Buscar
  • Pablo Aragón Blanco

PRADA: ¿La edad de la inocencia o de la senectud?

Lo de Prada es un no parar. Tras haber nombrado a Hunter Schafer y Tom Holland imagen de la firma y haber creado una colaboración cápsula con Adidas, ahora nos muestra en su desfile FW 22 de Milán que la moda no tiene edad.

PRADA

Los sugar daddies Jeff Goldblum (Jurassic Park) y Kyle MacLachlan (Mujeres desesperadas) desfilaron en la pasarela de Prada. Aunque se rumoreaba que Goldblum podría hacer una aparición después de que la casa publicara un breve clip de él en Instagram unas horas antes del comienzo, el mundo eclosionó cuando vieron aparecer al icónico actor vestido con un trench. Era el plot twist perfecto que demostraba a los recién nacidos de la alta costura que la moda no tiene edad. Una idea que Prada creía que dejaría indiferente a unos pocos, pero no pensaba que iba a impactar del modo que lo hizo.

PRADA

Claro está que inaugurar un desfile cinematográfico solo puede ir de la mano de la leyenda de Twin Peaks, Kyle MacLachlan, que se paseó por la pasarela con un magnífico abrigo de doble botonadura, cuello de polo con estampado geométrico y pantalones de pata ancha.

PRADA

La muchedumbre estaba anodada y solo faltaban unas palomitas para disfrutar de este bello metraje andante. Uno que contó también con secundarios de excepción como Asa Butterfield, al que quizá conozcas por una pequeña serie llamada Sex Education, Ashton Sanders, de Moonlight, Tom Mercier, de We Are Who We Are, Damson Idris, de Peckham, y Thomas Brodie-Sangster, también conocido como el niño de Love Actually que ahora es mayor. Porque la moda sin Hollywood no luce igual. El halo brillante que lo envuelve crea un sentimiento aspiracional difícil de sacar de nuestro organismo.

PRADA

Pero volviendo a lo que importa. La colección en sí fue una celebración a los uniformes de trabajo y al día a día de los hombres. Al fin y al cabo, un alegato para vestirse bien para ir a la oficina sea cual sea la edad y puesto que ocupes en el organigrama de la empresa. Una apuesta segura que ya habíamos podido ver anteriormente en la propia firma. Una autorreferencia que siempre gusta.


Aún así la adoración por la firma italiana se deja ver en cualquier parte. En propias palabras de Diet Prada, el carácter de Prada irradió en todo momento y demostró que Miuccia fue el modelo para mucho de lo que estamos viendo en las pasarelas de todo el mundo en este momento.