Buscar
  • Redacción Folie

PUIG adquiere BYREDO por 1.000 millones de euros

El 31 de mayo se vendió a Puig la mayoría de las acciones de Byredo en una operación que tiene un valor de 1.000 millones de euros.

Anteriormente se rumoreó que el gigante francés beauty L’Oreal iba a adquirir Byredo, pero el gato al agua se lo ha llevado su competencia más directa.


Desde que fue fundada en 2006 por Ben Gorham, Byredo ha pasado de las fragancias y los accesorios de cuero a una amplia colección de maquillaje, velas e incluso gafas de sol y ropa de primera calidad a través de su submarca By-Product. Un crecimiento exponencial de una marca fundada con buenos cimientos. De ahí que derivase a crear auténticas fantasías como un difusor inspirado en un altavoz y una lámpara perfumada, elevando de esta manera la creatividad hasta niveles insospechados. Tal es esta vuelta de campana que ha promulgado a lo largo de los años que se podría decir que una indiferencia incorregible de lo que se espera de una firma como Byredo. De hecho, los productos son tan variados que no podemos categorizar a la marca como tecnológica, fashion o de belleza. Es el lifestyle por antonomasia que quiere marcar los tiempos del futuro.

Se podría decir que Byredo desde un principio se erigió como la innovación desmesurada, ayudada por una inversión mayoritaria de Manzanita Capital en 2013, que cedió su participación a Puig como parte del nuevo acuerdo. Y, como cualquier pionero contemporáneo, se convirtió en un socio de referencia para grandes colaboradores, desde Virgil Abloh e IKEA hasta L'Art de L'Automobile y Our Legacy.


Por su parte Puig se ha consolidado como expositor de las marcas de lujo que buscan entrar en el espacio de las fragancias, como Christian Louboutin y COMME des GARÇONS.


Ahora la suma de ambas es un acierto seguro.