top of page
Buscar
  • Foto del escritorPablo Aragón Blanco

CARTA DEL DIRECTOR: Buscando la pastilla de la felicidad

Me equivoqué. No me cuesta reconocerlo. Tras ver mi error decidí que no podía decir nada para subsanarlo, así que lo mejor era dejar pasar el tiempo con la boca cerrada. Otra pifia de dimensiones estratosféricas.

Os preguntareis a qué viene tanto misterio e intriga. Muy simple. En el mes de marzo, el mes de la mujer, hubo múltiples portadas y en ninguna de todas ellas había una mujer. Un error de cálculo difícil de remediar que decidí paliar sin hacer la carta del director. No tenía nada que decir. Tenía que haber dejado hablar a las mujeres en mi lugar.


Ante tal desatino tenía claro que la voz del mes de abril iba a ser plural e iba a mostrar a mujeres resilientes que han luchado contra viento y marea contra todo tipo de adversidades. Camila Sodi, Bely Basarte, Rebecca Black y Kimberley Tell han peleado con todo su ser para paliar diferentes enfermedades mentales mientras salían a flote demostrando que el arte también nace del dolor y de la superación.


Y es que la vida pasa deprisa, en un suspiro. Las nuevas vivencias hacen que los recuerdos sean olvido, pero si ponemos especial atención podemos almacenar lo importante. Todo eso me lleva a preguntarme si en algún momento seremos capaces de inventar una máquina que almacene todos nuestros recuerdos. Ya me imagino acudiendo a ese pozo del pensamiento, el nombrado pozo del ayer, para ver el pasado con el fin de evaluar nuestro futuro. Al fin y al cabo, todo es cuestión de perspectiva.


A veces es tan complicado pararse a pensar que la vida nos atropella. Hay fast fashion, fast food, fast entertainment y fast life porque demandamos y consumimos con el fin de buscar algo que nos satisfaga, algo que nos haga darnos cuenta que estamos vivos. Por supuesto, esa sensación de limbo nos lleva a preguntarnos si seremos recordados el día que no estemos. ¿Seremos tan relevantes como para ser recordados? ¿Habrá páginas en los libros de historia para nuestras andanzas? ¿La memoria será selectiva?


Estas y muchas más preguntas filosóficas han venido a mi mente tras hablar con estas cuatro mujeres que no llevan armadura ni mallas, pero son unas superheroínas. Con mayúsculas.

Comments


bottom of page