tejidos naturales.


Saye



Hay tres preguntas clave en esta vida antes de morir. ¿Has escrito un libro, tenido un hijo o plantado un árbol? Pues con esta marca ya puedes tachar una de ellas ya que Saye, no solo apuesta por la sostenibilidad a la hora de confeccionar sus prendas, que cuenta con el certificado GOTS (Global Organic Textile Standard), si no que por cada compra de alguna de sus prendas planta dos árboles.


Ecoalf



La firma de Javier Goyeneche ha conseguido hacerse cabeza de punta de lanza de la moda eco y no solo por la utilización de materiales como plásticos o redes de pesca extraídas del mar si no también por su apoyo con casas conocidas como Camper, Desigual y de forma internacional con Ekocycle para expandir su mensaje.


Nudie Jeans


Utiliza tanto para su producción como para el resultado final de sus prendas el concepto de sostenibilidad. Esta firma ofrece un servicio de reparación para que puedas arreglar tus prendas cuando creas necesario con el fin de que tus prendas sean reutilizadas y no acaben siendo basura textil.