Buscar
  • Pablo Aragón Blanco

INTERVIEW: DANIELA REQUENA

“Antes de la vaginoplastia se me acercaban los buitres sexuales que buscaban a una mujer con tetas y pene”

La sensualidad tiene nombre y apellidos: Daniela Requena. Esta periodista de raza es pura explosividad por todos los costados. Y no solo estamos hablando del físico (que también), su lengua afilada hace de ella una mujer de rompe y rasga que no deja indiferente a nadie. Tal es el brillo que desprende que es una activista LGTBIQ+ y referente trans, lo que le ha llevado a militar en las filas del PSOE.


Gracias a su horda de seguidores en TikTok e Instagram ha iniciado una aventura junto a Spotify, el podcast “X preguntas”, un programa en el que se habla de sexo, mucho sexo.


Tal es el poder de Daniela que, tal y como ella siempre ha afirmado, consigue ablandar las mentes y corazones de la derecha más reaccionaria. Una mujer con todas las letras que hizo match en Raya con Miguel Ángel Silvestre, que se masturba pensando en David Bisbal, enamorada de los Cayetanos a los que no toma por imposibles y próximamente icono televisivo gracias a “Pesadilla en el paraíso”.


SIN PELOS EN LA LENGUA

“Hice match con Miguel Ángel Silvestre en Raya”


¿Qué podremos escuchar en X preguntas?


Podremos escuchar el salseo que todos estamos esperando. Es un podcast original de Spotify que pretende acercar el sexo, la fantasía sexual, el morbo y las dudas de cada persona de una manera muy natural y normalizada que es lo que toca. Ya es hora de dejar de estigmatizar las cosas que nos pasan por la cabeza más sexys. Pretendemos por una parte ayudar y hacer reír y por otra parte informar porque también tenemos que educar. Hay una parte de educación sexual en cada episodio. Sobre todo, pasarlo bien y normalizar algo tan común como es el sexo.


¿Qué te da a ti morbo?


¡Qué no me da morbo sería la pregunta! Me da morbo como secretaria LGTBIQ+ del PSOE y chica trans los cayetanos de derechas.


¿Por qué?


No lo sé, supongo que es como una especie de reto porque es una manera de pasarlos del lado oscuro al lado. Una manera de pervertirles, de cambiarles su forma de pensar y de generarles una crisis momentánea y un debate interno. También me gusta su estética.


Si ahora mismo te llega uno de Vox y te dice que está a favor que está en contra de la ley trans y que está a favor de las terapias de conversión… ¿te lo pones como reto?


Le diría vamos a acostarnos y después vamos a tener un debate que te va a hacer cambiar de opinión. Pero primero nos acostamos. Yo siempre empiezo la casa por arriba en vez de por abajo.


¿Cómo seduces?


Pues tengo muchas maneras. Desde la manera más tradicional que es con el contact eye, con una mirada de esas felinas, y desde la manera más Millennial que es a través de redes sociales, de las apps de citas. Bueno, yo soy de las que se da de alta y de baja en esas apps. Creo que cada vez que me doy de baja en las aplicaciones de citas bajan en bolsa, porque yo les doy mucho juego. Se me da muy bien, pues por una parte soy consciente de que las mujeres trans tenemos ese punto que genera ese morbo y esa fantasia sexual pese a que critico mucho de los hombres, también juego con ello. De vez en cuando, pues sé lo que soy y se a donde puedo llegar. Y bueno, tengo un físico agradecido…


¿Ligas más antes de la vaginoplastia o después?


Antes de la vaginoplastia se acercaban los buitres sexuales que buscaban a una mujer femenina con tetas y pene y ahora sigo ligando lo mismo, pero eso es buitres sexuales, no se acercan y simplemente están los que le gusta la vagina en una mujer porque nunca digo que soy una chica trans. Si me preguntan porque tengo un chocho estrecho, contesto que tengo ascendencia oriental o porque hace tiempo que no tengo sexo… me invento cualquier cosa, pero nunca digo que soy trans.


¿Cuál es el tema que jamás debería entrar a debate para ti?


La autodeterminación de género de la ley trans. Nunca debería de entrar en debate, porque las personas somos suficientemente capacitadas como para poder definirnos e identificarnos con el género que queremos. Entonces no entiendo por qué a las personas trans nos tiene que autorizar un médico o un sanitario a decirnos cómo realmente nos sentimos.


¿Cuándo tuviste tu primer DNI con el nombre de Daniela? ¿Cómo fue?


Fue muy emocionante. Aunque tuve unos pequeños problemas en el cambio burocrático con las personas que allí estaban porque me cambié el nombre antes de someterme a la vaginoplastia y ellos consideraban que tenía que operarme. No fuese que me echase para atrás en el proceso. Y pensé: “Vamos a ver, señora incompetente que no tiene ni idea de identidad de género, ni de orientación sexual. Me está cuestionando como me identifico”. Lo que pasa es que en ese momento tenía 24 años, era una cría y el argumento y la fuerza que tengo ahora, no los tenía entonces. Así que lo único que hice fue frustrarme, llorar y dejar pasar esa situación.


He leído que tuviste un novio de Vox… ¿hablabais de política? ¿te presentó a tus padres?


No, jamás hablamos de política. Me presentó a sus padres, a todos sus amigos, a todo su círculo social. A todos ellos les dijo que era una mujer trans. Lo que pasa es que los de Vox muchas veces son de boquilla, pero luego en el fondo son más tolerantes de lo que ellos mismos se creen. Me di cuenta con este chico, que llevábamos media hora hablando, ya me había dicho que era de Vox y me había dicho algunos comentarios un poco de CIS heterobásico, pero luego cuando se enteró de que yo era una chica trans, se mostró súper abierto a conocerme. Al final no soy una persona de ideología de partidos políticos, soy de personas. Hay que darle un voto de confianza a todas las personas porque es importante rascar, nunca sabes quién se encuentra detrás de la fachada.


¿Cuándo te hacía esos comentarios CIS heterobásico no te echaba para atrás?


Me tomó la vida con mucho sentido del humor, entonces me reía. Decía: “Vamos a ver alma de cántaro…”, Le intentaba explicar las cosas y dialogar.


¿Qué significa para ti hacer un podcast para Spotify?


Significa cumplir un sueño. El sueño más grade fue convertirme en quien yo siempre he soñado ser, la mujer que estás viendo en este momento, después vino vivir el libro con la editorial Planeta que se llama “Mamá, soy mujer” y ahora esto. Yo siempre he querido ser una artista completa. Entonces que una plataforma como es Spotify de las más potentes a nivel mundial me haya dado la oportunidad de presentar un podcast es una maravilla. Me siento halagada, súper contenta y siento que las cosas van como tienen que ir. Desde aquí doy las gracias en Spotify por haber confiado en mí en este proyecto. Espero que de esta primera temporada salgan muchas temporadas y desde aquí invito a todos a todos los lectores a que se conviertan en oyentes de X preguntas.


¿Cómo fue publicar tu primer libro “Mamá, soy mujer”? ¿Estás escribiendo una secuela?


La idea de escribir mi libro no entraba mis planes. Me iba muy bien en las redes sociales y tenía mis apariciones en televisión. De repente, una editorial me ofrece escribir un libro contando mi historia. Entonces pese a que no entraba mis planes, ¿cómo digo yo que no? Ha sido una experiencia maravillosa donde me teletransportado a la Daniela de cuatro o cinco años, me he sensibilizado por etapas que creía olvidadas que realmente estaban ahí y me he reído mucho. Tengo ya el título de la segunda parte, pero todavía no ha habido propuesta por parte de la editorial. Lo que sí te debo decir es que estoy tan dispuesta a escribir una secuela como a que la primera parte se convierta en proyecto audiovisual.


¿Te sientes un referente trans?


Soy consciente de que soy un referente Trans pero no quiero serlo ni un modelo a seguir. Me alejo de lo políticamente correcto. Me muestro tal y como soy y si a alguna persona le sirvo como referente y le ayudo, me encanta, pero eso no significa que tenga que comportarme como todo el mundo quiere.


¿Te has sentido juzgada?


Me he sentido juzgada muchas veces, porque una de una parte de mi contenido en redes sociales se ha basado en compartir mi transición física. Es decir, todas las cirugías estéticas a las que me he sometido y me he sentido juzgada por una parte por las feministas extremistas que consideran que sexualizo el cuerpo de la mujer porque me operó mucho. Por otra parte, por personas de mi propio colectivo, de mujeres trans, que consideran que no todo el mundo se puede costear esas operaciones y que no soy un referente porque lo único que hago es salir de fiesta, acostarme con chicos y someterme cirugías estéticas. Y digo… ¿qué hago si soy así? He llegado a la conclusión que me voy a mostrar tal y como soy sin filtros.


¿Te gusta sexualizarte?


A día de hoy me encanta mostrar mi cuerpo.


¿A quién te gustaría entrevistar en X preguntas?


A Daniela Blume porque me siento muy identificada con ella. Estoy haciendo algo que ella ha hecho durante muchos años y sigue haciendo a nivel de radio y de podcast. Es una chica con la que me puedo identificar. Me encantaría pedirle consejos y que me contase.


¿Te sientes explosiva?


Por supuesto. Sé el efecto que causo en los hombres y en las mujeres cuando paso por la calle. A ver, habrá personas a las que les guste más o menos, pero yo no tengo problemas en ligar. Si yo quisiera ligar a cualquier hora del día, ahora mismo me iría a la esquina y ligaría. Soy consciente de que soy una chica que llama la atención.


¿Cuál es la fantasía sexual más rara que te han pedido?


Me han llegado a pedir que les cagase encima. Soy una chica atrevida, dispuesta a experimentar y a probar cosas nuevas, pero soy muy escrupulosa. No me importa que me meen, no me importa que me escupan, pero cagarme… eso ya me da un poco de agonía.


¿Tienes algún fetiche, algo que te ponga como una moto?


Varios… Me encantaría hacerlo con un padre y con un hijo, que estén buenos los dos. Un trío con los dos.


¿Te han ofrecido dinero por sexo?


Sí, muchas veces y nunca lo he cogido. Ni cuando tenía 20 años que era una cría y no tenía mucho dinero.


Tres adjetivos que te definan


Una persona optimista, feliz y sexy.


¿A qué le tienes miedo?


A que la felicidad se termine.


¿Qué podría acabar con tu felicidad?


Si dejase de tener el apoyo familiar y social que siempre he tenido.


¿Nadie te ha rechazado nunca?


Familiares y amigos no. A nivel sexual muchos hombres cuando se han enterado de que soy una mujer trans antes de operarme y después de operarme. El otro día conocí a un chico que cuando le dije que era una chica trans me dijo que no estaba preparado. ¿Qué le voy a hacer? Pues nada.


Si tuvieses que elegir a algún hombre famoso para masturbarte, dime el primero que se te venga a la mente…


Ben Affleck. A nivel español alguna vez me he masturbado con David Bisbal, es un crush de cuando tenía 10 años.


Pensé que me ibas a decir Miguel Ángel Silvestre…


De hecho, hice match con Miguel Ángel Silvestre en Raya. Pero no siguió la cosa para más, no me respondió.


¿A dónde te llevarías a Miguel Ángel Silvestre en una cita?


Al FIB de Benicasim que además es de ahí. A lo Susi Caramelo, a pasarlo bien emborracharnos y a besarnos de manera desenfrenada mientras escuchamos música o algo así.


¿Cuándo fue la última vez que te enamoraste?


Me enamoró prácticamente todas las semanas, pero realmente fue con el chico de Vox.


¿No hay posibilidades de vuelta?


No, no con ese chico ya no, ahora tengo otros frentes abiertos. Además, mi vidente me ha dicho que me espera algo mejor.


Si pudieses borrar algo de tu pasado, ¿qué sería?


Empezaría la transición con 16 años que es cuando por primera vez manifesté que quería ser mujer.


¿Te has sentido mujer objeto?


Sí, claro. Cuando empezaba la transición, me acostaba con hombres para sentirme más segura. Había hombres que venían a mi casa a descargar por puro morbo y se iban. Me sentía un poco objeto, pero luego fui madurando y fui capaz de eliminar a esos hombres y decir: “Si quieres tener sexo conmigo, primero me vas a invitar a cenar”.


¿Qué cambiarías del mundo?


Me encantaría que nadie juzgara a nadie por nada por orientación sexual, por identidad de género o por gustos…


¿Qué les dirías a aquellos que promulgan el odio al diferente?


Que sean un poco más empáticos, capaces de entender a las personas y que ojalá no tengan a nadie cercano que piense diferente a ellos, porque entonces lo van a pasar mal.


¿Qué opinas de aquellos que relacionan el género con la genitalidad?


Que están muy anticuados. Estamos en un momento social en el que los genitales no definen a la persona. Quien no quiera verlo que se actualice un poco y mire a su alrededor.


¿Existen las terapias de conversión?


Claro que existen, aunque las hayan prohibido. Supongo que todavía queda alguna clínica clandestina, pero es perder el tiempo y tirar el dinero.


¿Es complicado luchar contra las feministas más radicales que excluyen a las mujeres trans?


Es complicado. Creen que el 0,5% de las personas trans que hay en el mundo vamos a quitarle el puesto a las 50% de las personas de las mujeres que hay a nivel mundial, o sea, para mí tienen un argumento contradictorio, tiene un argumento que roza el machismo porque ya sabes que los polos extremos se acaban uniendo y es complicado porque dicen tantas tonterías que acaban haciendo ruido y que acaban poniendo ese discurso en boca de personas que no conocen el tema y que desafortunadamente se lo creen.


¿Cuál es la mayor gilipollez que has escuchado en tu vida?


¿Qué pasa si algún día te echas para atrás y quieres ser chico otra vez?