top of page
Buscar
  • Redacción Folie

MATTHEW PERRY (FRIENDS) revela que estuvo a punto de morir por las drogas

Hablará sobre esto y mucho más en sus memorias “Friends, Lovers and the Big Terrible Thing”.

GETTY IMAGES

Friends, Lovers and the Big Terrible Thing (que sale a la venta el 1 de noviembre), que lleva a los lectores detrás de las escenas de su tiempo en la exitosa comedia de 1994 Friends como Chandler Bing y sus luchas con la adicción.


Perry pasó dos meses en coma y cinco meses en el hospital para recuperarse. También tuvo que utilizar una bolsa de colostomía durante nueve meses. "Los médicos dijeron a mi familia que tenía un 2 por ciento de posibilidades de vivir. Me pusieron una cosa llamada máquina ECMO, que hace toda la respiración por tu corazón y tus pulmones. Y eso se llama un Ave María. Nadie sobrevive a eso".

Sus problemas con el alcohol empezaron cuando fue contratado por primera vez en Friends a principios de los 90. "Podía manejarlo, más o menos. Pero a los 34 años, ya estaba metido en un montón de problemas", dijo Perry para People Magazine. "Pero hubo años en los que estuve sobrio durante esa época". La penúltima temporada 9 de la comedia, alrededor de 2002, "fue el año en que estuve sobrio todo el tiempo", dijo Perry. "¿Y adivina en qué temporada me nominaron como mejor actor? Me dije: 'Eso debería decirme algo'".


En uno de sus momentos más bajos, el actor -que desde hace tiempo habla de sus problemas de adicción durante su etapa en la sitcom- tomaba 55 vicodinas al día y pesaba 58kg. "No sabía cómo parar", dijo Perry. "Si la policía viniera a mi casa y me dijera: 'Si bebes esta noche, te vamos a llevar a la cárcel', empezaría a hacer las maletas. No podría parar porque la enfermedad y la adicción son progresivas. Así que va empeorando a medida que te haces mayor".


Sus compañeros de reparto, Courteney Cox, Lisa Kudrow, Jennifer Aniston, David Schwimmer y Matt LeBlanc, fueron comprensivos y pacientes con él, según Perry. "Es como los pingüinos. Los pingüinos, en la naturaleza, cuando uno está enfermo, o cuando uno está muy herido, los otros pingüinos lo rodean y lo sostienen. Caminan a su alrededor hasta que el pingüino puede caminar por sí mismo. Eso es lo que hizo el reparto por mí".


Perry, que ha entrado en rehabilitación unas 15 veces, dijo que está "bastante sano ahora", compartiendo que está decidido a ayudar a otros que luchan contra los mismos demonios. También está agradecido de estar vivo. "Quería compartir cuando estaba a salvo de entrar en el lado oscuro de todo de nuevo", dijo Perry. "Tuve que esperar a estar bastante sobrio -y alejado de la enfermedad activa del alcoholismo y la adicción- para escribirlo todo. Y lo principal era que estaba bastante seguro de que ayudaría a la gente".

bottom of page