top of page
Buscar
  • Redacción Folie

El show de YEEZY SEASON 9 de KANYE WEST tuvo de todo: Polémica, salseo, plagios y moda

En ese orden.

Tras haberse metido en el barro de Balenciaga, Ye se mete en otros lodos. Fue a finales de septiembre cuando Ye anunció discretamente en su página de Instagram que estaba planeando un desfile de moda YEEZY para el 3 de octubre, pero que no podía conseguir el apoyo de nadie debido a su estrecho margen de tiempo.


Pero claro no hay nada que el ex de Kim Kardashian no pueda conseguir. Y aunque no ha tenido un mes precisamente tranquilo tras su salida abrupta de su contrato con Gap y sus dimes y diretes con Adidas, Ye todo lo puede.

Sólo 50 personas fueron invitadas a la presentación en Champs-Élysées -aunque estaba programada para las 11:45 am EST, el livestream en realidad comenzó a las 12:20 y el show comenzó casi una hora después- lo que hizo que este show fuera más exclusivo que YEEZY SEASON 8, que se celebró justo antes de la pandemia de COVID-19 a principios de marzo de 2020 en un espacio al aire libre. También significó que el número de asistentes se vio empequeñecido por los miembros del coro gospel DONDA de Kanye, que volaron en exclusiva para este espectáculo de YEEZY SEASON y a los que se unió North West empuñando la nueva iteración del dispositivo Stem Player de Kanye. Sin embargo, la presentación fue transmitida simultáneamente por ShowStudio y en un sitio web dedicado a YZY SZN 9 para que el público que adora a Ye no se perdiese nada. Y no nos lo perdimos.


Finalmente, tras esa hora de rigor pudimos ver empezar el “show” cuando Kanye Kanye salió con sus chanclas brillantes y una camiseta que decía "WHITE LIVES MATTER" en la espalda. La polémica ya estaba servida. El maestro del enfrentamiento directo se estaba ganando unos cuantos detractores en cuestión de segundos. ¿Le hará otra canción Taylor Swift junto a Drake? Motivos no les faltan.


Antes de que el coro de DONDA subiera al escenario, Kanye comenzó un speech al que poca gente hizo caso. Desde luego, no debería volver a presentarse a presidente de los EEUU. El resultado sería el mismo. Aunque de todo su discurso podemos rescatar su frase estrella: "[El director general de LVMH] Bernard Arnault es mi nuevo Drake". Parece ser que sale de las apuestas (en las que nunca estuvo) en la línea de sucesión de Virgil Abloh en Louis Vuitton.


En cuanto a la ropa poco podemos destacar que no hayamos visto antes. Diseñada por Ye y Shayne Oliver, abarcó toda la gama estilística. Tomando prestadas las líneas anteriores de YEEZY SEASON y el tipo de material que hemos estado viendo de YEEZY GAP, la ropa era monocromática y de tonos tierra. También vimos unas botas que nos recuerdas a las rainy boots de Balenciaga. ¿Plagio? Sea como fuere lo único rescatable y destacable es la camiseta de la polémica. Lo demás… nada nuevo en el horizonte.


bottom of page