Buscar
  • Pablo Aragón Blanco

INTERVIEW: SOLEDAD VÉLEZ

“Me olvidé cuál era mi propósito y lo pasé mal”

MANU JAIME

Soledad Vélez (Concepción, 1988) se ha convertido en un imprescindible entre el público indie español. Poseedora de una voz 100% reconocible que te atrapa en cada nota, Soledad ha conseguido que miremos a Chile con un periscopio desde el suelo patrio. Siendo una buscadora de oportunidades y sueños tiene su hueco reservado para todos aquellos fanáticos del punteo, el rasgar de las cuerdas y de la intimidad y la belleza de sus letras.


Pero si no es suficiente conocer su pensar a través de la música, Soledad deja de estar sola en el mundo y se desnuda metafóricamente hablando para mostrarnos su interior más puro.


EMPODERADA VÉLEZ


“Mi cerebro pone los insultos en el basurero de delete”


¿Qué le dirías a la gente que está empezando en la industria?


Jamás olviden el amor por el que se hace música. Aunque muchas veces el camino te entorpece un poco y por tanto hay que cuidar mucho ese sentimiento que es una joyita que nos relaciona con el hacer canciones, con el percibir sensaciones emociones, relaciona las personas que tenemos alrededor y les pone palabras a lo que no sabemos explicar.


¿Fueron duros tus inicios?


Al principio trabajé muchísimo. Viajé un montón, me recorrí toda España con la guitarra. También como era muy joven recibí mucho machismo en la industria en ese entonces, cosas que ahora mismo no me sucede y se me hizo un poco difícil abrirme camino.


¿Encuentras diferencias entre el público español y el chileno?


Muchas. Allá donde vayas, cada cultura es distinta y por tanto el público es completamente diferente.


¿Qué ciudad en España te recibe mejor?


El público madrileño.


¿Cómo definirías tu estilo musical?


Una fusión y una mezcla de varios estilos. Hago que todo fluya bastante, empiezo a mezclar y a mezclar y luego ya no sé lo qué estoy haciendo.


Ha evolucionado mucho tu estilo que has pasado de guitarras acústicas a un tipo de electrónica, empezaste cantando en inglés ahora cantas en español… ¿por qué ese cambio?


Siempre digo que no fue hasta que me fui a girar a Ecuador, por México y Chile que sentí la necesidad urgente de dejar de cantar en inglés. Tenía la necesidad urgente de hacer música de la que es parte de mí, de mi historia, de mi cultura.


Dime uno de tus referentes


Juan Gabriel.


Eso no lo veía venir… ¿cuál es tu mayor sueño?


Mis sueños son muy normales. Me gustaría cocinar más, aprender a conducir, hacer cerámica…


¿Dónde te gustaría actuar? Elige una localización en el mundo para tocar y cantar.


Cualquiera te diría la Super Bowl o algo así no, pero realmente hace muchísimos años que me gustaría tocar en el Pirineo sur.


¿Has querido dejarlo en algún momento?


Muchas veces. Especialmente durante la pandemia cuando al estar tanto tiempo sin tocar se me olvidó ese sentimiento. Me olvidé cuál era mi propósito y lo pasé un poco mal. Fue gracias a mis amigos que me ayudaron, me iluminaron de nuevo el camino y volví a hacer canciones.


¿Qué te hace feliz?


Escribir canciones y hacer reír a la gente. Hasta un poco payasa, eso de ponerme en ridículo para que los demás se rían.


¿Te preocupa tu aspecto físico?


Depende del día. Soy muy insegura y tenga una autoestima muy baja. Tengo un montón de complejos.


¿Eres una persona afortunada?


Sí. He pasado por varias cosas en la vida, experiencias que me hacen tener una tristeza permanente, pero a la vez veo a mi alrededor y creo que tengo mucha suerte.


¿Cuál es la peor experiencia que has vivido en tu vida?


Ha habido varias, pero una que puedo contar es haberme perdido toda la infancia de mis hermanos y como han envejecido mis padres. Me fui de Chile cuando tenía 19 años, ahora tengo 33 y les echo de menos todos los días, pero cuando vas persiguiendo algo que te hace muy feliz y te hace sentir quién eres tu, tomas decisiones y vas dejando otras atrás.


¿Qué te hace llorar?


Hablar sobre la gente que quiero.


¿Cuándo te sientes sola?


Muchísimas veces. Es muy paradójico porque me llamo Soledad y toda la vida he sido bastante solitaria.


¿Eres feliz en esa soledad?


Me considero una persona feliz, pero también me considero una persona muy melancólica. Es raro. No sufro por sentirme sola, sino que la he adoptado y es como que vivo con ella de forma constante.

¿Cuántas veces ha sufrido por desamor?


Muchísimas. Y no solo desamor de pareja. También de desamor de amistad y eso nunca lo había vivido. Un amigo al que quería muchísimo me dejó de hablar y me rompió el corazón.


Si tuvieses la posibilidad de tener un poder, ¿cuál sería?


Creo que ya tengo un poder, ¿sabes? Siempre me he sentido muy conectada con la naturaleza. Cuando me concentro mucho, siento el viento y siento que puedo pedirle cosas que acaban pasando. He tenido amigos que han estado delante de mí, lo han presenciado y se han asustado bastante. Me gusta creer que tengo ese poder, pero igual me lo he inventado todo en la cabeza.


¿Es importante para ti el sentirte vulnerable?


Es una cosa que aprendí durante la pandemia. Nos permitimos muy poco ser vulnerables. Implica que te puedan hacerte muchísimo daño y luego reponerte va a ser muy difícil, es muy difícil, porque es un proceso largo, pero aún así creo que ser vulnerable también es ser muy valiente. Porque es atreverte a abrirte de verdad y que tu corazón sienta de verdad los sentimientos que te trae la vida.


¿Qué es el éxito personal para ti?


Saber quién eres, encontrarte de verdad y ser tú mismo.


¿Cuál es el peor insulto que has tenido que escuchar?


Mi cerebro los pone en el basurero de delete.


¿Es difícil ser mujer en 2022?


Cada vez menos. Recuerdo que cuando empecé la música me fue súper difícil y oía ciertos comentarios.


¿Qué les dirías aquellas personas que promulgan el odio al diferente?


El odio nace de la ignorancia absoluta y del miedo. Deberían tener miedo a su propia ignorancia.