top of page
Buscar
  • Redacción Folie

LUCAS BRAVO y su… ¡Qué duro es ser tan guapo!

Emily in Paris ha conseguido ser un fenómeno mundial. Tiene todos los ingredientes que tanto gustan. Lujo, paisajes de ensueño y mucho amor son el combo perfecto para conseguir hordas de followers.

Uno de sus actores, Lucas Bravo, ha comentado recientemente en el diario The Times como le ha afectado ponerse en la piel del atractivo chef francés Gabriel. Ha confesado que está harto del rol de guapo empedernido y que no se siente cómodo. Tal es el hartazgo que dice que "de la noche a la mañana me he convertido en un objeto. Me ha hecho volverme mucho más consciente de mí mismo. Porque cuando piensas en esa palabra y en la gente a la que se le aplica, siempre ves a una persona sana, atractiva y con músculos, y yo no soy así. No quiero ser perfecto. He estado trabajando en contra de esto. En Francia no quieren guapos, quieren caras rotas con personalidad” comentó Lucas Bravo

El hombre cincelado por el demonio hace 33 años es consciente de cómo su belleza le consiguió el papel en la serie de Netflix. Aún así no entiende que han visto en él y lo que le preocupa es que se le encasille en el rol de chico irresistible y por esto no pueda hacer otros tipos de papeles: "No se puede ser estéticamente atractivo e inteligente y una persona profunda. Antes no paraban de ofrecerme papeles como el profesor de gimnasia tonto. Es difícil romper con esa imagen. No me quejo, por supuesto, pero es una realidad", ha explicado Lucas Bravo.

GETTY IMAGES

Todo ello ha ejercido “mucha presión”, ya que no es capaz de estar perfecto todo el tiempo, ni de “mantener las apariencias”. Unas declaraciones que nos han dejado sin habla.

bottom of page