Buscar
  • Redacción Folie

BALENCIAGA SS23 se mete en el barro y KANYE WEST no quiere perdérselo

"Odio las cajas, odio las etiquetas y odio que me etiqueten y me metan en una caja", declaró Demna en las notas del desfile de Balenciaga SS23."Hay que tener valor y persistencia para asumir de verdad su identidad y quiénes son realmente".

Bajo esta premisa seguimos preguntándonos si alguien encontró la cartera perdida entre el barro. Desde luego Kanye West, no. Abrió la pasarela como si de una bala sin una meta determinada se tratase. Pero todo tiene sentido. Ye vive sin preocuparle lo que el resto opine, sigue sus propias reglas y juega a ser un dios. Como si de un ser omnipotente y omnipresente nos mostró un uniforme postapocalíptico. Kim Kardashian, musa de Demna, decidió perdérselo. Sin embargo, los hijos de Kim, North, Chicago y Saint West asistieron y se vistieron de punta en blanco con sus looks de Balenciaga.

Después de haber navegado entre billetes de un dólar en la bolsa de Nueva York y atravesar tormentas, los modelos tenían que atravesar el fango demostrándonos que la moda de Demna para Balenciaga está basada en derrocar los valores preestablecidos. Los vestidos postapocalípticos se unieron a los sparkling dress y los accesorios tenían ganas de más. Desde relucientes zuecos holandeses a las bolsas de patatas fritas de Lays en forma de bolsos, pasando por las sacas para sostener bebés falsos. Una locura sin control. Así es el nuevo Balenciaga, transgresión a expuertas.


Pero no fue Ye el único en hacer su aparición estelar, Bella Hadid, tras haber sido pintada con un spray en Coperni para hacer un vestido del futuro, quiso ser la mujer del mañana con un look grunge (piercings en la cara incluidos) que incorporaba un hoodie y un bolso destartalado con forma de oso de peluche. Vamos un look 100% Armageddon.


En definitiva, Demna no sigue las tendencias, las crea. Ahora solo te queda una cosa por hacer querido lector… ¡seguirlas!