Buscar
  • Pablo Aragón Blanco

¿Por qué las mujeres iraníes se cortan el pelo y queman el velo en señal de protesta?

Durante los últimos 12 días, ciudades de todo Irán han sido invadidas por manifestantes femeninas que desafían el trato represivo del gobierno iraní hacia las mujeres tras la muerte de Mahsa Amini.

Las mujeres iraníes han salido a la calle para luchar por sus libertades personales. Mechero y tijeras en mano han destruido los hijabs y se han cortado las cabelleras. Todo en señal de protesta contra un gobierno que las oprime. Alrededor de 80 personas han muerto ya en las protestas y el mundo está consternado. La solidaridad está haciendo que la pugna por los derechos humanos se extienda por todo el globo terrestre.


Pero… ¿qué ha provocado las protestas?


El 13 de septiembre de 2022, Mahsa Amini estaba de visita en la capital, Teherán, con su familia, cuando fue detenida por la policía de la moralidad por llevar supuestamente su hijab, o pañuelo, de forma inapropiada. Amini fue llevada a un centro de detención para ser "educada" en las estrictas leyes del código de vestimenta del país, donde las autoridades afirman que más tarde se desplomó tras sufrir un "fallo cardíaco repentino." Fue trasladada a un hospital y pasó tres días en coma antes de fallecer el 16 de septiembre.


La familia de Amini cree que los policías la golpearon hasta matarla, insistiendo en que estaba perfectamente sana antes de su detención y no tenía antecedentes de problemas cardíacos. Su hermano, Kiarash Amini, también dijo que escuchó gritos desde el exterior del centro de detención mientras esperaba que su hermana fuera liberada, donde le dijeron que las fuerzas de seguridad habían matado a una joven, según el New York Times.


Tras su muerte, se publicaron en Internet una foto y un vídeo de una Amini ensangrentada y magullada que yacía inconsciente en una cama de hospital, y la publicación informó de que varios médicos iraníes en Twitter dicen que podría haber sufrido una conmoción cerebral por varios traumatismos en la cabeza.


¿Irán, tierra de hombres?


Irán es una teocracia desde la revolución de 1979, cuando los clérigos musulmanes ultraconservadores tomaron el poder e introdujeron la ley islámica de la sharia, según la cual todas las mujeres mayores de 9 años deben cubrirse el pelo con un hiyab y llevar ropa larga y holgada para proteger su castidad y honor. El incumplimiento de la ley puede dar lugar a multas, a la vergüenza pública o a la detención por parte de la "Gasht-e Ershad", o policía de la moralidad, que hace cumplir arbitrariamente lo que considera una muestra "adecuada" de observancia religiosa pública.


Durante décadas, las mujeres iraníes han protestado contra una serie de leyes patriarcales instauradas por el gobierno autoritario, entre las que se encuentran las que rebajan la edad de matrimonio de las niñas y eliminan las restricciones a la poligamia masculina. Por eso, como respuesta a la muerte de Amini, ha llegado la rebelión de las mujeres que están hartas de tanta represión.

What’s next?


Desde el funeral de Amini, el 17 de septiembre, los funcionarios iraníes han sido acusados de brutalidad policial y fuerza desproporcionada por su presunto uso de munición real, pistolas de perdigones y gases lacrimógenos para controlar a los manifestantes. Algunos de los testimonios narran que esa brutalidad policial no tiene límites. "Me pusieron en el suelo y un agente me colocó una bota en la espalda. Me pateó en el estómago, me ató las manos, me levantó de los brazos y luego me empujó a una camioneta" dice una manifestante.


Otra joven cuenta como empujó " a un agente de seguridad hacia atrás y traté de huir, pero muy pronto llegó una segunda persona y una tercera. Después de unos segundos, más de 15 agentes me golpeaban sin piedad. Sentí el sabor de la sangre en mi boca y los golpes de una pistola eléctrica en mi cuerpo. Me pusieron en el suelo, me ataron los brazos a la espalda y amarraron mis pies con los cordones de los zapatos".


No hay indicios de que la violencia vaya a terminar pronto, ya que, el presidente Raisi ha seguido insistiendo en la necesidad de "tomar medidas decisivas contra los opositores a la seguridad y la paz del país".


¿La solución? Seguimos buscándola.