Buscar
  • Pablo Aragón Blanco

Carta del director: ¿Qué es moda?

En innumerables ocasiones nos lo hemos preguntado todos aquellos que vivimos por y para el arte de la aguja y el dedal. Las respuestas varían según el ojo del que mira.

Muchos dirán que el concepto en sí es tan amplio que todo puede ser moda, mientras que para los más certeros y estrictos se basa en las tendencias que caducan el mismo día que son expuestas. Dos posturas que subyacen la verdadera intención de su significado. La moda es un elemento alienante a la sociedad que llevada sobre los designios de unos pocos establece clases estamentales. Los que son moda y los que no lo son.


Aquellos dictaminadores, o mejor dicho dictadores, que imperan en la alta costura nos enfrentan estilísticamente hablando y nos muestran un entorno de hielo, de glitter vaciado y viciado y de una soledad en un altar dorado. Pero… ¿Qué es realmente la moda? ¿En qué se ha convertido? ¿El marketing y la propaganda son la base de cualquier éxito? Estas y otras preguntas resuenan desde hace mucho tiempo en mi cabeza.


No paro de ver como ciertas marcas antes hipersexualizadas con las miras puestas en unas alas nada torcidas y en cuerpos cincelados en mármol, ahora deciden ser inclusivas a la vista del gran público, pero igual de podridas en las cuatro paredes de su maison.


Aunque no son las únicas que tienen mucho que callar o más bien que silenciar. Diseñadores que tienen una mano demasiado larga que incitan a los modelos a huir despavoridos, y que con todo y con eso siguen enseñando su talento a una industria que olvida pronto. La memoria es selectiva en función del ingenio del depredador u opresor.


Porque al final somos hipócritas. Nos importa más pertenecer al primer grupo de predilectos antes que exponer la cara oculta, el monstruo invisible que acecha por todos los rincones de las pasarelas y de la red carpet. ¿Deberíamos seguir esperando más de los seres humanos? ¿La división de clases y los estigmas sociales acabarán en el futuro? ¿Qué parte de la culpa tenemos nosotros? ¿Cómo podemos cambiar el significado de la palabra moda? Os dejo el debate abierto para que la reflexión corra de vuestra cuenta.