Buscar
  • Redacción Folie

La historia de amor de Zendaya y Hunter Schafer en Euphoria


Pocas historias son capaces de traspasar la pantalla y llevarte por una marabunta de emociones como lo hace el tira y afloja de “Rules”. El binomio imperfecto formado por Rue (Zendaya) y Jules (Hunter Schafer) que se ama más allá del tiempo y el espacio. O eso mismo nos han hecho creer los creadores de Euphoria, la serie revelación de los últimos cinco años.


FOTOGRAMA EUPHORIA

El drama adolescente por antonomasia que ha catapultado al éxito, a la gloria de un olimpo, a los ya más que reconocibles Hunter Schafer, Zendaya o Jacob Elordi, entre otros. Y dos de estas estrellas en el firmamento conjugan la pareja LGTBIQ+ más reconocible de la pequeña pantalla. Tanto Rue como Jules, mantienen un sufrimiento emocional que se extiende más allá de lo meramente natural. Ambas por separado tienen un peso que las oprime y constriñe. Una carga dura de afrontar para cualquier mortal.

FOTOGRAMA EUPHORIA

Jules por un lado tiene que lidiar con la sexualidad y el género junto a ese crush por Rue. Por el otro descubre lo que implica ser ella en un mundo que aún no acaba de aceptarla. Aunque tiene una madurez nada propia en la edad, Jules sufre. Y mucho. Un ejemplo claro es cuando su paz mental se ve aniquilada por las amenazas del frustrado sexualmente Nate Jacobs. Los demonios vuelven poco a la superficie, y su infancia traumática la oprime. Es lo que tiene que tu madre te interne en un pabellón psiquiátrico por ser transexual.


En medio de todo esto aparece en su vida una más que dañada Rue. El personaje que interpreta Zendaya es una mujer sumida en las drogas que tras un intento de suicidio vuelve a la vida encontrando la luz y la sobriedad en Jules. Rue Bennett es una chica de 17 años que se enfrenta a un grave problema con las drogas, una adicción que comenzó cuando apenas tenía 13 años. También sufre una constante depresión. Cuando era una niña, fue diagnosticada con TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo), ADHD (trastorno por déficit de atención con hiperactividad), ansiedad y trastorno bipolar.


Rue, en definitiva, es la inadaptada que no quiere integrarse, pero es feliz en el mundo paralelo que ha creado junto a la amiga que emana purpurina por todos los poros de su piel. Una historia de amor basada en la alianza de dos almas desgraciadas que se unen en la adversidad.

CALVIN KLEIN

En la primera temporada pudimos ver como el final no era el que esperábamos. Rue propone a Jules irse de la ciudad y olvidarse de todo el drama que viven. Son dos ovejas descarriadas en el pueblo de la apariencia. Jules acepta sin contemplaciones, pero cuando finalmente están en la estación de trenes, Rue dejar ir a Jules, optando por quedarse atrás y dejando a los espectadores con cara de circunstancia. La segunda temporada promete darnos más “Rules” porque juntas suman. Juntas consiguen ser el ABC del amor verdadero sin tabúes, sin etiquetas y sin restricciones.